Saltar al contenido

Con caídas promedio de 0,5%, los bonos tienen otra rueda negativa

El riesgo país está cerca de los 1500 puntos y es el nivel más alto desde el canje de deuda. Las paridades de los bonos están por debajo del 40% en ambas curvas de la deuda, la local y la internacional.

Con caídas promedio de 0,5%, los bonos tienen otra rueda negativa

Con caídas promedio de 0,5%, los bonos tienen otra rueda negativa

Los bonos argentinos continúan hoy con su serie negativa y no pueden mantenerse, reforzando así las debilidades observadas desde el canje de deuda a principios de septiembre.

Las tasas de los bonos se mantienen por encima del 17% para los bonos de la ley local y el 16% para los bonos de la ley de Nueva York. El tipo de interés medio de los bonos es del 16,8%, la tasa más alta desde el canje de deuda y el mayor riesgo país desde el canje.

Todos los tramos de la curva del gobierno argentino están a la baja, con descensos moderados, aunque con un descenso acumulado de más del 35% desde su inclusión en la lista tras el canje de deuda por acciones.

Las paridades de los bonos están por debajo del 40% en ambas curvas. En el caso de los bonos con grado de NY, Global 2029 y Global 2030 caen un 0,46%, mientras que en la mitad de la curva Global 2035 y 2038 muestran un descenso del 0,37% y del 0,46% respectivamente. Finalmente, en el extremo más largo de la curva, las cifras son 0,64% y 0,52% para los bonos hasta 2041 y 2046. Los bonos argentinos

tienen un rendimiento del 16% en el tramo corto y del 15% en el tramo largo a medida que han ido subiendo y su curva se invierte completamente, lo que refleja la incertidumbre del mercado sobre la capacidad del gobierno para pagar estos instrumentos de deuda.

En el caso de los bonos emitidos en virtud de la legislación local, se comportan de manera similar a los bonos a corto plazo, que siguen funcionando sin cambios, pero con disminuciones en los tramos de mediano y largo plazo del 0,65% y hasta el 1,5% respectivamente.

Los bonos de corto plazo tienen un rendimiento superior al 17% y los bonos del tramo más largo tienen tasas de interés entre el 15,4% y el 16,3%.

Al igual que en el caso de los bonos de grado de Nueva York, la mayoría de los bonos de grado local operan con paridades inferiores al 40% y con una curva de deuda invertida desplazada hacia arriba, lo que demuestra la desconfianza en dicha curva.

El riesgo país se mantiene por encima de los 1450 puntos y en 1482 puntos está en su nivel más alto desde el canje de deuda y un aumento del 36% desde la reestructuración a principios de septiembre.

Los analistas de Argenfunds señalaron que los bonos continuarán en la senda negativa a menos que haya señales concretas para regenerar las expectativas positivas.

«Pesa sobre los bonos que todavía no hay noticias positivas para reducir la incertidumbre sobre el futuro de la economía doméstica, y en vista de esto hay muchos inversores que están reduciendo sus carteras. Los bonos han caído algo más del 30% desde su debut y ofrecen rendimientos de casi el 18% (en promedio), a precios similares a los de los momentos previos a la reestructuración. El mercado también está esperando noticias sobre las negociaciones con el FMI. La misión regresa en noviembre y esperaremos los comentarios del organismo internacional sobre Argentina», dijo la empresa.

Parte del pesimismo reflejado en los bonos también está relacionado con lo que está sucediendo en el mercado de divisas y el deterioro de las reservas del BCRA.

El banco central continúa la intervención oficial en el segmento spot, principalmente con la venta de divisas para contener el exceso de demanda. Ayer la autoridad monetaria terminó con un saldo neto negativo de 50 millones de pesos y una caída de las reservas a menos de 40 mil millones de pesos.