Saltar al contenido

En agosto, la asistencia del BCRA al Tesoro fue la más baja desde el comienzo de la pandemia

La desaceleración del déficit, sumada a la reconstrucción de la curva en pesos, generó un leve alivio y la autoridad monetaria tuvo que girar alrededor de 40 mil millones de pesos en el octavo mes del año.

En agosto, la asistencia del BCRA al Tesoro fue la más baja desde el comienzo de la pandemia

En agosto, la asistencia del BCRA al Tesoro fue la más baja desde el comienzo de la pandemia

Durante el mes de agosto, se observó un extraño contraste entre dos de las principales consecuencias de la pandemia. Mientras que, por un lado, las infecciones aumentaron a un ritmo galopante – de un promedio de 6.000 casos por día a finales de julio a un pico de 11.700 nuevas infecciones la semana pasada – por otro lado, el gobierno está rescatando algunos datos económicos que sugieren que lo peor de la pandemia ha quedado atrás.

«En agosto, las remesas del Banco Central (BCRA) al Tesoro se redujeron a sólo 40.000 millones de pesos, muy por debajo de las estimaciones de la mayoría de los analistas», celebró el Vicepresidente Central Jorge Carrera en un mensaje en su cuenta de Twitter. «Consolida la tendencia. Combina una continua reducción del déficit y un buen desempeño de las colocaciones en pesos», agregó.

El apoyo del Banco Central (BCRA) al Ministerio de Finanzas mostró una importante desaceleración. Los 40.000 millones de pesos que la autoridad monetaria tuvo que gastar en agosto mediante anticipos temporales representan una disminución significativa con respecto a las cantidades transferidas en los meses anteriores -tanto mediante anticipos temporales como mediante transferencias de beneficios- y es el récord más bajo desde que comenzó la pandemia y el segundo más bajo de la era de la peste.

Anteriormente, las cantidades extraídas habían sido de 220.000 millones de pesos en julio, 200.000 millones de pesos en junio, 430.000 millones de pesos en mayo, 310.000 millones de pesos en abril y 205.000 millones de pesos en marzo.

Aunque los datos consolidados del mes no se conocerán hasta el final de esta semana, fuentes de la unidad con sede en Reconquista 266 El Cronista dijeron que las 40.000 pesos transferidas al Tesoro serán definitivas en agosto.

Esta menor presión sobre el BCRA se debe principalmente al hecho de que el estado avanzó en la reducción de su déficit presupuestario en julio – basado en los meses anteriores en lugar de la comparación interanual. «La brecha fiscal se redujo en julio en comparación con el promedio de los meses de abril a junio. Esto se debió a los gastos, que crecieron más lentamente, y a los ingresos, que se recuperaron», dijo Martin Vauthier, economista y director de Eco Go.

Según el economista, hay otros dos factores que también explican esta menor demanda. «En los últimos meses, el Ministerio de Hacienda también ha reconstruido la curva del peso argentino y ha logrado obtener financiación de esta manera. Y los depósitos públicos también han aumentado significativamente, lo que añade otro margen», explicó.

Una opinión similar fue expresada por Amilcar Collante, un economista de Cesur. «Según la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO), los gastos no relacionados con Covid están disminuyendo en términos reales. Esto significa que el gobierno ya está haciendo un ajuste fiscal. Puede que no lo subraye en su discurso, pero se está preparando para iniciar las negociaciones con el FMI», explica. De hecho, las pensiones, que están entre las partidas que más pesan en el gasto público, se están reduciendo con la suspensión de la fórmula de ajuste.

La citada obra de la OPC titulada «Análisis de la ejecución presupuestaria de la Administración Nacional – julio de 2020», publicada el pasado 13 de agosto, especifica: «Los programas ejecutados para hacer frente al desafío sanitario supusieron un gasto de alrededor de 96.001 millones de pesos en julio, sin los cuales los gastos primarios habrían disminuido un 2,8% en términos reales en comparación con julio del año pasado».

Además, el gasto en julio en los programas de Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y Asistencia de Emergencia para el Trabajo y la Producción (ATP) se redujo en un 27,5% en comparación con el mes anterior. Cayeron de 99.75 billones de pesos a 72.3 billones de pesos.

«Hay otros gastos que se expandieron con mayor fuerza, pero hay una señal fiscal de que si se retira el gasto de Covid, otros gastos serán bastante ajustados», añade Collante. Al preguntársele cómo lee los montos de apoyo al Tesoro informados por el BCRA, dijo: «Estos 40 mil millones de pesos serán el menor registro desde que comenzó la cuarentena. Por supuesto que no es un número pequeño, pero demuestra que a medida que la ayuda se hace cada vez menor, no necesitamos forzar tanto para esterilizar estos pesos».

Finalmente, Collante advierte que «necesitamos ver cómo se está reduciendo o desarmando este gasto relacionado con la pandemia», pero que «si miramos los hechos, vemos que la ATP y el IFE, los dos programas más grandes» asociados con la mitigación de los efectos de la pandemia, están siendo cada vez más restringidos. Y mirando al futuro, recordó: «Necesitamos ver cómo progresan las cosas en los próximos meses, teniendo en cuenta que los dos últimos meses del año son los que más recursos necesitan.

En línea con esto, Vauthier añadió: «El punto principal es cómo se desarrolla el déficit. Se esperaría que se redujera a medida que los ingresos recuperen su valor nominal, la apertura de las actividades se flexibilice y se reduzca la ponderación de los gastos relacionados con los programas contra la pandemia».