Saltar al contenido

Las acciones argentinas en Wall Street caen hasta un 5% y los bonos también caen

Las ADR están operando a la baja debido a la falta de perspectivas positivas desde el punto de vista económico y están atentos a los avances en las futuras negociaciones con el FMI. La bolsa de valores local no opera en días festivos.

Las acciones argentinas en Wall Street caen hasta un 5% y los bonos también caen

Las acciones argentinas en Wall Street caen hasta un 5% y los bonos también caen

Las acciones argentinas en Wall Street comienzan la semana con pérdidas de casi el 5%. Esto significa que los ADR se están separando del estado de ánimo de los mercados internacionales, que suelen ser alcistas. Las perspectivas económicas de la Argentina siguen basándose en el impulso de los activos financieros locales, y los inversores prestan atención a los posibles avances en las negociaciones con el FMI y al anuncio de un plan económico para anclar las expectativas, que ahora son bastante pesimistas sobre el futuro económico.

El comercio de bonos argentinos en Nueva York también mostró una ligera tendencia a la baja a lo largo de la curva, en un día en el que el mercado de valores local no funcionaba debido al feriado.

La gran mayoría de las Adrs se comercializaron a principios de la semana, lideradas por el sector financiero. Las acciones de BBVA Argentina cayeron un 4,95%, seguidas por las de Grupo Financiero Galicia, Banco Macro y Grupo Supervielle, que cayeron un 3%, 2,38% y 1,95% respectivamente.

Las acciones de YPF también se cotizan en rojo, con una caída de hasta el 2,66%, similar a la de la Pampa, que cayó un 2,7%, la de Telecomunicaciones un 1,75% y la de Cresud un 1,1%

Contra el mundo

El impulso negativo en Adr contrasta con la evolución de los índices a nivel mundial, que en su mayoría se cotizan al alza. El S&P500 subió un 0,31% y está en una zona de máximos históricos. El Nasdaq sube un 0,85%, mientras que el único índice que muestra ligeros descensos es el Dow Jones, que baja un 0,33%.

En Europa, los índices funcionan de manera mixta, aunque con una mayoría de incrementos. El Stoxx600, con las principales acciones del viejo continente, está ganando un 0,26%. El FTSE100 de Londres subió un 0,66% y el Dax alemán un 0,2%. Sólo el FTSEMIB de Milán y el Ibex35 de España muestran un descenso del 0,28% y 0,74% respectivamente.

En vista de las negociaciones con el FMI

Aunque el gobierno ha concluido un acuerdo preliminar sobre la deuda pública en virtud de la legislación extranjera, que permitirá descomprimir los vencimientos en el futuro inmediato y reducir la carga de los intereses, el mercado no está logrando suscitar buenas expectativas positivas debido a la falta de un plan económico, mientras que al mismo tiempo los inversores se mantienen vigilantes, lo que podría ser el resultado de las negativas con el FMI.

Los analistas de criterios estiman que el acuerdo con el FMI durará al menos por el resto del 2020.

«El Fondo patrocinó hasta cierto punto las negociaciones de Argentina con los tenedores de bonos privados. Se espera que tanto los acreedores como la organización tengan grandes créditos sobre el mismo deudor, Argentina. Desde el punto de vista del Fondo, el préstamo al país bordea el 40% de su cartera activa. Así que el FMI también debe llegar a un acuerdo para recuperar el capital», dijo la empresa.

Como señalan los analistas de Criteria, Argentina debe comenzar a pagar el préstamo de reserva, que comenzó en 2018 y asciende al equivalente a 44.000 millones de pesos, a partir del próximo año. Según el calendario original, las obligaciones de reembolso ascienden al 1,2% del PIB el año próximo y al 4,1% del PIB en 2022 y 2023, representando este último un costo de 20.000 millones de pesos al año, lo que es claramente inalcanzable en las condiciones actuales.

«Dado que el FMI no suele permitir la reestructuración de la deuda o el alivio del capital, la forma más probable de avanzar es solicitar un nuevo programa de asistencia. Se consideraría la posibilidad de reembolsar los vencimientos pendientes con los recursos propios del organismo, pero se espera que, a cambio, la Argentina tenga que seguir un riguroso camino fiscal, monetario y financiero. Para alcanzar estos objetivos, pueden ser necesarias reformas estructurales a nivel macro nacional, tanto en el ámbito fiscal como en el del gasto público y social. Ante este escenario, esperamos que el acuerdo con el FMI requiera largas negociaciones que, a diferencia del acuerdo con los tenedores de bonos, requerirá la elaboración de una hoja de ruta clara y un compromiso de disciplina financiera», dijo Nicolas Max, Jefe de Gestión de Activos de Criteria.