Saltar al contenido

Sólo un millón fue capaz de comprar ahorros en dólares por un total de 250 millones de pesos.

Según las estimaciones de los bancos, sólo uno de cada tres pudo acceder a ella. La mayoría no puede porque tienen la refinanciación compulsiva de la tarjeta que pidieron y no saben que la tienen

Sólo un millón fue capaz de comprar ahorros en dólares por un total de 250 millones de pesos.

Sólo un millón fue capaz de comprar ahorros en dólares por un total de 250 millones de pesos.

«Los clientes nos están matando porque la gente se lo toma literalmente, no tengo IFE, no tengo préstamos subsidiados, no tengo financiamiento de tarjetas y no me dejan comprar», revela un gerente del banco y admite que este es su caso y que la mitad de los empleados del banco llaman al gerente de Productos de Intercambio y piensan que es un problema para el banco, pero no lo es.

Según estimaciones preliminares de las instituciones, sólo uno de cada tres podría acceder a los ahorros en dólares, por lo que poco más de un millón de ahorradores podrían haber accedido a 250 millones de pesos.

Después de que el impuesto del País fue recaudado hubo una caída del 60% en octubre en comparación con septiembre, por lo que el analista financiero Christian Buteler estima que se vendieron entre 200 y 250 millones de pesos, suponiendo que las ventas de tarjetas de crédito en el extranjero se mantuvieron constantes, ya que el impuesto tiene en cuenta ambos parámetros.

La industria se queja de que los clientes culpan al banco, pero el problema es que la oficina central da un código de error genérico, es decir, los números de las circulares que cubren todas las razones.

«¿Pero quiénes son las personas contra las que no se puede comprar? Contra su banco. Además de la normativa, nos pidieron que limitáramos por la capacidad de ahorro, por lo que es como si fuera la política interna del banco, pero en realidad es por imposición de la oficina central. Hay personas allí que son acusadas porque no han presentado los papeles con información actualizada sobre cuánto ganan», admite la junta directiva del banco.

En la ciudad, afirman que el BCRA no lo lavó, sino que lo hizo como una propuesta a los bancos, que lo dejaron a su propia discreción. Luego cada uno de ellos tomó diferentes posiciones: Las empresas que se dirigen a un segmento más alto exigen más ingresos, y otras lo manejan según la cantidad de paquetes de productos con los que el cliente tiene una tarjeta, y dejan que los que tienen los productos más caros compren.

En los alrededores, sin embargo, admiten que el principal problema es la cuestión de la refinanciación, ya que mucha gente tiene que pagar, por ejemplo, 25.530 pesos de la tarjeta y redondear y pagar 25 pesos.

Luego afirman que este cliente no puede comprar porque ha refinanciado, pero en realidad es algo que nunca ha pedido porque se ha vuelto compulsivo. Del mismo modo, hay quejas de que la persona que cobra a la ATP lo ha pedido, pero no el empleado.

La verdad es que después de dos meses en los que no fue posible comprar los ahorros en dólares, es posible que al mes siguiente el cambio de dólares sea reactivado por el MEP, ya que deben pasar 90 días desde que el Solidarista compró el MEP.

Y es posible que todas aquellas personas a las que no se les permite comprar ahorros en dólares cuenten los días en que pueden comprar legalmente sus monedas en el mercado de capitales.