Saltar al contenido

El coronavirus podría propagarse en los autobuses a través del aire acondicionado

Esto fue sugerido por un estudio realizado por científicos del Centro Provincial de Control y Prevención de Enfermedades de la provincia de Zhejiang (China). Los detalles, en la nota.

El coronavirus podría propagarse en los autobuses a través del aire acondicionado

El coronavirus podría propagarse en los autobuses a través del aire acondicionado

Un estudio realizado por científicos en China demostró que el coronavirus en los autobuses podría propagarse por los sistemas de aire acondicionado.

«Nuestros hallazgos sobre la posible transmisión por aire son de gran importancia para la salud pública, y los futuros esfuerzos de prevención y control deberían tener en cuenta el potencial de transmisión por aire del Covid-19», dijeron los expertos.

Los resultados sugieren que los sistemas de aire acondicionado juegan un papel importante en la recolección de partículas de virus, por lo que esto podría conducir a más infecciones de coronavirus.

Al escribir el artículo, los autores declararon: «Los resultados de la investigación sugieren que el SARS-CoV-2 es un patógeno altamente transmisible en ambientes cerrados con circulación de aire.

El Dr. Shaun Fitzgerald, miembro de la Real Academia de Ingeniería, dijo que abrir una ventana con el aire acondicionado encendido puede ser la mejor manera de reducir el riesgo.

«La estrategia recomendada ahora, si tienes una de estas unidades divididas, es abrir la ventana y sacrificar tu deseo de un ambiente frío o más fresco», dijo Fitzgerald, y añadió, «Si hay un mínimo de viento, moverá el aire. Si no puedes abrir una ventana, apaga la energía.

En su sitio web, la Chartered Institution of Building Service Engineers advirtió que «los acondicionadores de aire que no tienen su propia fuente de aire exterior en una habitación pueden ser responsables de la recirculación y propagación de partículas de virus en el aire cuando viajan desde usuarios socialmente distantes».

El estudio publicado en JAMA Internal Medicine fue realizado en enero por científicos del Centro Provincial para el Control y la Prevención de Enfermedades en la provincia de Zhejiang, China.