Saltar al contenido

Efecto post-pandémico: desde «quedarse en casa» hasta el miedo a salir

EXCLUSIVA A medida que las restricciones se relajaron, muchas personas comenzaron a experimentar miedo al mundo exterior. Los especialistas explican esta consecuencia psicológica y cognitiva dejada por el coronavirus.

Efecto post-pandémico: desde

Efecto post-pandémico: desde "quedarse en casa" hasta el miedo a salir

@melinardguez

La cuarentena introducida para prevenir la propagación del coronavirus tuvo varios efectos psicológicos y cognitivos en los humanos, incluyendo: miedo a salir de casa. Aunque algunos ya sufrían este sentimiento de miedo debido a factores externos como la inseguridad, éste aumentó a medida que fuimos tomando conciencia de nuestra vulnerabilidad y la de nuestros seres queridos con la llegada de la pandemia.

Mientras luchamos para adaptarnos a la cuarentena y cumplir con la demanda de permanecer en casa, algunas personas tienen miedo de salir si las restricciones se relajan. Como explicó el psicólogo Pablo Melicchio Crónica, esta reacción de miedo, armando a la gente con la idea o el hecho de salir, se conoce como el «síndrome de la cabaña», que existía antes de la pandemia pero que puede haber aumentado con la llegada del coronavirus.

Prácticamente conectado

El especialista en psicoanálisis explicó: «Hay gente que ya tenía miedo de dejar sus casas antes de la pandemia debido a factores como la inseguridad. Este temor se vio acentuado por la pandemia porque, ante el riesgo de infección, muchas personas crearon una especie de microclima en sus casas, desde donde trabajaban, hacían deporte, pedían entrega, no iban de compras, hacían videollamadas y estaban virtualmente conectados con el mundo».

Más allá del síndrome de la cabaña, el miedo a salir de casa también se hace realidad, según el experto que trabajó como profesor en la UBA, instalando el virus corona en personas que son conscientes de la vulnerabilidad que tenemos. «El miedo es una sensación de ansiedad, generalmente causada por la presencia real o imaginaria de un peligro. Es un mecanismo natural de defensa humana que sólo empeorará con la llegada de la pandemia», dijo.

continuó: «El miedo nos advierte del peligro, no nos permite acercarnos demasiado a la gente y salir a la calle con barbijo. Sin embargo, el miedo excesivo paraliza y hace que la persona permanezca en un estado de tensión permanente.

Dijo que el vector clave en esta época de pandemia es la inseguridad. Es de este sentimiento que surge el miedo y la aprensión. «El equilibrio psicológico y social está perturbado, y por supuesto reaccionamos con síntomas físicos como el malestar, el sufrimiento, el mal humor y la ira. Hemos perdido la unidad de bienestar que estamos construyendo, y estos síntomas son la forma en que el cuerpo muestra insatisfacción», dijo.

Para aliviar estos síntomas, sugirió que la pandemia debería ser vista como una escuela. «Siempre hablamos de los aspectos negativos, pero quizás esto nos enseña el valor de nuestras propias vidas y las de los demás. Cuando salgamos de nuevo, podemos salir y jugar de forma diferente. Muchos de nosotros estábamos sobrecargados, desconectados de los afectos. Es importante entender que no elegimos esta realidad, sino que elegimos cómo vivirla. Es un momento para repensar, un armamento de nuestra personalidad es inminente», dijo.

Incertidumbre y cuarentena «perpetua»

Según los resultados de varios estudios académicos, se sabe que los síntomas de depresión y ansiedad han aumentado, especialmente entre los jóvenes, debido al aislamiento social y obligatorio que están dispuestos a enfrentar la pandemia de coronavirus.

Con respecto a las consecuencias cognitivas del cautiverio, el neurocientífico Fabricio Ballarini le dijo a Crónica que «son muy difíciles de medir, ya que la mayor parte de la información recogida proviene de autoinformes rellenados en línea. Sin embargo, la situación de cautiverio crea estrés y el estrés crea grandes problemas. Problemas con el sueño, procesos de memoria, deterioro en varias áreas».

«El momento de la extensión de la cuarentena también tiene un efecto porque no es lo mismo continuar la cuarentena durante un mes que durante un año. Todavía no podemos saber cuánto nos afectará porque no sabemos cuándo terminará», concluyó.