Saltar al contenido

Miércoles Negro: Wall Street se derrumba y arrastra los bonos y acciones locales

Los índices de referencia de Nueva York caen al 2,8% y los mercados bursátiles europeos reaccionan en sincronía. Ante este escenario, los bonos caen más del 1,5%, el riesgo país se acerca a los 1500 puntos y los ADR se hunden al 7%.

Miércoles Negro: Wall Street se derrumba y arrastra los bonos y acciones locales

Miércoles Negro: Wall Street se derrumba y arrastra los bonos y acciones locales

Los mercados bursátiles mundiales cayeron el miércoles por el temor a una segunda ola de infecciones por coronavirus y el aumento de la volatilidad debido a la incertidumbre sobre el resultado de las elecciones de EE.UU. en 2020.

Los principales índices bursátiles de Wall Street registraron importantes caídas, con el Dow Jones, el S&P500 y el Nasdaq cayendo más de un 2%, perdiendo un 2,24%, 2,2% y 2,6% respectivamente.

Las bolsas europeas también perdieron posiciones con caídas de más del 4%, como en el caso de la bolsa alemana, que cayó un 4,05%. El Stoxx600, que comprende las 600 empresas más importantes del viejo continente, cayó un 3,65%. El Ibex35 español y la bolsa de Milán cayeron un 2,4% y un 3,2% respectivamente. Las bolsas de Londres y París perdieron un 2,9% y un 3,5% respectivamente.

Los analistas de Portfolio Personal Investments (PPI) explicaron que el pesimismo se debe a que los mercados siguen observando los crecientes casos de Covid y el endurecimiento de las restricciones en varias partes del mundo.

«El acelerado contagio renovó los temores sobre el ritmo de la recuperación económica y empeoró el sentimiento de los inversores en menos de una semana antes de las elecciones presidenciales de los Estados Unidos. En Europa, la canciller alemana Angela Merkel habló de volver a cerrar bares y restaurantes, mientras que en Francia se anunciarán nuevas medidas. La volatilidad está aumentando – el índice VIX subió 36,6 puntos – y los principales índices europeos están en sus niveles más bajos en tres meses», dijo el PPI.

Mark Haefele, Director de Inversiones del banco de inversiones UBS, por su parte publicó una nota advirtiendo que «la incertidumbre sobre las restricciones de movilidad asociadas a Covid 19 y las políticas de los Estados Unidos significa que debemos esperar una alta volatilidad continua durante el resto del año. Añadió, sin embargo, que siguen siendo optimistas a medio plazo.

«Con diez candidatas a vacunas en todo el mundo en ensayos en fase avanzada, nuestro escenario central es que las restricciones se puedan levantar para el segundo trimestre de 2021, lo que ayudará a asegurar que las ganancias corporativas se recuperen a los niveles altos pre-pandémicos para finales de 2021», dijo.

Impacto en los bonos y acciones locales

Este escenario bajista hace caer los bonos argentinos, generalmente en más de un 1,5%.

El extremo corto de la curva de rendimiento internacional está a la baja, con Global cayendo un 1,48% en 2029 y un 1,58% en 2030. En el extremo medio, los bonos han bajado un 1,5% y un 1,8% en 2035 y 2038 respectivamente, mientras que en el extremo más largo de la curva los bonos Global 2041 y 2046 han bajado un 1,7% y un 1,5% respectivamente.

Con estas reversiones, los bonos amplían sus márgenes de nuevo y la curva de rendimiento de los bonos se mueve de nuevo hacia arriba, con rendimientos que van desde el 16,5% en el extremo corto hasta el 14,4% en el extremo largo. Así, la curva se desplaza hacia arriba y se invierte, ambos síntomas de incertidumbre y desconfianza en los bonos locales.

La misma dinámica puede observarse para los bonos bajo la ley local. La parte corta de la curva cae un 0,5% y hasta un 1,3%, mientras que las partes media y larga caen hasta un 1,5%. Los rendimientos de los bonos son del 17,6% en el extremo corto y del 15,4% en el extremo largo, y como en el caso de los bonos internacionales, la curva se desplaza hacia arriba con una pendiente negativa (invertida).

La disminución de los bonos coincide con un aumento del riesgo país, que a 1485 puntos es 1,8% o 26 puntos básicos más alto que el precio de cierre de ayer. Con este progreso, el índice medido por JP Morgan acumuló un aumento del 37% desde que se concluyó el canje de deuda y luego cayó a 1083 puntos básicos.

Las caídas de las acciones de Wall Street en Argentina fueron menores. Edenor y YPF lideraron las pérdidas, con caídas del 6,7% y 6,6% respectivamente. Les siguen Pampa Energía, Cresud y TGS, que perdieron un 4,6%, 4,4% y 4,3% respectivamente. El sector financiero cae al 4,08% con BBVA Argentina a la cabeza, mientras que Banco Macro cae un 3,5%, Grupo Financiero Galicia un 3,8% y Grupo Supervielle un 1,25%.

Los analistas de Portfolio Personal Inversiones destacaron que el pesimismo entre los inversionistas continúa. «En esta situación de pesimismo, el apoyo del fondo sería una señal que ayudaría a calmar el mercado y a detener la disminución de diversos activos. Se centrará en los términos del acuerdo, donde los inversores acogerían con agrado una política cercana a la ortodoxia», dijeron.

También señalaron que la facturación del BCRA está en un nivel preocupante.

«Este martes, el BCRA vendió alrededor de 80 millones de pesos en moneda extranjera y alcanzó una facturación acumulada de alrededor de 130 millones de pesos en los dos primeros días de la semana. Si nos centramos en el balance mensual, el BCRA tiene una facturación acumulada de 849 millones de pesos, con un promedio diario de 47 millones de pesos. El impulso parece ser ininterrumpido, a menos que haya un cambio brusco en las expectativas a corto plazo. La salida de depósitos tiene un impacto indirecto en las reservas, ya que por cada dólar de depósito retirado, se retiran unos 15 centavos de dólar de las reservas del banco central. Por esta razón, es importante crear confianza para que el dólar vuelva a entrar en el sistema financiero y alimente las reservas de la unidad monetaria, pero la confianza es necesaria, un plan económico creíble y la solución del déficit presupuestario», advirtió el PPI.