Saltar al contenido

Un ligero gesto de ajuste monetario puso una pausa en el aumento del riesgo país

El anuncio de que el Tesoro no solicitará nuevos anticipos de transición al BCRA hasta finales de año fue bien recibido, pero el mercado sigue siendo cauteloso. Los precios deprimidos y las subidas globales, los otros factores

Un ligero gesto de ajuste monetario puso una pausa en el aumento del riesgo país

Un ligero gesto de ajuste monetario puso una pausa en el aumento del riesgo país

En el período previo a las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, una ola de optimismo inundó los mercados financieros internacionales. Mientras los ojos del mundo siguen enfocados en las elecciones que decidirán si Donald Trump será reelegido para un segundo mandato o si el candidato demócrata Joe Biden se convertirá en el 46º presidente del país, los principales centros financieros del mundo comenzaron la semana con buenas noticias.

Los activos financieros locales también se vieron impulsados por las noticias locales, lo que tuvo un impacto positivo en el sentimiento de los inversores. Tanto las acciones de empresas argentinas como los bonos del Estado en dólares subieron ayer después de que el Ministerio de Economía anunciara que el Ministerio de Finanzas no solicitará nueva ayuda al Banco Central (BCRA) en forma de anticipos temporales hasta finales de año.

En Wall Street, donde el Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq vieron mejoras del 1,60%, 1,23% y 0,42% respectivamente, las ADR locales se dispararon hasta casi el 15%. En sentido estricto, los progresos alcanzaron el 14,6% y estuvieron encabezados por los valores de la IRSA, en una ronda que también puso de relieve las mejoras en las acciones del sector financiero. Entre estos últimos, se destacaron el Banco Francés, el Grupo Financiero Galicia y el Banco Macro con aumentos del 11,9%, 10,9% y 10,5% respectivamente.

Este comportamiento fue replicado en el mercado de valores local. Allí los incrementos alcanzaron el 11,95% y también fueron liderados por el sector bancario. El índice Merval de S&P subió un 4,81% hasta 47.467 puntos.

Más moderado, sin embargo, fue el progreso de los bonos del gobierno en dólares. Los valores emitidos bajo la ley extranjera crecieron entre el 1,15% y el 2%, mientras que los bonos emitidos bajo la ley local terminaron siendo mixtos. Sin embargo, los aumentos fueron suficientes para eliminar el riesgo país de la zona de 1500 puntos.

Santiago Abdala, Director de Portafolio de Inversiones Personales (PPI), puso en perspectiva el significativo aumento de ADRs visto ayer. «Fueron severamente castigados. Los precios de los ADR traen consigo la expectativa de un comportamiento fiscal bajo, por lo que cualquier señal de que el gobierno será más cauteloso en este sentido o de que habrá una reducción del gasto será bien recibida por el mercado», dijo.

«Esta noticia de que el BCRA no enviará más adelantos transitorios al Tesoro debe tomarse con precaución, ya que puede financiarlos mediante transferencias de beneficios. Es demasiado pronto para creer en una mayor restricción del déficit presupuestario, pero al menos el mercado ve que no pueden financiar todo el déficit mediante la emisión. Eso, a su vez, podría hacer que algunos de los primeros inversionistas, que suelen ser los más agresivos, tomen alguna posición», agregó.

Una opinión similar fue expresada por Gustavo Neffa de Research for Traders. «Vemos que el posicionamiento tiene lugar en papeles que han aparecido muy tarde», analizó. No obstante, añadió que la mejora de la renta variable es una reacción al hecho de que, por un lado, «se está llevando a cabo una reestructuración exitosa de la deuda corporativa, como en el caso de IRSA, Genneia o los Bonos Negociables de Cresud». Por otra parte, señaló que se producen en «un escenario de control gubernamental del tipo de cambio».