Saltar al contenido

Federico D’Elia contó los secretos de los «simuladores»

«Si te quedas en casa, te contaré tonterías/anécdotas que me recordarán las grabaciones de Los Simuladores, no esperes que te hagan daño y espero recordar algunas que no he contado», sugirió Federico D’Elia a sus seguidores en Twitter, aprovechando el hashtag #YoMeQuedoEnCasa creado para evitar que el virus de la corona se propague.

Inmediatamente, empezaron a surgir preguntas sobre cómo se rodaron ciertas escenas, cómo se eligieron algunos actores y otras curiosidades, que el actor respondió con mucho humor.

«Dile al enigma por qué tienes bigote en el piloto y no en la serie» fue la primera pregunta, y el actor recordó: «Estaba filmando campeones en Pol-Ka, y mi personaje usaba ese bigote… tomó casi un año y medio para empezar a disparar los simuladores, así que ‘adiós bigote'». Luego dijo que era un proyecto creado por los protagonistas (Alejandro Fiore, Martin Seefeld, Diego Peretti y él) y el director de ficción Damián Szifron, por lo que nunca se consideró la posibilidad de que otros artistas interpretaran a Lamponne, Medina, Ravenna y Santos.

También dijo que confiaban tanto en el trabajo del director y del guionista que respetaban el guión al pie de la letra, y que si cambiaban o añadían algo, no improvisaban durante el rodaje, sino que consultaban a Szifrón para ver si estaba de acuerdo.

No se atrevía a mencionar su nombre, pero recordaba que hubo un actor que se fue después de unos días de rodaje sin cerrar su personaje; sin embargo, estaba agradecido por el resultado: «No lo hicieron, perdieron mucho dinero, volviendo a rodar las escenas. Por esto: «No sé si hubiera hecho un Milazzo tan bueno (luego interpretado por César Vianco).

También reveló que había una escena que querían rodar y no podían: «Lamponne debería haber cruzado el 9 de julio con un oso y no con una vaca… pero era (realmente) peligroso», y dejó claro que en ciertas tomas, como las de Alejandro Fiore en las montañas, no usaban el croma (verso de fondo en el que se inserta digitalmente un paisaje), sino lugares reales.

Otra escena memorable fue aquella en la que Santos cita la figura del niño Olmi en una montaña rusa para contar su caso. Contrariamente a lo que se podría pensar, se disparó una sola vez sin problemas.

Hubo problemas al rodar en el campo de polo: «Nos subimos a los caballos y los movimientos fueron hechos por jugadores reales. El único que no llegó a los 100 metros fue Peretti, porque tenía miedo de los caballos. El mío se resbaló y salté porque pensé que me aplastarían.

Finalmente, destacó el trabajo de Juan Carlos Cabral, productor ejecutivo del ciclo, que fue responsable de los castings, entre otras cosas. Fue él quien eligió al actor mexicano que inmortalizó la frase «No hay un piquito para mí» que estaba destinada al personaje de Seefeld.

Finalmente, contó cómo el salto de las cuatro figuras al final de la presentación fue creado con música de Astor Piazzolla. «Fue idea de Szifrón, también sugirió otro movimiento más parecido al baile, y no lo hicimos porque Fiore se negó. Estaba avergonzado. Oh y en algún capítulo aparecimos vestidos de Santa Claus, supongo que coincidió con la Navidad, pero no lo estábamos».

Notas relacionadas