Saltar al contenido

Efecto de la cuarentena: el 83% de las mujeres empresarias trabajaron más durante el aislamiento

Este índice fue tomado de una encuesta realizada por Mujeres Empresarias de la Confederación Argentina de Medianas Empresas. Las empresarias declararon que aumentaron sus tareas debido a la pandemia. Conozca los detalles.

Efecto de la cuarentena: el 83% de las mujeres empresarias trabajaron más durante el aislamiento

Efecto de la cuarentena: el 83% de las mujeres empresarias trabajaron más durante el aislamiento

El 83% de las mujeres empresarias de la provincia de Buenos Aires se sienten abrumadas durante el período de aislamiento forzoso con la responsabilidad de dirigir sus negocios, hacer las tareas domésticas y cuidar de los hijos y familiares, según una encuesta a mujeres empresarias realizada por la Confederación Argentina de la Pequeña y Mediana Empresa (MECAME)

La encuesta, promovida por el grupo de mujeres empresarias de la Federación Económica de Buenos Aires (MEFEBA), reveló que el 39% de las mujeres entrevistadas habían tenido que adaptar sus empresas introduciendo nuevas tecnologías para la venta de bienes y productos.

De manera similar, el 24% se vio obligado a cambiar su horario de trabajo, y la suma de las tareas domésticas y el cuidado de la familia creó una sensación de exceso de trabajo en el 27% de los casos.

Cuando se les preguntó si la carga de trabajo, las tareas profesionales y domésticas aumentaron durante el período de cuarentena, el 83% de las empresarias de Buenos Aires informaron que aumentaron sus tareas, y sólo el 17% informó que la carga de trabajo seguía siendo la misma que antes de que comenzara la cuarentena.

En cuanto al tiempo dedicado a las tareas domésticas, el 48% informó de que pasaban entre 3 y 4 horas, el 28% entre 1 y 2 horas y el 17% entre 5 y 6 horas. En relación con el cuidado de los niños y los miembros adultos de la familia, el 63% informó de que dedicaba tiempo a esta tarea en sus actividades diarias.

De manera similar, sólo el 12% dijo sentirse bien con la situación de la pandemia; el 32% dijo estar preocupado, el 12% productivo, el 7% necesitado y el 25% con exceso de trabajo.

«Aunque nos sentimos sobrecargadas y preocupadas, las mujeres empresarias siguen siendo productivas al mismo tiempo. Estamos mostrando fuerza para hacer frente a la carga horaria tanto del hogar como de la empresa, y estas características diferentes de la mujer se han seguido mostrando después de la crisis de 2001», dijo la presidenta de MEFEBA, María Laura Teruel.

Cómo se compone este 83%

La composición por edades de la muestra nacional es de un 31% de mujeres empresarias de entre 40 y 50 años, 27 % entre 50 y 60 años, 20 % entre 30 y 40 años, 17 % más de 60 años y el 5 % restante menos de 30 años, y también se desglosó por actividad – industria 8 %, comercio 40 % y servicios 52 % – y por región.

En la encuesta participaron 2.369 mujeres de todo el país, «con la intención de destacar el impacto que las medidas de aislamiento social han tenido en términos de cambios en la rutina y las tareas asumidas por las mujeres, en particular las tareas domésticas y el cuidado de los niños y los ancianos», según un comunicado.

«Las crisis se profundizan y hacen más visibles las dificultades de las PYMES. En el caso de las mujeres empresarias, la financiación parece ser un aspecto deficitario. Habíamos pedido líneas de crédito específicas y aunque los préstamos se concedieron a bajos tipos de interés, es más difícil que las mujeres accedan a ellos, aunque los bancos dicen que tienen un mejor índice de pago», explicó Teruel.