Saltar al contenido

Las acciones argentinas subieron al 8,5% en Nueva York

Los periódicos locales de Nueva York saltaron al 8,5%, mientras que el derecho extranjero de renta fija local registró avances de hasta el 1%, en medio de un contexto de alto riesgo, tensión cambiaria e incertidumbre. El S&P Merval se puso verde de nuevo y acumuló su undécima subida en línea.

Las acciones argentinas subieron al 8,5% en Nueva York

Las acciones argentinas subieron al 8,5% en Nueva York

En medio de una recuperación técnica, las acciones argentinas cerraron la semana con ganancias de más del 8% durante el comercio del viernes. Las acciones de las empresas que cotizan en la bolsa de Nueva York tuvieron un buen rendimiento, lideradas por el sector bancario.

La mejora más significativa fue lograda por el Banco Francés con un aumento del 8,5%, seguido por el Banco Superville y el Grupo Financiero Galicia con aumentos del 5% y el 3,1% respectivamente. Mientras tanto, Banco Macro subió un 2,3%.

Por otro lado, sólo cuatro acciones tuvieron un rendimiento negativo. Sin embargo, la posición roja más importante fue tomada por IRSA Propiedades Comerciales, que se derrumbó en un 9,1%.

«La falta de credibilidad y la ausencia de señales que puedan cambiar este contexto, las acciones seguirán siendo inestables y el impacto se verá reflejado en los ADR», Javier Rava, director de Rava Bursátil, resumió la recuperación y la volatilidad que han experimentado las acciones argentinas en los Estados Unidos.

En el mercado de valores local, S&P Merval, medido en pesos, logró su undécima subida consecutiva. El índice local rompió la barrera de los 49.000 puntos y subió 1,62% a 49.024 puntos. «Medido en pesos, el índice Merval ha añadido otra rueda alcista y ahora ha subido once veces consecutivas. Esto permitió que la vena positiva se mantuviera un día más. Sin embargo, no es apropiado calificar todas estas ganancias como positivas porque en realidad no fue porque las compañías que conforman el índice sean realmente sólidas, sino porque la subida del dólar CCL ha ayudado a que las velas diarias se vuelvan verdes varias veces», añadió Rava.

Cuando se le preguntó sobre el pobre desempeño de IRSA Propiedades Comerciales, el analista de Bull Market Brokers Mauro Mazza dijo a El Cronista que este era un movimiento que normalmente ocurre en este rol. «Se negociaron 1.500 acciones, un testimonio», dijo. Sin embargo, el analista añadió: «IRSA PC está de vuelta con sus compras esta semana y el panorama es ciertamente sombrío. Afortunadamente, no tiene más pagos de deudas que hacer hasta 2023.

Mientras tanto, Mazza también se refirió al repunte general del sector financiero, diciendo que «podría ser la posible división «sin división» que haría el Ministro de Economía Martín Guzmán, y una mayor migración de Lelink a bonos del Estado vinculados al dólar». Y predijo: «Para los bancos, cualquier medida que implique proteger sus activos de la liquidación y una mayor libertad para la salida y entrada de capital de Argentina, incluso con la CCCTB, es una buena noticia. Estoy seguro de que el buen humor en los bancos continuará la próxima semana.

En un contexto global positivo, los bonos argentinos subieron un poco el viernes y hubo señales de un aumento de casi el 1% en la parte media y larga de la curva. Sin embargo, a pesar del repunte, todos los valores argentinos denominados en dólares extranjeros acumularon pérdidas de más del 15% el mes pasado, mientras que los de la ley local cayeron al 27%. Hay claros indicios de que las dudas del mercado sobre la forma en que el gobierno pretende resolver los problemas económicos y financieros no están desapareciendo.

En términos numéricos, en el extremo corto de la curva hubo ganancias del 0,2% y 0,32% para los bonos globales en 2029 y 2030, respectivamente; en el extremo medio las mejoras fueron del 0,70% para el Global 2035 y del 0,98% para 2038, mientras que en el extremo largo las ganancias fueron del 0,72% para el bono hasta 2041 y del 0,91% para la acción hasta 2046.

