Saltar al contenido

Bastón áspero: ¿por qué tienes que beberlo cada 1 de agosto?

Se trata de un ritual creado para "detener el mal, la enfermedad y la miseria", explica el antropólogo José Humberto Miceli.

Bastón áspero: ¿por qué tienes que beberlo cada 1 de agosto?

Bastón áspero: ¿por qué tienes que beberlo cada 1 de agosto?

Cada 1 de agosto, la mayoría de los correntinos comienzan el día con tres sorbos de caña de azúcar con ruda, un ritual «para detener el mal, la enfermedad y la miseria», explica el antropólogo José Humberto Miceli. Beber la caña con ruda «crea la sensación de estar protegido, no sólo el cuerpo, sino también la mente», dice sobre la tradición cultural del NEA, que se extiende hasta Paraguay y el sur de Brasil. Miceli, jefe del Gabinete de Investigaciones Antropológicas de Corrientes (GIA), dijo que hay «períodos estacionales en esta zona que se entrelazan con períodos míticos». Estos son los tiempos de los Karai. El primer Karai del año es el Karai de agosto, el segundo, el Karai de octubre». «Karaí» es un término guaraní con una gran riqueza de significados, como suele suceder con esta lengua indígena, y también se refiere al reinado de una época mítica. Un señorío de poder», dice el investigador en detalle.

En este contexto, añadió: «Karai August es un tiempo de prevención, en el que hay fases de transición en muchos aspectos, porque históricamente ha habido fuertes lluvias, resfriados severos que causaron enfermedades, epidemias que llevaron a la muerte de la población. «El ‘Karaí Agosto’ es un Karaí del ara (tiempo en guaraní), es decir, un Karaí o Señor del tiempo estacional, de la venida», describió el período que comienza el 1 de agosto con el ritual de la caña con Ruda. El antropólogo dijo que era «una antigua creencia, la del mes de agosto, que combinaba las creencias guaraníes e hispanas. Las misiones jesuíticas y franciscanas fueron los lugares donde más se promovieron estas tradiciones, y entre ellas nació Ruda, una planta medicinal pero más bien mágica. «Aunque las plantas medicinales y mágicas suelen estar entrelazadas, en la tradición guaraní hay plantas más medicinales y otras más relacionadas con la magia, porque en la fe de la población rural, pero también de gran parte de la población urbana, agosto es un mes de enfermedades, no sólo orgánicas sino también espirituales», dijo.

Rutenrohr

Por otra parte, explicó que la ruda (Ruta graveolens) «es una de las plantas mágicas que se encuentran en Corrientes, y de esta magia está ligada al remedio. Por su aroma y su poder, la rue de lozenge sale a la luz en agosto». «La preparación tiene todo un ritual. Se prepara tres días antes del 1º de agosto para ser consumido temprano, se deja en un techo para el frío de la noche para rezar por él, para purificarlo, para cargarlo con el poder de la bendición», mencionó sobre la tradición arraigada en Corrientes. En cuanto a su consumo, Miceli señaló que hay «tres bebidas de ayuno». Los niños rara vez las reciben, y cuando lo hacen, se toman con una cucharilla, pero lo más común es santificarlas, hacer la señal de la cruz en la frente y las sienes con un dedo húmedo en preparación». «Hoy en día, en la mayoría de las zonas urbanas, la preparación y el consumo se han reducido a una preparación conjunta de ruda y bebida, pero en el fondo existe la creencia de que las personas se vuelven vulnerables si no lo hacen», añadió.

El graduado en antropología también señaló que «la solidaridad aún sobrevive en el hábito de consumir y reunirse en lugares públicos, lo que le da el significado de un ritual comunitario». Refiriéndose a su aparición en la región, dijo que «la ruda viene primero, luego el palo, que es el resultado de la mezcla de la población original con los colonizadores hispanos. La caña de azúcar es una bebida europea, y se estima que a finales del siglo XVII comenzó el ritual que se ha continuado hasta hoy: la mezcla de la caña de azúcar con la ruda «puente de agosto»». «Algún tiempo después, de 1860 a 1870, debido a la realidad de la época, parte de la población de esta región emigró a otras zonas del país y lo hizo, llevándose consigo su patrimonio cultural material e inmaterial, como la caña, la ruda y toda la fe en su utilidad en la defensa contra los males de agosto. Así es como se difundió esta tradición», concluyó Miceli.