Saltar al contenido

«Maravilla» Martínez anticipó una nueva pelea y adelantó el sueño de ser campeón

El argentino volvió al ring el viernes pasado contra José Miguel Fandiño y tras la victoria por nocaut, ya anunció que volverá a pelear entre noviembre y diciembre.

"Maravilla" Martínez anticipó una nueva pelea y adelantó el sueño de ser campeón

Extático por su gran victoria el pasado fin de semana en Torrelavega, Sergio «Maravilla» Martínez no puede disfrutar de su regreso al boxeo profesional a los 45 años y ya está pensando en nuevos objetivos. «Creo que estuve bien, este es el comienzo. No me detendré hasta que gane el campeonato mundial», añadió después de su descenso de la etapa.

Ahora que se recupera de los pocos golpes que pudo haber recibido de José Miguel Fandiño, un peleador que ahora tiene un récord de 15 victorias y 7 derrotas, el Quilmeño anticipó que ya estaba pensando en continuar su carrera para tratar de ganar dos más y entrar en una pelea de cinturón.

Por eso declaró en una entrevista con Instagram que tendría su nueva batalla antes de finales de 2020. «Te daré la primicia. Estoy luchando a finales de noviembre o principios de diciembre, en España, depende de la pandemia, la idea es aumentar la demanda, ya estoy mejorando el rendimiento y aumentar la demanda de los rivales», dijo.

«Buscamos a alguien que tenga un buen currículum. Tal vez veamos otras tres o cuatro opciones. Hablamos de un mexicano, uno de los hermanos de «Canelo» (Álvarez), pero hace mucho que no lucha y no tiene sentido», agregó Martínez, confirmando que sus agentes están en conversaciones con un italiano, del que no ha revelado el nombre.

Todo este camino que «Maravilla» está construyendo se centra en un rival: el japonés Ryota Murata, el campeón de peso medio de la AMB. Sin embargo, debe estar bien entrenado para esto, porque destaca al japonés como «un luchador muy fuerte de seis pies con un enorme potencial físico y un historial de aficionado muy largo».

La decisión de Murata tiene que ver con su edad y su potencial. El argentino también señala que «es por lo menos más accesible que «Canelo» (el mexicano Saúl Álvarez), (el gennadiy de Kazajstán) Golovkin, (y los americanos) Jermall Charlo o (Demetrius) Andrade, que tienen un super nivel».