Aunque el día fue predominantemente positivo, estas ganancias no enmascaran ni ensombrecen el hecho de que los bonos se cerraron otra semana más abajo. Durante este período, los títulos de renta fija argentinos acumularon retrocesos de más del 4% en todas las secciones de la curva, mientras que las pérdidas del mes pasado promediaron alrededor del 14%. Desde que empezaron a comerciar, el deterioro acumulado ha subido al 25%.

Esto condujo a un aumento de los tipos de interés, lo que dio lugar a niveles de rendimiento superiores al 15% en la parte corta y al 14% en la parte larga, exhibiendo así una curva invertida que refleja la desconfianza del mercado en los bonos y su probabilidad de pago.

Por otro lado, las seguridades legales locales operaban de manera mixta. Los valores más cortos se negociaron con ganancias del 1,29% y el 0,61%, mientras que los del sector medio sufrieron rojos del 0,78% y el 2,06%. Mientras tanto, el bono hasta 2041 subió un 0,8%.

El impulso negativo de esta semana también se vio en la deuda del gobierno municipal, ya que provocó pérdidas de casi el 3% en el segmento corto y el 5% en los segmentos medio y largo. Al mismo tiempo, las disminuciones en el segmento mensual acumulado alcanzaron el 22% en el segmento corto y el 27% en los segmentos medio y largo.

El riesgo país se tomó un descanso. El índice compilado por JP Morgan alcanzó una perforación de 1400 puntos y se situó en 1396 puntos básicos, con un descenso del 0,9% o 12 puntos básicos.

Entre los países más arriesgados del mundo están

Los bonos locales son los que más están sufriendo la crisis a nivel mundial, ya que ningún otro país ha visto un deterioro tan agudo de sus bonos recientemente. La dinámica de la deuda es alarmante y la probabilidad de impago sigue siendo alta.

Los analistas de Delphos Investment declararon que los bonos locales son percibidos por el mercado como el riesgo más alto del mundo. «La Argentina sigue estando en el grupo de países con las tasas más altas, lo que se debe tanto a la mala situación de América Latina como a la incertidumbre local. La dispersión z de Argentina ha aumentado en más de 100 puntos básicos durante algún tiempo, mientras que la dispersión z de Ecuador, otro país que ha reestructurado su deuda, ya está por debajo de los 1000 puntos. En este momento y con la subida de los tipos de interés del dólar, los bonos ajustados por los CER replican este movimiento con mayor fuerza y el diferencial entre los CER y los dólares duros ya está cerca de los niveles cercanos a los momentos posteriores al canje, es decir, alrededor de -6%, sólo 50 bps a partir de ese momento», dijeron.

Con una visión similar, Alejandro Kowalczuk, Jefe de Gestión de Activos de Argenfunds, dijo que en Argentina hoy en día un Global 2030 aporta un 15,76% en comparación con similares CCC como Angola o el Congo, que caen un 11,88% y un 12,82% respectivamente, porque su solvencia está siendo cuestionada y algunos están volviendo a la incredulidad, incluso sobre la «disposición a pagar».

«A pesar de la reestructuración de la deuda, la solvencia vuelve a estar en entredicho, porque la otra cara de mantener un alto nivel de déficit (6% para 2021) será una mayor deuda, por lo que si volvemos a enfrentarnos a importantes pagos de compromisos en dólares (2025), no habrá ni recursos para contrarrestarlos, ni interés en el mercado para ampliar los vencimientos», dijo.

En este sentido, dijo que después de la cuarentena «no habrá un crecimiento suficiente para recuperar los niveles de ingresos, ni habrá recortes en los gastos en la medida necesaria. Y añadió que «algunos inversores vuelven a cuestionar la ‘voluntad de pagar’ ante una serie de acontecimientos que afectan a la propiedad privada, como los proyectos de expropiación, la falta de resolución de la expropiación de tierras y el hecho de que se hayan introducido impuestos sobre los impuestos existentes».