Saltar al contenido

El Día del Donante de Sangre: un gesto de solidaridad que puede salvar muchas vidas

El Coronavirus en Argentina Cada 9 de noviembre se conmemora en esta fecha la primera transfusión realizada en el país en 1914. Este 2020, el número de personas que se animaron a colaborar con algo tan importante para la vida humana, disminuyó como consecuencia de las restricciones y el miedo debido a la pandemia Covid-19.

El Día del Donante de Sangre: un gesto de solidaridad que puede salvar muchas vidas

El Día del Donante de Sangre: un gesto de solidaridad que puede salvar muchas vidas

El 9 de noviembre de 1914, en el Hospital Rawson de Buenos Aires, el Dr. Luis Agote realizó la primera transfusión de sangre utilizando citrato de sodio en una dosis no tóxica como anticoagulante, y esta fecha se convirtió en un hito en la historia de la medicina transfusional en todo el mundo. Por esta razón, cada 9 de noviembre se celebra el día nacional del donante de sangre. Hablar de donantes de sangre voluntarios en el contexto de la pandemia de Covid 19 es destacar y reconocer la reacción solidaria de toda la sociedad argentina que, a pesar de las dificultades encontradas, acude a los centros de salud para donar sangre. Esta situación sanitaria ha traído consigo nuevas restricciones y obstáculos desconocidos y francamente perjudiciales para la donación de sangre. Dificultades que agravan la histórica falta de donaciones voluntarias, altruistas y habituales en nuestro país. Estamos lejos de cumplir las recomendaciones de la OPS/OMS, que seguimos para lograr el 100% de donación voluntaria. Las cifras muestran que apenas alcanzamos el 40% a nivel nacional.

Hay muchas razones para ello; tanto el estado de ánimo general de la población como los factores ambientales o económicos influyen. Además, todavía hay mitos y dudas que son difíciles de disipar. Por otro lado, la idea de «donar sangre cuando se me pide» sigue presente. No está mal responder a este tipo de preguntas específicas, pero lo ideal sería ir un paso más allá y mantener la frecuencia. Usted dona voluntariamente en diferentes centros de salud sin ser remitido a un paciente específico. No es sólo una persona, es el país que necesita sangre, y la única fuente es el ser humano. La sangre es un recurso terapéutico único e irremplazable. Se utiliza para tratar hemorragias graves, como las que se producen a menudo en el período periparto, los trasplantes de órganos, las lesiones graves o las enfermedades hematológicas. Esta es una realidad que debería estar por encima de todas las demás cuestiones. Hay una necesidad, una demanda y una manera de satisfacerla. Y va más allá de la situación actual.

La naturalización de la donación de sangre voluntaria y frecuente requiere un cambio cultural que se logra a través de la educación. Los donantes de sangre deben ser «entrenados». El sistema educativo debe tener como objetivo la aplicación de programas intensivos de capacitación sobre este acto de solidaridad en cooperación con las autoridades sanitarias nacionales, las ONG, las sociedades científicas y los miembros de la comunidad. Y basándose en la experiencia de los países con una alta proporción de donaciones voluntarias, deberían comenzar con la educación primaria. Esta pandemia nos obligó a buscar otras estrategias para remediar una situación crítica. Este éxito se logró en parte gracias al compromiso histórico de los donantes habituales, pero también mediante campañas en los medios de comunicación y las redes sociales. Gracias a ellos, tuvimos una nueva población de donantes, es decir, donantes primerizos que regresaron con el mismo entusiasmo. La Asociación Argentina de Hemoterapia, Inmunohematología y Terapia Celular (Aahitc), como institución científica que trabaja para la sociedad y para aquellos que necesitan transfusiones, aprecia este espíritu de solidaridad y desinterés de la población.

Para celebrar esta tradición de ayuda mutua que nos caracteriza, el 9 de noviembre de este año no hay nada mejor que trabajar con campañas de donación de sangre. Se trata de un acto voluntario y altruista que requiere conciencia, responsabilidad e información. Se hace desde el corazón, pensando en los demás.

El Dr. Oscar W. Torres, Presidente de la Sociedad Argentina de Hemoterapia, Inmunohematología y Terapia Celular (Aahitc), describió la importancia de la donación de sangre y destacó el valor de quienes se han animado a donar en tiempos de una pandemia.