Saltar al contenido

Dólar: ¿Cuánto está pidiendo prestado el gobierno para cerrar la brecha?

El costo para el Gobierno de los 1600 millones de pesos emitidos en dólares vinculados es del 0,1%. Sin embargo, tendrá que pagar pesos vinculados a dicho bono y el costo final será la tasa de devaluación. La futura curva del dólar prevé un aumento del 75% a un año y del 80% a 18 meses. Además, el gobierno vende en el mercado bonos en dólares que rinden un 16% para calmar la moneda.

Dólar: ¿Cuánto está pidiendo prestado el gobierno para cerrar la brecha?

Dólar: ¿Cuánto está pidiendo prestado el gobierno para cerrar la brecha?

El gobierno subastó bonos denominados en dólares a una tasa de cero dólares, pero a una tasa incierta en pesos, ya que esto depende de la devaluación del peso. El mercado espera que la tasa oficial aumente en un 75% en un año, lo que llevaría a una subida lateral de la tasa en caso de tal devaluación.

Por otro lado, el gobierno también está vendiendo bonos en el mercado, por lo que está pidiendo prestado el 16% para calmar el dólar, ya que está vendiendo dólares futuros en paralelo. En total, el gobierno ya debe más de 10 mil millones de pesos entre el futuro dólar y el dólar atado. Esto también se considera una señal de fuerte desconfianza por parte de los inversores, que tratan de poner el mayor número posible de pesos en activos vinculados a una posible devaluación. En otras palabras, los inversionistas no parecen creerle a la junta cuando enfatizan que no se devaluarán.

El gobierno logró un resultado muy positivo en la subasta de bonos de ayer, en la que el Tesoro pudo adjudicar un total de más de 119 mil millones de pesos y 1.660 millones de pesos. La emisión del bono vinculado al dólar fue de más de 1.000 millones de pesos, lo que estaba en línea no sólo con las expectativas del gobierno sino también con las del mercado. Y refleja la constante búsqueda de cobertura contra una posible subida del tipo de cambio oficial. En el caso del bono vinculado al dólar, el gobierno se financió a un tipo cero en dólares, pero a un tipo incierto en pesos, que dependerá de la devaluación del peso. Considerando que se trata de un bono atado al dólar oficial en 2022, y extrapolando el futuro dólar esperado por el mercado, el costo final para el gobierno podría ser de más del 80% en pesos.

En otras palabras, el gobierno tendrá que pagar una cierta cantidad en pesos, dependiendo del valor del dólar al vencimiento de las emisiones de dólares atados. Hay que recordar que el futuro dólar opera a 135,7 pesos en un año, un valor 73% más alto que el actual tipo de dólar al por mayor.

Un operador de bonos de un importante corredor local advirtió que es cierto que el costo en dólares es cero, pero atado a lo que sucede con el dólar oficial.

«En dólares el costo es cero, pero los dólares se venden al tipo de cambio oficial. Se financia a 0 en dólares, pero a un dólar puro de mercado. Es lo mismo que los futuros. Entre los futuros y la emisión de dólares atados, se venden unos 10.000 millones de pesos al tipo de cambio oficial, mientras que el dólar real vale en realidad algo más. El éxito de la subasta de ayer fue sólo otra señal de que el mercado está jugando contra el Banco Central (BCRA) y el equipo económico, ya que hay una gran demanda de cobertura, ya que los inversores no creen que el dólar se quede donde está. Si tomo pesos al 50% o 60%, depende de cómo evolucione el tipo de cambio. La curva NDF es del 80%,» dijo.

Leonardo Chialva, director de Inversiones Delphos, dijo que el bono vinculado al dólar recientemente emitido no crea un problema fiscal sino financiero.

«Hay dos cosas. Uno es el costo financiero que está atascado en el presupuesto, es decir, la línea financiera del balance financiero. Por otro lado, en el origen y uso de los fondos, las fechas de vencimiento de las deudas. Al pagar sólo el 0,1%, el costo financiero del bono es muy bajo. El problema que tienes es cuando el director está por llegar. Eso es un problema. Este bono no crea un problema fiscal, pero crea un problema financiero en el futuro. Afortunadamente se emitió por 18 meses, el problema es que 18 meses se patea y eso puede cambiar la película. Ese día llegará, y cuando llegue, tenemos que ver en qué estado se encuentra el país», explicó.

