Saltar al contenido

La emisión del dólar vinculado arrastró a los bonos CER, que ya están rindiendo más del 10%.

Los cortometrajes eran capaces de rendir menos del 1% hace un mes y hoy rinden más del 4%. La parte media y larga ya alcanza el 10% cuando hace un mes rendía el 5%.

La emisión del dólar vinculado arrastró a los bonos CER, que ya están rindiendo más del 10%.

La emisión del dólar vinculado arrastró a los bonos CER, que ya están rindiendo más del 10%.

Las variables financieras terminaron en octubre con un marcado deterioro. La brecha del tipo de cambio se amplió, los bonos en dólares aumentaron sus pérdidas -ya han perdido un promedio del 28% desde su primer intercambio comercial- y los bonos en pesos retrocedieron, creando un entorno de tasas de interés nominales más altas. El golpe más notable fue el de los bonos ajustados al CER, que fueron penalizados por una serie de factores y ahora están rindiendo más del 10% en las partes media y larga de la curva.

Los bonos ajustados por inflación sufrieron descensos durante octubre, lo que provocó que sus tasas de interés subieran bruscamente. Cuando los bonos caen, los tipos de interés suben, y por lo tanto un desplazamiento hacia arriba en la curva refleja debilidad.

Específicamente, el extremo corto de la curva CER se negoció a niveles inferiores al 1% a principios de octubre. Hoy en día, los bonos están rindiendo entre el 3% y hasta el 5,8% en 2021, un cambio de casi 400 puntos básicos al alza. Los bonos entre 2022 y 2024 también experimentaron un fuerte aumento de los tipos de interés reales, del 4% a principios de octubre a los niveles actuales de entre el 6% y el 9%. En el medio y largo plazo, se registraron las tasas de interés más altas, con bonos entre 2026 y 2028 que se negociaron a tasas de interés real de entre el 10% y el 11%, mientras que a principios del mes pasado estaban todas por debajo del 7%.

Hay varios factores que han hecho que los bonos de CER pierdan importancia y experimenten un fuerte descenso. Por un lado, muchos fondos de inversión se posicionaron en estos valores para desarrollar estrategias de dólares sintéticos combinando bonos CER con futuros en dólares. A medida que aumentaba la oferta de bonos gubernamentales vinculados al dólar, los inversores redujeron las posiciones de bonos CER y pasaron a los bonos vinculados al dólar, lo que hizo subir y bajar los precios y los tipos de interés de estos instrumentos.

Por otro lado, las mayores tensiones cambiarias del mes provocaron una volatilidad de los activos en el peso argentino, lo que disuadió de invertir en este tipo de instrumentos.

Los analistas de Balanz señalaron que los bonos en pesos se vieron afectados recientemente por el anuncio de la nueva licitación del Ministerio de Hacienda.

«En este contexto, es importante recordar que desde mayo, el mercado local ha estado demandando muchos títulos de pesos para combinarlos con futuros dólares y producir plásticos. Con la llegada de los bonos del gobierno vinculados al dólar, esta estrategia ha perdido interés. Los bonos CER con vencimiento en 2021 alcanzaron un diferencial del 7%, mientras que los bonos Boncer 24 y 26 rindieron entre el 10% y el 11% a mediados de semana, consolidando aún más el repunte que comenzó el miércoles con ganancias de hasta el 3%», advirtieron.

Nicolás Viveros, gerente de cartera de Mercado de Capitales Argentina (CMA), es consciente de que el aumento de los precios de los bonos CER puede explicarse tanto por las emisiones de flujo como por la crisis de confianza experimentada: «En lo que respecta a las emisiones de flujo, la curva corta del CER después de la oferta T2V1 se redujo considerablemente, es decir, muchos fondos de inversión vendieron estos bonos, que pueden utilizarse como garantía para los contratos de futuros, por ejemplo, y esto se reflejó en los precios. Dado que ahora existe un bono en dólares que está vinculado a la liquidez, muchos fondos decidieron cambiar directamente a este instrumento. Por otro lado, existe una cierta ansiedad, todavía leve, debido a la magnitud de los vencimientos en pesos a finales de este año y principios del próximo, en un contexto de falta de confianza general en el mercado», dijo Viveros.

