Saltar al contenido

«Mi propia muerte fue mejor que decir que soy gay»: una carta de un ex jugador de rugby

Dan Palmer publicó un duro relato de cómo experimentó su homosexualidad mientras jugaba al rugby y las complejas consecuencias que sufrió al ocultarlo.

"Mi propia muerte fue mejor que decir que soy gay": una carta de un ex jugador de rugby

La homosexualidad en el deporte sigue siendo un tema tabú, y muchos deportistas prefieren ocultarlo por miedo a las reacciones de su entorno y de los aficionados. En las últimas horas, Dan Palmer, ex jugador del equipo de rugby australiano -conocido como Wallabies- nos sorprendió con un texto que cuenta su historia para servir de ejemplo.

En una carta detallada publicada en el Sydney Morning Herald, el ex jugador nos contó los difíciles momentos que pasó en su juventud cuando ocultó su homosexualidad.

«Fantaseé con desaparecer, cambiar mi nombre y comenzar mi vida de nuevo. No es exagerado decir que mi propia muerte se sintió mejor que el hecho de que alguien descubriera que era gay», dijo el hombre que jugó super rugby con brumbies y waratahs.

Palmer dijo que lloró hasta quedarse dormido después de beber un cóctel de opiáceos. «Estaba increíblemente frustrado, enojado y desesperadamente triste. Me despreciaba a mí mismo y a la vida que estaba viviendo», dijo.

Los problemas de drogas crecieron a tal punto que el antiguo pilar tuvo una sobredosis cuando tenía 25 años. Fue en ese momento que tomó la decisión de dejar el rugby. «Mi pasión por el rugby había disminuido durante unos años en ese momento, y me sentía muy culpable por haber desperdiciado los mejores años de mi vida pretendiendo ser algo que no era», dijo.

«Me enferma saber que incluso en el año 2020 seguirá habiendo gente como yo que está luchando, tanto dentro como fuera del deporte; tenemos que mejorar. Si esta obra puede estimular la conversación, crear un espacio en el que las personas se sientan más cómodas siendo ellas mismas, o ayudar a alguien a entender mejor por lo que está pasando un ser querido, entonces habrá sido un éxito», dijo Palmer al final de la carta.