Saltar al contenido

Dólar: demanda récord y el efecto del superávit en las reservas del BCRA

La entidad informó este viernes que 3,3 millones de personas adquirieron divisas durante el mes de junio. Además, reveló un aumento de sus reservas, aunque las estimaciones privadas muestran una caída en las últimas semanas.

Dólar: demanda récord y el efecto del superávit en las reservas del BCRA

Dólar: demanda récord y el efecto del superávit en las reservas del BCRA

El Banco Central (BCRA) publicó este viernes su Informe de Evolución del Mercado de Divisas y del Balance General de junio. Allí destacó que en el sexto mes del año compró 664 millones de pesos para sus arcas y así revirtió el goteo de sus reservas, que aumentaron en 653 millones de pesos a 43.241 millones de pesos.

Las reservas internacionales de la entidad que preside Miguel Ángel Pesce son preocupantes desde el 28 de mayo, cuando cayeron a 42.448 millones de pesos, su nivel más bajo en más de tres años. Este drenaje, sin embargo, podría revertirse después de la entrada en vigor de la Comunicación A 7030. Es decir, desde el mismo día en que la autoridad monetaria anunció un nuevo endurecimiento de la pinza al restringir el acceso de las empresas al mercado de cambios.

Este cambio de tendencia se consolidó en los primeros 27 días de julio (últimos datos disponibles en el sitio web del BCRA), cuando la entidad añadió otros 143 millones de pesos. Así, las reservas internacionales de la Central ascendieron a 43.384 millones de pesos, es decir, 936 millones de pesos más de lo que se podía contabilizar el 28 de mayo.

Sin embargo, a diferencia de lo que sucedió en junio, cuando el BCRA logró terminar con una posición de compra de 664 millones de pesos, hasta el 27 de julio había acumulado ventas de 443 millones de pesos. Los 1051 millones de pesos que pudo comprar entre el último día hábil de mayo y los primeros 16 días de junio, después de que las restricciones entraran en vigor, quedaron muy atrás.

Dollar: blue cerró en julio con un aumento de 10 pesos, mientras que el MEP y el liqui…

El aumento, por lo tanto, se explica por el incremento de las reservas de efectivo y por el saldo positivo que dejan las operaciones con las organizaciones internacionales y las que entran en la categoría de «otros», que incluyen los pases pasivos en dólares con el mundo exterior. En resumen, en julio el BCRA aumentó sus reservas brutas pero redujo las netas.

Según estimaciones privadas, las reservas netas del Banco Central cayeron en julio, perforando así el piso de 8.000 millones de pesos.

«De hecho, las reservas netas en junio habían crecido, impulsadas por las compras de divisas realizadas por el BCRA inmediatamente después de la imposición de las nuevas restricciones. Pero eso se revirtió en julio. Hasta el 24 de julio, las reservas netas mostraron una caída de entre u$s 200 millones y u$s 250 millones según nuestras estimaciones», dijo Martin Vauthier, director de Eco Go.

En este contexto se enmarcan los recientes anuncios de la entidad que preside Miguel Ángel Pesce, que esta semana informó de dos medidas destinadas a cuidar sus reservas y evitar presiones sobre la moneda. El miércoles anunció la extensión de las restricciones anunciadas a través de la Comunicación A 7030 y sus actualizaciones. Mientras que ayer decidió elevar en tres puntos porcentuales la tasa mínima garantizada que los bancos deben pagar por los depósitos minoristas, de hasta 1 millón de pesos, fijada desde agosto en el 33,02%.

«El resultado final es que hay una incertidumbre muy grande y el refugio de los argentinos cuando hay incertidumbre es el dólar», explica Amilcar Collante, economista de Cesur.

«La condición necesaria para que esto se libere es resolver el tema de la deuda, que ahora parece ser pospuesto de nuevo. Pero incluso después de arreglarlo, tiene que haber un programa económico», dijo Collante. Agregó: «El BCRA subió la tasa de interés en pesos, lo que indica que está mirando de reojo lo que está pasando con el dólar y busca evitar una fuerte dolarización.

Vauthier está de acuerdo con este punto de vista. «Los factores subyacentes que estaban alentando esta presión cambiaria y que se manifiestan en la dinámica de las reservas y en la brecha cambiaria no se resolvieron», argumentó. «En adelante, será importante proporcionar certidumbre respecto de las cuestiones subyacentes que están generando la presión cambiaria, porque es probable que los controles sean cada vez menos eficaces, especialmente a medida que la economía se reactive y se acelere la demanda de importaciones de divisas», añadió.

¿Cuánta devaluación debemos esperar?

Demanda récord

Otro aspecto destacado del informe es que durante el mes de junio, las «Personas Humanas», que básicamente compran divisas para acaparar, viajar y otros consumos en el extranjero, obtuvieron 778 millones de pesos. De esta cantidad, 618 millones de pesos fueron demandadas por los billetes del tesoro. Los 110 millones de pesos restantes se destinaron a viajes y otros gastos con tarjetas, que disminuyeron un 72% en relación con el año anterior, dado el contexto de cierre de fronteras debido a la pandemia COVID-19.

Según el BCRA, las compras brutas de billetes por parte de las «Personas Humanas» ascendieron a un total de 629 millones de pesos en junio, realizadas por unos 3,3 millones de personas. Este nivel representó un aumento del 37% con respecto al número de personas que compraron en el mes anterior, con un promedio de compra per cápita de 193 pesos.

El trabajo también reveló que las empresas del sector real fueron vendedores netos de moneda extranjera por 1785 millones de pesos. Dentro de este grupo, la Central, el principal sector en términos de ventas netas históricas, «Semillas Oleaginosas y Cereales», registró ingresos netos de 2165 millones de pesos, con una reducción del 3% en comparación con los registrados en el mismo período en 2019.

Las empresas del «Sector Real, excluyendo las semillas oleaginosas y los granos», por su parte, fueron compradores netos en el mercado con un total de 380 millones de pesos, con una disminución de sus compras netas de alrededor de 1100 millones de pesos en comparación con el promedio del bimestre anterior.