Saltar al contenido

Los bonos en dólares subieron al 10%, pero en un contexto reducido de operaciones

Con la entrada en funcionamiento de los nuevos bonos, el mercado permanece atento a los rendimientos que puedan tener. Una caída de los tipos de interés podría generar aumentos en los nuevos instrumentos. Las acciones, por otro lado, subieron al 6% en Wall Street.

Los bonos en dólares subieron al 10%, pero en un contexto reducido de operaciones

Los bonos en dólares subieron al 10%, pero en un contexto reducido de operaciones

La deuda de Argentina con la legislación internacional aumentó este martes después de que se anunciara que el canje de deuda se cumplió en un 93,5%. Las mejoras abarcaron casi todas las secciones de la curva, mientras que el mercado sigue prestando atención a los posibles progresos en relación con el acuerdo con el FMI, así como a cuestiones relacionadas con los indicadores macroeconómicos clave o el nivel de las reservas.

Una vez conocido el alto porcentaje de cumplimiento de la propuesta argentina, los bonos del Estado emitidos bajo ley extranjera en dólares celebraron la noticia y registraron la mayoría de los aumentos, hasta el 3,84%. Sin embargo, los progresos más importantes se lograron en los valores emitidos con arreglo a la legislación local. Allí, los bonos subieron al 10,3%, encabezados por el Bonar 2024 (AY24), seguido por el Bonar 2020 y el Descuento, que registraron aumentos del 5,8% y el 4,5% respectivamente. Sin embargo, estas importantes mejoras se produjeron en un contexto comercial reducido.

A pesar de estas mejoras en los bonos, el riesgo país sigue siendo superior a 2150 puntos básicos. El índice de JP Morgan subió 4 unidades hasta 2154 puntos.

En una conferencia presidida por el Presidente Alberto Fernández y el Ministro de Economía Martín Guzmán, se informó que se había cumplido el 93,5% del canje y que se estaba reestructurando el 99% de la deuda. Esto implica que se activarán las cláusulas colectivas, lo que permitirá la reestructuración de casi toda la deuda. Mientras tanto, los inversores esperan expectantes la emisión de nuevos bonos para confirmar el éxito de los canjes.

Los analistas de Argenfunds explicaron que la aceptación de los acreedores es masiva, producto del diálogo con los acreedores. «Los 21 bonos de deuda de derecho extranjero por 66.137 millones de pesos, que integraban la oferta oficial, fueron canjeados por 65.500 millones de pesos en nuevos títulos. Casi todos los CAC se activaron, así que la reprogramación de la deuda estaba casi completa. Si añadimos el canje de deuda en dólares con la ley local (que ahora prevé el cierre de la fase de aceptación anticipada), el alivio financiero será de 42.500 millones de pesos en cinco años y 37.700 millones de pesos en 2030», dijeron.

de Inversiones Personales de Cartera (PPI) añadió que el mercado sigue prestando atención a los resultados del intercambio de la legislación local, que se estima que está en consonancia con la reestructuración de la legislación extranjera. «En este contexto, no veremos ningún movimiento en el mercado de la deuda pública en dólares hasta que se emitan los nuevos títulos. Los códigos de los nuevos valores se publicaron ayer. Entre los valores denominados en dólares, se identifican como AL29, AL30, AL35, AL38 y AL41, mientras que los valores denominados en CER se identifican como TX26 y TX28. En el frente económico, Guzmán insinuó en la conferencia de ayer que el proyecto de presupuesto será presentado al Congreso el 15 de septiembre, el cual notará que el déficit presupuestario para el próximo año será de alrededor del 4,5% del PIB», dijeron.

El precio de los nuevos bonos en

objetivo

Una vez que se completa el intercambio, los nuevos bonos se negocian en el mercado y tanto su precio como sus tasas de interés comienzan a fluctuar. Todo el mercado comienza a hacer predicciones sobre cómo podrían ser los rendimientos de los bonos, considerando que el perfil de la deuda se ha suavizado y ajustado, lo que ha reducido el riesgo de los bonos, y por lo tanto el tipo de interés, del actual nivel objetivo del 12,5% al 11%.

De Delphos Investment también destacaron el éxito rotundo del canje internacional de bonos y que ahora están esperando los resultados del tramo local y que la atención se centra ahora en determinar los tipos de interés de los nuevos bonos.

«Seguimos pensando que la zona del 11% anual podría ser un primer paso, ya que sabemos que la mayoría de los países y empresas con negocios crediticios similares están incluso un paso por debajo de la zona del 8% anual. La situación de la pandemia implica un gran obstáculo a corto plazo, como vemos en los recursos de todo LATAM, pero es un factor que sólo tiene un impacto a corto plazo», comentaron.

Desde Balanz, adoptan un punto de vista similar, creyendo que de los precios actuales de los bonos, todavía hay un aumento del 10% en nuestros precios de salida estimados a una tasa de alrededor del 11%.

«Creemos que los precios actuales de los bonos antiguos reflejan muchos de los desafíos que enfrenta el gobierno a corto plazo. En cuanto a los bonos de derecho local, preferimos el nuevo bono denominado en dólares a 2030 para los titulares de AO20, AY24 y Letes, aunque la opción de bonos CER ofrece rendimientos atractivos. La opción del peso argentino será más atractiva una vez que se tengan en cuenta los actuales rumores de una futura intervención del banco central (BCRA) en el mercado de contado con liquidación (CCL) después del canje. Sin embargo, seguimos prefiriendo la opción del dólar dada la alta volatilidad de la TCC, que es probable que los flujos jueguen unos contra otros para reequilibrarse después del canje, pero principalmente debido a la incertidumbre sobre la futura reglamentación y las restricciones de acceso a la TCC para volver a una posición en dólares», dijeron.

Renta Variable

Los ADR argentinos se negocian en acciones de Irsa, que lideraron el camino con un aumento del 5,7%, seguidos por Edenor y Telecom Argentina, que subieron un 5,5% y un 4,6% respectivamente.

Sin embargo, el mercado de valores local era diferente. Allí, la mayoría de las acciones locales mostraron ligeras correcciones, lo que provocó que el índice S&P Merval cerrara la rueda en rojo, cayendo un 0,62% hasta 46.545 puntos.

Para los analistas del PPI, la principal preocupación del mercado post-negociación es la falta de un plan de negocios. «Aunque los balances nos proporcionan información importante sobre el rendimiento de las empresas en lo que va de año, no son un factor que tenga mucho peso en los movimientos del mercado. Los principales impulsores hoy en día son las noticias políticas y económicas en el contexto local, pero también los movimientos del mercado brasileño y el flujo hacia los mercados emergentes. El precio de la soja y otros cereales también comenzó a aparecer como una fuerza impulsora. En este caso, el camino alcista está volviendo, lo que podría proporcionar al país un mayor ingreso de dólares. Los actuales desequilibrios fiscales y monetarios siguen siendo un ancla para Merval. Además, el anuncio de Guzmán de un déficit del 4,5% para 2021 suena mal, y si es así, no es una buena noticia. En cualquier caso, este es un punto que se revisará en las negociaciones con el FMI», dijeron.