Saltar al contenido

Dólar: el comunicado con el que la Central confirmó la super-trampa

El texto oficial las describe como "medidas para garantizar las divisas para la recuperación económica". Además de las nuevas restricciones, establece "bases para la reestructuración de las deudas financieras del sector privado".

El banco central anunció este martes que se aplicará una nueva retención del 35% a la compra de dólares para el tesoro o para el pago de gastos en el extranjero. Esto se añadirá al 30% ya en vigor como impuesto de «solidaridad» (PAIS), llevando el precio de venta al público de la moneda a 130 pesos. El rango se refuerza también con nuevas restricciones, entre las que cabe destacar que el gasto en tarjetas para el consumo en el extranjero se contabilizará ahora como parte de la cuota ya existente de 200 pesos.

A continuación se encuentra el texto completo de la declaración del Banco Central:

El BCRA adoptó medidas para garantizar las divisas para la recuperación económica

El Directorio del Banco Central de la República Argentina (BCRA), en coordinación con otras autoridades nacionales, adoptó medidas para promover una asignación más eficiente de las divisas y evitar operaciones perturbadoras de los inversores no residentes en los mercados financieros; desarrollo del mercado local de capitales; establecimiento de directrices para la renegociación de la deuda externa privada compatible con el funcionamiento normal del mercado de divisas; y prioridad a las pequeñas y medianas empresas en la concesión de préstamos para prefinanciar las exportaciones.

Promoción de una asignación eficiente de divisas

Con el fin de dar prioridad a la asignación de divisas para reactivar el crecimiento económico y el empleo, la Administración Federal de Finanzas (AFIP) está estableciendo un mecanismo para recaudar impuestos sobre las ganancias y los bienes personales al 35% para las operaciones de acumulación de activos exteriores de las personas (FAE) y las compras con tarjetas (débito y crédito) en moneda extranjera.

La iniciativa pretende mantener la tasa actual de 200 dólares por mes, pero eliminar la demanda de divisas por parte de la gente para el acaparamiento y el gasto de tarjetas.

En el mismo sentido, el BCRA ha determinado que a partir del 1 de septiembre de 2020, los pagos por consumo en moneda extranjera con tarjetas de crédito o débito se incluirán en la cuota mensual. No habrá restricción en el consumo con tarjetas (de débito y crédito), y si el gasto mensual supera la cuota, absorberá el de los meses siguientes.

Para no interferir en las operaciones normales, la deducción del límite se hará al principio del mes siguiente al consumo con tarjetas de crédito en moneda extranjera. En caso de que los pagos con tarjeta de crédito en un mes excedan el límite disponible para la FAE, la deducción se traslada a los meses siguientes hasta que se complete la cantidad comprada.

Además, el BCRA, junto con las instituciones financieras, mejorará el control y la supervisión de la capacidad económica y los ingresos necesarios para abrir nuevas cuentas bancarias en dólares, y se limitará el acceso de los copropietarios a la compra de dólares para la FAE.

Evitar operaciones perturbadoras de los no residentes en el mercado financiero local

En otra medida, el Banco Central está aplicando una estrategia de normalización financiera que consiste en eliminar la posibilidad de que los agentes financieros no residentes realicen operaciones de liquidación de valores contra moneda extranjera a fin de regular la salida de divisas a través del mercado de capitales local. Para evitar una posible elusión, el BCRA también restringirá la posibilidad de liquidación local de las operaciones de valores que se liquiden íntegramente en el extranjero.

Las decisiones mencionadas limitarán la realización de maniobras especulativas por parte de los fondos de inversión no residentes y su impacto en la dinámica de los mercados financieros y cambiarios

Promoción del desarrollo del mercado de capitales

A fin de fomentar la participación de los agentes locales y la liquidación de las transacciones en el mercado financiero nacional, el BCRA suprimirá los períodos mínimos de tenencia para la adquisición de valores denominados en moneda extranjera y su posterior liquidación en moneda local, que han afectado a las operaciones humanas.

Al mismo tiempo, la CNV aplicará una serie de requisitos para fomentar la liquidación de las transacciones financieras en el mercado local. A tal fin, aumentará a 15 días hábiles los períodos mínimos de retención que deben observarse al transferir valores desde el extranjero para su liquidación en moneda nacional.

Además, se incluirá una solicitud de liquidación local para las operaciones realizadas por los ALyC (Agentes de Liquidación y Compensación).

Las iniciativas anteriores tienen por objeto aumentar los incentivos para la liquidación local de las transacciones financieras a fin de fortalecer el desarrollo del mercado.

Directrices y principios para la reestructuración de las obligaciones financieras del sector privado en moneda extranjera

En consonancia con los esfuerzos del gobierno nacional y tras la conclusión satisfactoria del proceso de reestructuración de la deuda pública en moneda extranjera, el BCRA estableció las directrices con arreglo a las cuales las empresas del sector privado pueden iniciar un proceso de renegociación de sus respectivas obligaciones en moneda extranjera, lo que les permite ajustar su perfil de vencimientos a las directrices necesarias para el funcionamiento normal del mercado de divisas.

En este nuevo marco, se alienta a las empresas del sector privado a que continúen el proceso en curso de reducción de la deuda en divisas a un ritmo compatible con las necesidades de divisas de la economía y la estabilidad de los tipos de cambio.

El marco establecido se centrará en las empresas con vencimientos mensuales superiores a 1 millón de dólares de los EE.UU., proporcionará un período de gracia para la renegociación con los acreedores y considerará la posibilidad de cancelar hasta el 40% de los vencimientos de capital, en consonancia con lo que han hecho las principales empresas del sector privado.

Priorización de las PYME para la prefinanciación de las exportaciones

El BCRA se propone reducir la participación de las grandes empresas en las líneas de prefinanciación de las exportaciones ofrecidas por las instituciones financieras. La iniciativa tiene por objeto permitir que las grandes empresas con acceso a los mercados de crédito internacionales aprovechen las nuevas condiciones creadas por la normalización de la deuda pública, liberando así el margen de financiación de los préstamos locales a las pequeñas y medianas empresas exportadoras.