Saltar al contenido

El dramático testimonio de la madre de un bebé con coronavirus: «Si no quieres pasar por esto, cuídate».

Laura Álvarez está en un hospital de Río Gallegos con su hijo de dos meses. Su marido trabaja en una tienda mayorista y se infectó, por lo que la mujer y sus tres hijos fueron contactos cercanos y dieron positivo.

El dramático testimonio de la madre de un bebé con coronavirus:

El dramático testimonio de la madre de un bebé con coronavirus: "Si no quieres pasar por esto, cuídate".

Se ha vivido una situación terrible en la provincia de Santa Cruz, donde una mujer de la ciudad de Río Gallegos se encuentra hospitalizada con su bebé de dos meses a causa de un Coronavirus, y la madre del niño ha señalado la prevención con las palabras: «Si no quieres pasar por esto, ten cuidado».

Laura Álvarez está en el hospital desde el lunes con su bebé de dos meses (llamado Lionel). Su marido es empleado de un conocido mayorista y su infección se produjo en el trabajo, por lo que la mujer y sus tres hijos tuvieron un contacto cercano y dieron positivo.

El padre de los chicos lo pasó mal y mostró varios síntomas del virus, como dolor de cabeza y de pecho, fiebre, falta de aliento y vómitos. Tanto Laura como los niños de 6 y 7 años son afortunadamente asintomáticos. Mientras tanto, la mujer señaló a las empresas y les pidió que «por favor, cuiden de los empleados».

Sin embargo, el cuadro se complicó cuando su bebé empezó a tener una fiebre muy alta. «Lo peor es que la gente piensa que los pequeños no se van a contagiar, tengo dos hijos sin síntomas, pero el virus se contagió al pequeño y es terrible lo que estoy pasando», dijo Laura a Opinión Austral con evidente preocupación.

Quejas contra la empresa

La mujer alegó que la empresa no seguía los protocolos de higiene y desinfección y que había sido infectada varias veces, incluso por su marido.

«Cuando mi marido dio positivo, las autoridades sanitarias tuvieron que ir al lugar para aislar a los empleados. Había 4 o 5 trabajadores en la oficina, y tuvieron que alejarse del gobierno para cerrar la oficina y aislarlos porque de lo contrario seguirían trabajando como si nada hubiera pasado», describió.

La situación se produce en un contexto en el que, según el gobierno provincial, se han inspeccionado más de 30 empresas y establecimientos de Río Gallegos para verificar el cumplimiento de las medidas y protocolos de prevención y actuación.

Varios de estos establecimientos tuvieron que «dejar de trabajar» porque no cumplían con las medidas sanitarias previstas para su establecimiento. Su hijo tenía fiebre alta, lo que significaba una hospitalización inmediata para la prevención.

En los establecimientos, una de las tiendas que se cerraron fue esta empresa, el mayorista de la Ruta 3, donde trabaja el marido de Laura.

Entre los puntos destacados por el gobierno y las situaciones que encontraron, señalaron que los trabajadores tenían miedo de ser despedidos si mostraban síntomas compatibles con COVID-19, o que sus salarios se reducirían si se les obligaba a entrar en cuarentena.

Preocupación de la madre

«Mi bebé tuvo 3 casos de fiebre. Tiene gripe, tiene la garganta hinchada, como una angina de pecho», dijo la mujer y recordó su situación.

Laura estaba muy molesta por la situación y señaló la responsabilidad de las empresas: «Las personas trabajan, no los animales, respetan los protocolos y cuidan a sus empleados, que hay familias detrás de ellos», dijo y pidió más conciencia en la comunidad.

Sólo espera que todo pase rápidamente y que pueda volver con el resto de su familia. «Si no quieres pasar por esto, ten cuidado», advirtió.

Amparo del Ministerio

El Ministerio de Trabajo recordó que, dada la gravedad de la epidemia de Río Gallegos, es necesario ser consciente de la responsabilidad y, sobre todo, que los trabajadores conozcan sus derechos.

De esta manera, recordaron que «pueden contribuir a ello, sabiendo que para cualquier síntoma compatible con COVID-19 deben abandonar su lugar de trabajo, informar a las autoridades sanitarias y asumir todas las responsabilidades durante los 14 días de aislamiento». Finalmente, afirmaron que «deben saber que la legislación laboral los protege».