Saltar al contenido

El tenis se une a las protestas contra el racismo: Día de Cincinnati suspendido

El Masters, que se juega en Nueva York, decidió suspender las semifinales este jueves, sumándose a las denuncias por abuso policial que lleva la NBA.

El tenis se une a las protestas contra el racismo: Día de Cincinnati suspendido

El tenis se une a las protestas contra el racismo: Día de Cincinnati suspendido

El llamamiento del deporte en Estados Unidos contra la violencia racista que sufren los negros en ese país también llegó al tenis. Desde la organización del Masters 1000 de Cincinnati, anunciaron que los juegos programados para este jueves han sido suspendidos, lo que significa que no habrá actividad en la «burbuja» de Nueva York hoy.

La histórica decisión de los equipos de baloncesto de la NBA de no aparecer en los partidos de los playoffs del miércoles fue el comienzo de un efecto dominó que se ha repetido en el béisbol de la MLB, el fútbol de la MLS y, por el momento, en la Asociación de Tenis de los Estados Unidos (USTA) junto con la ATP y la WTA.

«Como deporte, el tenis toma una posición colectiva contra la desigualdad racial y la injusticia social, que una vez más ha salido a la luz en los Estados Unidos. USTA, ATP Tour y WTA han decidido rendir homenaje a este momento y detener el juego del torneo el jueves 27 de agosto. El juego se reanudará el viernes 28 de agosto», dice el comunicado oficial de los organizadores del torneo.

La decisión de hacer una pausa todo el día se produjo después de que Naomi Osaka decidiera retirarse del torneo en protesta por la injusticia social y el abuso policial.

Se jugó la semifinal masculina, en la que Novak Djokovic se enfrentó a Roberto Bautista Agut y Stefanos Tsitsipas a Milos Raonic. Johanna Konta también se enfrentó a Victoria Azarenka en el equipo femenino, mientras que la otra semifinal la jugarían Elise Mertens y Osaka, que decidieron abandonar el torneo.

Tras el asesinato de George Floyd el pasado mes de mayo, las protestas contra la violencia racista en los Estados Unidos han recobrado fuerza en los últimos días después del caos que rodea a Jacob Blake, que fue asesinado a tiros por la policía en el estado de Wisconsin.