Así, el gobierno ya tiene una deuda total de casi 10.000 millones de pesos entre los futuros en dólares y los vinculados al dólar. Además, las instituciones gubernamentales han vendido bonos resultantes del canje en el mercado, es decir, una deuda del 16%.

La deuda al 16% para calmar el dólar

En los últimos días, varias entidades han vendido bonos denominados en dólares que recibieron del canje de deuda para poder bajar al tipo de cambio. Esta venta de bonos de una entidad pública a inversores privados implica una deuda implícita, que el gobierno está asumiendo al ritmo que los bonos están rindiendo, es decir, del 15% al 17%.

Técnicamente, es difícil saber quién vende y quién compra en el mercado. Sin embargo, según las cantidades y la forma en que se observa el comercio en la pantalla, los comerciantes pueden ver intuitivamente quién está al otro lado. Por lo tanto, no se sabe exactamente qué institución gubernamental estuvo involucrada, aunque se sabe que han vendido bonos en las últimas semanas para hacer caer el dólar financiero.

Para llegar al dólar del MEP, la operación consiste en comprar bonos contra dólares y vender bonos contra pesos. Un inversor que quiere poner dólares en el mercado comienza con pesos en su cartera y compra el bono contra pesos y luego lo vende contra dólares. De esta manera, para llegar al dólar, la operación se invierte porque empieza con dólares en su cuenta, compra el bono contra dólares (AL30 MEP) y lo vende contra pesos para terminar con pesos en su cuenta.

Cuando una institución gubernamental (como la ANSeS o el BCRA) vende bonos a pesos, se desprende de los bonos y los vende al sector privado. Esto implica tomar prestado al tipo de interés de los rendimientos de los bonos (actualmente el rendimiento medio es del 16%). Al mismo tiempo, si la institución decide comprar bonos contra dólares, utiliza dólares que dice no tener, lo que explica por qué los bonos rinden más del 15%. Finalmente, cuando la institución gubernamental compra bonos en dólares y los vende a cambio de pesos, lo que termina haciendo es vender dólares, porque no mantiene bonos en su cartera, ya que los compra y los vende en paralelo.

En general, hay cierto consenso en que vender bonos a estos precios no es una buena idea. Esto crea una presión descendente adicional y no resuelve el problema subyacente.

Adrian Yarde Buller, economista jefe del Grupo SBS, sostuvo que la intervención en el mercado de divisas mediante la venta de bonos no parece ser actualmente la mejor opción, «a paridades muy bajas a pesar del enorme alivio proporcionado por la reestructuración de la deuda».

«El origen del problema al que nos enfrentamos es un déficit presupuestario muy grande, financiado por la cuestión de la moneda, y las respuestas de política económica deben venir de ahí. El problema no puede resolverse con la venta de bonos, y esto podría empeorarlo aún más», dijo.

Y añadió: «Mi impresión es que para estabilizar la economía, será necesario proponer un camino que lleve a su financiación con un menor déficit presupuestario y bajas emisiones monetarias. Cuando la financiación externa se recupere en algún momento, se podrán considerar otras opciones, pero mientras tanto, creo que debemos tratar de emitir lo menos posible», dijo.

Un comerciante de bonos de un gran corredor local está de acuerdo en que no es una buena idea utilizar los bonos de la cartera para reducir la brecha del tipo de cambio, ya que es probable que el BCRA termine dejando el dólar al mismo nivel pero con paridades de bonos más bajas.

«Si el BCRA aumenta la oferta de bonos en pesos para bajar el tipo de cambio al contado con liquidación, puede estimular la demanda adicional del nivel inferior del dólar y generar más volumen de comercio. El riesgo es precisamente que esto lleve en última instancia a una mayor venta de dólares, lo que tendrá un impacto negativo en el precio del bono en dólares. En resumen, es probable que en una liquidación se termine con el mismo dólar al contado, pero con paridades mucho más bajas, lo que es contraproducente a medio plazo. Vender estos bonos de cualquier manera significa que el BCRA se quedará en pesos y perderá activos en dólares. En cierto sentido, estás financiando la operación al 15% en dólares», advirtió el comerciante.