Saltar al contenido

Alerta roja en Villa Carlos Paz por uso de agua debido a la falta de lluvia

La restricción es para esa población del Valle de Punilla y los pueblos de Cuesta Blanca, Icho Cruz, Estancia Vieja, Mayu Sumaj y San Antonio de Arredondo. Las autoridades cordobesas dejaron clara la prohibición de llenar piscinas, regar parques y jardines, lavar aceras, patios y coches.

Alerta roja en Villa Carlos Paz por uso de agua debido a la falta de lluvia

Alerta roja en Villa Carlos Paz por uso de agua debido a la falta de lluvia

La administración municipal de Villa Carlos Paz declaró una «emergencia hídrica» y una «alerta roja», limitando el uso de agua potable en esta localidad del Valle de Punilla y en otras cinco localidades de Córdoba por la falta de agua en los ríos que abastecen las plantas de tratamiento de agua. Rodolfo Frizza, Director de la Cooperativa Regional Integral de Provisión de Servicios Públicos, Vivienda y Consumo (Coopi), que tiene la concesión de agua para uso doméstico en Villa Carlos Paz, dijo que debido a la crítica situación «el agua es sólo para consumo humano». «Es necesario que llueva para recuperar el nivel de los ríos San Antonio y Chorrillos», dijo Frizza, y en este sentido, dijo que debido a las proyecciones meteorológicas y climatológicas, «no hay buenas perspectivas de lluvia para los próximos 25 días, por lo que pasaremos por un período de gran escasez de agua». El funcionario explicó que la situación de crisis del agua también afecta a las ciudades de Cuesta Blanca, Icho Cruz, Estancia Vieja, Mayu Sumaj y San Antonio de Arredondo, debido al resentimiento por la relación entre el nivel de los ríos, la capacidad de producción de las tres plantas de tratamiento de agua y las necesidades de consumo de la población.

En este contexto de la crisis del agua, el Director subrayó que, por el momento, la Comunidad está llamada a «gestionar el agua de manera racional y responsable», pero señaló que, si la situación se deteriora, se adoptarán medidas paliativas, como la reducción de la presión para garantizar el suministro a toda la población y, por último, la distribución sectorial mediante camiones cisterna.

Para mantener el suministro normal de agua a la población, se requiere un promedio anual de 750 milímetros de lluvia, lo que corresponde a unos cuatro meses de lluvia. «Sin embargo, ya es noviembre y no ha llovido tanto como debería si ha estado lloviendo desde septiembre», dijo Frizza, añadiendo que todas las expectativas están fijadas para los meses restantes del año y el primer trimestre del próximo año.

Ante este escenario, las autoridades dejaron clara la prohibición de llenar piscinas, regar parques y jardines, lavar pavimentos, patios y automóviles, medidas que también fueron respetadas por las otras cinco localidades afectadas.