Saltar al contenido

El sábado, las visitas se reanudarán en las cárceles de Buenos Aires con un plan piloto

El SPB indicó a través de un comunicado de prensa que el simulacro "permitirá ajustar los detalles" a lo que será el reinicio definitivo, que tendrá lugar el 14 de noviembre.

El sábado, las visitas se reanudarán en las cárceles de Buenos Aires con un plan piloto

El sábado, las visitas se reanudarán en las cárceles de Buenos Aires con un plan piloto

Las visitas familiares a los presos en todas las unidades y pabellones correccionales de la provincia de Buenos Aires se reanudarán el próximo sábado a través de la implementación de un plan piloto que incluye varias medidas de bioseguridad y se llevará a cabo al aire libre, se anunció oficialmente el lunes.

El Servicio Penitenciario de Buenos Aires (SPB) confirmó en un comunicado de prensa que el plan piloto se pondrá a prueba el próximo sábado y permitirá «un ajuste de los detalles» para el reinicio definitivo, que tendrá lugar el 14 de noviembre.

«La decisión fue el resultado de un acuerdo con el Ministerio de Salud de la provincia, que validó el protocolo de salud de la prisión para el estricto cumplimiento de las normas de bioseguridad para la detención en relación con la pandemia de Covid 19», dijo la declaración del SPB.

Según las fuentes, para implementar el plan piloto se ha llegado a un acuerdo con los 20 municipios donde funcionan las 63 cárceles de Buenos Aires, que colaborarán con los controles de los familiares que participarán en las visitas.

«El protocolo tiene en cuenta aspectos relacionados con la frecuencia, las cuotas, la sanidad y otras precauciones de salud pública», explica el servicio penitenciario provincial.

Según las fuentes, entre las medidas a aplicar se encuentran que los familiares se coloquen en una cola frente a la prisión a una distancia mínima de dos metros entre cada persona en la cola, y que se apliquen todas las medidas de bioseguridad, ya que todos están sujetos a control de temperatura y deben llevar una barbijo inclinada.

«El protocolo tiene en cuenta aspectos relacionados con la frecuencia, las cuotas, las medidas sanitarias y otras precauciones de salud pública».

Además, las fuentes explicaron que las visitas se realizan en espacios abiertos y al aire libre. Los municipios cooperarán en la vigilancia y el control de la aplicación de los protocolos mencionados.

El lunes por la mañana, el Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires, Julio Alak, se reunió con las autoridades sanitarias de la Provincia de Buenos Aires para trabajar conjuntamente en la elaboración de este protocolo de visitas familiares a las personas privadas de libertad.

La reintroducción de las visitas familiares, que se habían suspendido como medida preventiva y obligatoria (ASPO) debido al aislamiento social causado por la pandemia de coronavirus, dio lugar a protestas de los detenidos en varias cárceles de Buenos Aires el sábado pasado y dio lugar a un acuerdo para reanudar oficialmente estas visitas a partir del 14 de noviembre.

El ministro Alak se reunió con Leticia Ceriani, Subsecretaria de Estado de Gestión de Información, Educación Continua y Control del Ministerio Provincial de Salud, y con Noelia López, Directora Provincial de Salud Comunitaria, en un comunicado de prensa emitido por el Ministerio Provincial.

También asistieron al encuentro el Jefe del Servicio de Prisiones, Xavier Areses, el Jefe Adjunto, Juan Vaccaro, el Subsecretario de Estado de Asuntos Técnicos, Administrativos y Jurídicos, Santiago Ávila, la Directora Provincial de Sanidad Penitenciaria, Sonia Quiruelas, y el Director de Medicina Auxiliar, Martín Pedersoli.

Los reclusos de las cárceles de Melchor Romero, Florencio Varela, Campana y San Martín en Buenos Aires protestaron el fin de semana pasado para exigir el restablecimiento de las visitas familiares suspendidas el 12 de marzo.

El Servicio Penitenciario Provincial ha autorizado el uso de teléfonos móviles para la comunicación y las videollamadas con el fin de no cortar la comunicación con sus familiares, según las autoridades.