Saltar al contenido

Los bonos caen un 2% y el riesgo país se fortalece por encima de los 1400 puntos

Las bonificaciones extienden el proceso de corrección y no hacen mella. El riesgo país sube 30 unidades y avanza más del 2%, superando el 32% en lo que va de mes.

Los bonos caen un 2% y el riesgo país se fortalece por encima de los 1400 puntos

Los bonos caen un 2% y el riesgo país se fortalece por encima de los 1400 puntos

El colapso de los bonos argentinos continúa debido a la falta de confianza de los inversores en el gobierno. La falta de un plan económico y la incertidumbre crean un contexto negativo para los periódicos locales, que acumulan pérdidas de más del 22% en todas las secciones de la curva de la ley local, y una disminución media del 18% para los bonos de la ley de Nueva York. Los tipos de interés siguen subiendo y el riesgo país continúa su tendencia al alza.

El índice Merval de S&P cae (-0,7%) a 46.981 puntos, mientras que el Adr opera con la mayoría de los números rojos.

En bonos, todos los tramos de la curva argentina de la ley local están sufriendo descensos de más del 2% en un nuevo día de incertidumbre y pesimismo en el mercado. Los inversionistas no logran afianzar las expectativas positivas y persiste la preocupación por el deterioro económico, agravado por la falta de un plan económico y el deterioro financiero favorecido por la subida del dólar y la ampliación de la brecha del tipo de cambio.

Los bonos con grado de NY muestran descensos significativos, con el extremo corto de la curva cayendo un 2%, un 2,06% para Global 2029 y un 2,3% para Global 2030. La participación media pierde un 2,44% en el caso del Global 20385 y un 2,15% en el caso del bono 2038. Finalmente, en el extremo más largo de la curva salarial internacional, los descensos son similares, con un descenso del 2,4% y del 2,38% para el Global 2041 y 2046.

Así, en el acumulado del último mes, los bonos caen hasta un 19% en la parte corta, un 20% en la parte media y un 18% en la parte larga. En este sentido, la curva sigue avanzando hacia arriba con rendimientos del 15,7% en la parte corta, 14,9% en la parte media y 13,9% en la parte larga, lo que representa una curva invertida que muestra síntomas de debilidad, incertidumbre y desconfianza.

El mismo impulso negativo es evidente en la curva de los bonos de derecho local, donde también hay descensos. Los bonos hasta 2029 y 2030 caen un 0,7% y un 1,4% respectivamente, mientras que la cuota media cae un 0,5%. Los bonos muestran pérdidas del 0,8% y del 0,7% a largo plazo para los bonos hasta 2041 y 2046.

De esta manera, las caídas del mes pasado son voluminosas y alarmantes. El bono más corto pierde hasta un 23%, la parte media cae un 25% y el más largo hasta un 27%. Este deterioro llevó a que los bonos tuvieran un rendimiento del 16% en la parte corta y del 14,7% en la parte larga, subiendo e invirtiéndose, lo que refleja síntomas de incertidumbre y debilidad similares a los de la deuda según la ley de Nueva York.

Como resultado de la fuerte caída de los bonos, el riesgo país también ha aumentado significativamente, situándose actualmente en 1432 puntos, un incremento de 30 puntos y un 32% desde que los nuevos bonos resultantes del canje se cotizaron a principios de septiembre.

Sin un plan, Argentina sufre más de

Los bonos locales son los que más sufren de la crisis a nivel mundial, ya que no ha habido un deterioro tan grande de los bonos a nivel mundial recientemente. La dinámica de la deuda es alarmante y la probabilidad de impago sigue siendo alta.

Alejandro Kowalczuk, jefe de gestión de activos de Argenfunds, dijo que en Argentina hoy en día, un Global 2030 rinde un 15,76% en comparación con similares CCC como Angola o Congo en un 11,88% y 12,82% respectivamente, porque su solvencia está siendo cuestionada y algunos también dudan de su «voluntad de pagar».

«A pesar de la reestructuración de la deuda, la solvencia vuelve a estar en entredicho, porque la otra cara de mantener un alto nivel de déficit (6% para 2021) será una mayor deuda, por lo que si volvemos a enfrentarnos a importantes pagos de compromisos en dólares (2025), no habrá ni recursos para contrarrestarlos, ni interés en el mercado para ampliar los vencimientos», dijo.

En este sentido, dijo que después de la cuarentena, «no habrá suficiente crecimiento para que los ingresos vuelvan al nivel requerido y los gastos no se recortarán en la medida necesaria». Y hoy debemos añadir que algunos inversores vuelven a cuestionar la «voluntad de pagar» ante una serie de acontecimientos que afectan a la propiedad privada, como los proyectos de expropiación, la falta de resolución de la expropiación de tierras y el hecho de que se hayan introducido impuestos sobre los impuestos existentes.

Por otro lado, la falta de un plan económico y la subida del dólar siguen llevando a un escenario de pesimismo en el mercado local de bonos y acciones.

Los analistas de Portfolio Personal Inversiones (PPI) señalaron que «incluso con las restricciones impuestas a mediados de septiembre y los pequeños incentivos que llegaron una semana después, el BCRA sigue agotando las reservas para mantener el nivel del tipo de cambio».

» Aunque logró terminar el martes con un saldo positivo de 10 millones de pesos, la unidad vendió casi 40 millones de pesos en la ronda de ayer. En lo que va del mes ha registrado un saldo neto negativo de más de 400 millones de pesos, con un promedio de facturación diaria de 54 millones de pesos. En este contexto, las reservas de libre disposición se encuentran en un nivel crítico y requieren una respuesta de política económica integral», advirtieron.