Saltar al contenido

El comercio de bonos sin referencias de intercambio y acciones cae al 4,5% en Nueva York

La atención se centra en la forma de la nueva curva de la deuda soberana de Argentina y si logra tener una pendiente positiva. Desde hoy y hasta el 4 de septiembre el mercado operará en el Mercado Gris, hasta que se entreguen los nuevos instrumentos resultantes del intercambio y comience la operación.

El comercio de bonos sin referencias de intercambio y acciones cae al 4,5% en Nueva York

El comercio de bonos sin referencias de intercambio y acciones cae al 4,5% en Nueva York

En medio del proceso de canje de deuda, los bonos argentinos operan de manera inconsistente y sin grandes desviaciones debido a la falta de referencias. Hoy en día, se está iniciando un mercado gris para el mercado local, a la espera de que el funcionamiento de los bonos con los nuevos instrumentos de deuda post-negociación se regularice a partir del 7 de septiembre. Los tipos de interés de los nuevos bonos siguen siendo el centro de interés, al igual que la firma que tendrá la curva después de la reprogramación.

En Wall Street, los bonos del gobierno denominados en dólares americanos no muestran mucho cambio ya que los valores están siendo intercambiados por nuevos instrumentos. Se observan pocas operaciones en los bonos globales, y se ve un aumento más fuerte en las partes medias y largas de la curva: Bonar 2036 y 2046 aumentaron un 2,7% y un 1,6% respectivamente.

El riesgo país se mantuvo sin cambios en 2154 puntos básicos el miércoles, esperando que los nuevos bonos comiencen a operar en el mercado la próxima semana para que el indicador que mide a JP Morgan pueda ser mejor analizado.

Los analistas de Portfolio Personal Investments (PPI) afirmaron que actualmente estamos en medio de un intercambio y que los bonos del gobierno muestran pocos cambios en el precio dentro del mercado.

«La expectativa se refiere a las cifras finales del proceso de reestructuración y la tasa de descuento que refleja las primeras operaciones de los nuevos bonos. Ayer, tras la confirmación de un amplio apoyo al intercambio de títulos jurídicos extranjeros, se cerró el plazo para la admisión anticipada en el intercambio jurídico local. Los resultados de esta última se esperan en el curso de esta semana, y se espera un apoyo significativo. Mientras tanto, les recordamos que, a partir de hoy, los títulos jurídicos locales se negociarán en el «mercado gris» y que los temas de las dos leyes se tratarán el viernes. La liquidación de los bonos extranjeros y argentinos, por otro lado, tendrá lugar el 4 y el 7 de septiembre respectivamente.

¿Una curva normal?

La atención se centrará en la forma que tomará la curva de soberanía una vez que los nuevos valores empiecen a cotizar. El factor decisivo será qué forma asume y si tiene una pendiente positiva. Los analistas esperan que la curva se normalice y advierten que si esto no sucede después del intercambio, se tomará como una mala señal y el riesgo de incumplimiento podría continuar.

La curva implícita mostró una pendiente ligeramente positiva al cierre de ayer, con los bonos de corto plazo rindiendo 11,9% y 11% respectivamente, mientras que los más largos oscilaron entre el 12,2% y el 12,7%. Sin embargo, la falta de liquidez está distorsionando los precios, por lo que será importante destacar el impulso de los nuevos bonos en la próxima semana y la pendiente resultante de la curva.

Una curva normal de la deuda pública suele mostrar una pendiente positiva. Esto significa que los bonos con vencimientos más cortos tienden a reflejar tipos de interés más bajos, y con vencimientos más largos los tipos de interés implícitos de los bonos se vuelven más altos. Si la curva se invierte y los tipos de interés de los bonos a corto plazo son más altos que los de los bonos a largo plazo, esto es un claro indicio de que el mercado ve riesgos a corto plazo en relación con la deuda de este país. Esto es exactamente lo que ha sucedido en Argentina durante el último año y medio.

Rodrigo Benítez, Economista Jefe de Quinquela Fondos, explicó que se espera una pendiente positiva después de la ejecución del canje debido a la liberación de los vencimientos a corto plazo.

«En los próximos 3 años, los vencimientos son muy bajos y el riesgo de devolución de estos bonos tiende a cero. A partir de entonces, la necesidad de acceso al mercado de capitales será mayor, lo que significa que el riesgo implícito en estos bonos será mayor. Para que el rendimiento de los bonos a corto plazo disminuya a mediano plazo, es necesario hacer algunos progresos en cuestiones clave que garanticen un equilibrio a mediano plazo. Los factores clave son el equilibrio fiscal, el reajuste monetario y un acuerdo con el FMI que permita la liberación de las obligaciones de pago para 2022 y 2023. Si se cumplen estas condiciones, podríamos enfrentarnos a una curva que cae en términos absolutos y tiene una pendiente positiva, lo que se explica por la distribución de los vencimientos», dijo.

Alejandro Kowalczuk, Jefe de Gestión de Activos de Argenfunds, también se ocupa de los cambios en el perfil de vencimiento de la deuda. «El canje descomprime los pagos en dólares a corto plazo, ya que no es necesario contraer compromisos relativamente importantes hasta 2025 y la curva de rendimiento sólo comienza en los 7 años de vencimiento medio. Sin embargo, una curva con una pendiente negativa pronunciada, que indique riesgos a corto plazo en el cumplimiento de las condiciones de pago, no es claramente el escenario más probable, y me inclino a pensar en una curva con una pendiente positiva», concluyó.

ADRs en descenso

Finalmente, las acciones argentinas aún no pueden despegar y se negociarán en territorio negativo en la apertura del miércoles.

Hay caídas de hasta un 4,5% para BBVA Argentina y un 4,2% para Grupo Financiero Galicia. El Grupo Supervielle pierde un 2,7%, mientras que YPF pierde un 3%. Loma Negra y Cresud caen un 1,5% y un 1,7% respectivamente, similar al caso de Pampa Energía, que cae un 1,4%