Martín Salvo, gerente de cartera de Industrial Asset Management, vinculó el aumento de los rendimientos de los bonos de ERC a la flexibilización de la cuarentena y a un mayor nivel potencial de actividad.

«Creo que el ajuste o la expansión del rendimiento de las RCE se está produciendo en un contexto de retorno de la actividad económica después de meses de un aislamiento social más severo. Como resultado, algunos de los productos básicos (en su mayor parte no regulados) vuelven a la velocidad de desplazamiento que tenían antes de marzo, y los agentes apuntan a un mayor rendimiento de los equilibrios monetarios. No es coincidencia que esta tasa más alta esté vinculada a los rescates de fondos del mercado monetario y de clientes que buscan productos más sofisticados como los bonos vinculados al dólar», advirtió.

De esta manera, el funcionamiento de los fondos de inversión en esta clase de activos es fundamental para el impulso de los bonos ajustados al CER, pero también de los bonos vinculados al dólar. Los inversores están tratando de indexar los pesos a la evolución de una posible devaluación y aumento de la inflación futura. Esta necesidad de financiación por parte de los inversores ha sido reconocida por el gobierno y por lo tanto el gobierno está emitiendo deuda vinculada al dólar y CERs.

Los analistas de Quinquela Fondos señalaron que la búsqueda de cobertura de la devaluación fue bien utilizada por el Ministerio de Economía ya que ayuda a reducir parte del exceso de liquidez en pesos. También advirtieron que hay que aprovechar el tiempo para corregir el déficit presupuestario, pues de lo contrario el mercado acabará saturándose y no podrá exigir nuevas deudas.

«Si el Ministerio de Hacienda capta pesos, necesitará menos apoyo y, por lo tanto, menos ediciones futuras. Desde el punto de vista monetario, la menor necesidad de apoyo del BCRA es significativa, ya que estas colocaciones de bonos no implican esterilización. En otras palabras, los pesos cambian de manos pero no son absorbidos. Por consiguiente, el efecto positivo se limita a la reducción de la necesidad de asistencia futura. Desde el punto de vista fiscal, la recaudación de fondos en el mercado de capitales es un hecho positivo, pero no corrige el problema original, a saber, el déficit. El déficit presupuestario se financia con la deuda o las emisiones. Este mejor acceso al mercado de capitales local permite financiarse con un aumento de la deuda, lo que nos permite ganar tiempo y desactivar la emisión de dinero», explicaron.

¿Una oportunidad?

De esta manera, el mercado local vio un cambio al alza en los tipos de interés nominales como resultado de las recientes fluctuaciones de los tipos de cambio y las licitaciones públicas. A una tasa de interés real del 10%, podría representar así una oportunidad para el inversor que intenta distribuir sus pesos y ajustarlos a la dinámica inflacionaria futura.

Nicolás Viveros también añadió que a estos precios podría ser una opción atractiva para suscribir bonos de CER más cortos, sobre todo teniendo en cuenta la inflación prevista para los próximos 12 meses, con rendimientos previstos mejores que las alternativas de Badlar o Ledes, con la desventaja de que generalmente son más volátiles.

Joaquín Bagües, jefe de la estrategia de inversiones en recursos humanos de cartera, dijo que en las últimas licitaciones del Ministerio de Economía y la superioridad de posicionarse ante una devaluación, los bonos vinculados a la inflación quedaron en un segundo plano. Añadió que este aumento en las tasas de unión de CER abre la puerta a una oportunidad de posicionamiento.

«En la realidad económica local, estos últimos días han creado una oportunidad para que los inversores que quieren invertir en pesos encuentren una oportunidad para aquellos que quieren fijar una tasa de interés real de +10%, ya que han entendido que la dinámica monetaria crearía un movimiento inflacionario promedio a un nivel más alto que el actual», dijo.