Saltar al contenido

Los bonos han subido y las acciones argentinas en Wall Street se están negociando de forma mixta

El riesgo país sigue estando un 34% por encima de los niveles alcanzados tras el canje de deuda. La curva soberana está fuertemente desplazada hacia arriba e invertida, lo que refleja la incertidumbre de los activos locales.

Los bonos han subido y las acciones argentinas en Wall Street se están negociando de forma mixta

Los bonos han subido y las acciones argentinas en Wall Street se están negociando de forma mixta

Los bonos argentinos extienden el rally que comenzó esta semana y están cotizando a la alza en un contexto global de optimismo, ya que los índices de Wall Street ganan terreno en anticipación a los resultados de las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Aunque los problemas subyacentes siguen sin resolverse, persiste la desconfianza en los bienes locales.

Las acciones de Wall Street en Argentina mostraron un comportamiento mixto con aumentos de hasta 3.9% para el Mercado Libre y disminuciones de hasta (-6.6%) para la IRSA. El Merval de S&P subió un 1% hasta 48.455 puntos.

Todos los tramos de la curva de la soberanía argentina se están moviendo hacia arriba, con avances de hasta 1,3%, y están tratando de extender la recuperación desde el comienzo de la semana. La parte corta de la curva de la soberanía con la legislación de NY está subiendo, con aumentos del 0,6% tanto para el Global 2029 como para el Global 2030. En la parte media, los bonos para 2035 y 2038 abren el miércoles con ganancias del 0,78% y 0,62% respectivamente, mientras que en el extremo más largo de la curva, los bonos para 2041 y 2046 abren con aumentos del 1,07% y 1,29% respectivamente.

A pesar del actual repunte, los bonos argentinos han caído más de un 27% en promedio desde el inicio de su cotización, lo que ha provocado un fuerte repunte de sus precios y una inversión de la curva. En otras palabras, hoy en día vemos que los bonos más cortos están rindiendo el 15,6% y el 16,2%, mientras que los más largos están rindiendo el 14,3%, lo que refleja un alto nivel para un mundo con bajas tasas de interés, junto con una pendiente negativa, ya que los vencimientos más cortos rinden más que los más largos. Este impulso habla de la desconfianza del mercado en los bonos locales.

En cuanto a los bonos locales, funcionan de manera mixta, con descensos del 0,78% en la parte corta y aumentos de hasta el 0,45% en las diferentes secciones de la curva, como en los bonos alrededor de 2030 y 2041.

Al igual que la cueva de la clase NY, la curva local funciona a tasas superiores al 17%, alcanzando el 15,5% en la parte larga, con una curva invertida y un fuerte desplazamiento hacia arriba.

El riesgo país abrió el miércoles a 1444 puntos básicos, 34% más alto que el nivel alcanzado tras el canje de deuda a principios de septiembre.

Ante el aumento del tipo de cambio y las tensiones financieras, el gobierno trató gradualmente de enviar algunas señales para calmar el mercado anunciando medidas en la dirección correcta, aunque todavía no ha abordado el problema subyacente relativo a la dinámica del déficit presupuestario y la futura emisión de dinero.

Los analistas de Portfolio Personal Inversiones observaron que hay cierto optimismo a corto plazo en el mercado, aunque de manera moderada.

«El problema subyacente todavía existe, aunque el gobierno está empezando a mostrar signos de que el mercado lo está tomando con ánimo. Sin embargo, no esperamos que la volatilidad disminuya en una situación de gran incertidumbre, tanto a nivel local como internacional», dijeron.

Dada la falta de soluciones a los problemas subyacentes, el reciente repunte de los bonos no parece convincente y es prematuro concluir que los bonos han tocado fondo finalmente.

Los analistas de Argenfunds afirmaron que los bonos en dólares siguen emitiéndose en el extranjero sin encontrar un fondo, en un contexto de clara desconfianza e incertidumbre sobre el futuro de la economía argentina.

«El curso económico propuesto en el presupuesto del próximo año y las recientes medidas restrictivas sobre el tipo de cambio no convencieron a los inversores, y esto se reflejó en el precio de los activos», dijeron.