Saltar al contenido

Con descuentos y tarifas, las ventas del Día del Niño apenas llegan a 2019

Las ventas de juegos y juguetes para esa fecha y a pesar de haber tenido un muy buen desempeño en estos últimos días tanto en el canal físico como en el online, sólo pudieron igualar los niveles del año pasado.

Con descuentos y tarifas, las ventas del Día del Niño apenas llegan a 2019

Con descuentos y tarifas, las ventas del Día del Niño apenas llegan a 2019

En las últimas semanas ha habido un aumento de las ventas, que apenas ha podido revertir el descenso respecto al año anterior debido a las dificultades de la venta a distancia.

Los descuentos del 30% en el pago de las tarjetas del Banco Nación y del Banco Ciudad y el aumento de las transacciones del programa Ahora 12, que permitió la financiación en 3, 6, 12 y 18 cuotas, ayudaron a impulsar las ventas de juegos y juguetes para el Día del Niño.

Sin embargo, como el canal online no estaba aún plenamente desarrollado y las dificultades de operación a distancia no permitían maximizar las ventas totales debido a las restricciones del AMBA, como la prohibición de abrir los sábados en la CABA y el hecho de que algunos municipios de la provincia de Buenos Aires no permitían el ingreso de clientes.

En los últimos días, las ventas también se han ralentizado en las ciudades que volvieron a la fase 1 en las provincias del norte de Argentina.

Las ventas de juegos y juguetes para el Día del Niño han tenido un muy buen comportamiento en estos últimos días, tanto en el canal físico como en el online, pero apenas han alcanzado el nivel de 2019 en la temporada del Día del Niño, lo que explica el 60% de las ventas del sector.

La pandemia proporcionó una ventaja a las empresas que ya habían desarrollado su canal de comercio electrónico. Por ejemplo, los juegos de mesa ocuparon el 14º lugar entre los 50 productos más vendidos en América Latina durante la cuarentena en el principal mercado de la región, seguidos de los juegos y juguetes en el 29º lugar (+25%), los rompecabezas en el 34º lugar con un aumento del 23% y las muñecas en el 48º lugar con un aumento del 18%.

Lamentablemente, en Argentina este canal sólo fue desarrollado por las grandes cadenas de jugueterías, supermercados y tiendas de artículos para el hogar, mientras que los pequeños comercios, que representan casi el 40% del canal de distribución, tuvieron que reconfigurar la dinámica de su negocio y empezaron a vender a través de whats-app, instagram, EstoyCerca.app de FECOBA y otras redes sociales.

Entre los productos fabricados a nivel nacional se encontraban rompecabezas y juegos de mesa como el Dr. Eureka (a partir de $ 1150), Mind Race ($ 1690), DOUBLE ($ 1500), What do you see? ($799), el Sr. Rake y el Uno ($580) y clásicos como Memotest ($599), Ludo y el Juego del Ganso ($400). Otros productos de gran demanda son los bloques (250 pesos x 24), la arcilla de modelar (paquete de 219 pesos x 3 macetas) y los juguetes para la primera infancia (0-3 años), como enchufes, sonajeros y otros, que constituyen el 40% de la gama de juguetes. Los excursionistas y patinetas

(desde $1500) también se vendieron muy bien debido a las buenas temperaturas y las salidas permitidas. En las jugueterías donde el 80% de los juguetes eran importados, el ticket promedio era de alrededor de $2800 pesos por unidad, mientras que en las jugueterías donde el 50% eran locales y el 50% importados, el ticket promedio por juguete era de $650.

En cuanto a los medios de pago más utilizados, el programa «Ahora 12», que se amplió a las ventas en línea mediante un acuerdo conjunto con la Ministra de Comercio Interior, Paula Español, logró transacciones en más de 1240 puntos de venta de juguetes en todo el país, duplicando su participación como forma de pago elegida y representando el 70% de las ventas de tarjetas de crédito a plazos.

Desde la caída de las tasas de interés en comparación con el año pasado, esto ha permitido que más empresas proporcionen financiación, lo que ha fomentado la venta de juegos de mayor valor como triciclos, toboganes y hamacas de jardín.

Durante la semana, las promociones con el Banco Nación (30% de descuento y 3 cuotas sin interés o 15% de descuento y 12 cuotas sin interés) y con el Banco Ciudad (30% de descuento y 3 cuotas sin interés) también fueron muy bien recibidas.

Fue un año difícil para la industria juguetera argentina, que logró vivir de los programas de apoyo promovidos por el gobierno nacional, como el ATP y el crédito del 24% para el pago de salarios, el alivio de los aportes patronales y la moratoria tributaria, ya que las fábricas están cerradas desde el 20 de marzo y podrían abrir por algunas semanas.

Tras la reanudación de las actividades a mediados de julio, la producción comenzó a utilizar toda la capacidad de producción con protocolos sanitarios, aunque no fue suficiente para recuperar el volumen de negocios perdido durante el período de aislamiento debido a la buena demanda de juguetes.

En principio, las existencias restantes de la recesión que comenzó en 2018 se liberaron durante este período, con una fuerte participación de productos importados, que representaban el 70% del mercado de juguetes argentino a finales de 2019.

El Presidente de la Cámara de la Industria del Juguete de Argentina, Emmanuel Poletto, dijo que «hay buenas expectativas para la industria argentina con respecto a la temporada de fin de año. Nuestro objetivo es producir a plena capacidad y ampliar los volúmenes de producción para mejorar la competitividad, aumentar las exportaciones y recuperar el mercado interno promoviendo nuevas formas de comercialización en los canales en línea.

«También hemos relanzado una campaña para concienciar a la sociedad sobre la importancia de los juegos y juguetes para el desarrollo de los niños desde una perspectiva de género e inclusión. En este contexto, Emmanuel Poletto destacó que «los niños no asocian los juguetes con los colores y el género, sólo les interesa jugar, y nosotros como adultos debemos dejarles elegir sin restricciones ni estereotipos que no se correspondan con los cambios de la época en que vivimos, con una visión más justa e inclusiva».

Más detalles