Saltar al contenido

El servicio de autobuses de media y larga distancia está de vuelta en algunas provincias

Coronavirus en Argentina La autorización sólo permite viajar a pasajeros excepcionales y esenciales. Las primeras jurisdicciones que lo autorizaron fueron Córdoba y Salta, aunque durante estos días se añadirán nuevos destinos.

El servicio de autobuses de media y larga distancia está de vuelta en algunas provincias

El servicio de autobuses de media y larga distancia está de vuelta en algunas provincias

La operación de los autobuses de media y larga distancia ha comenzado en algunas provincias después de la publicación del Decreto 792 del gobierno nacional en el Boletín Oficial, y aunque en esta primera fase sólo se autorizan para pasajeros excepcionales y esenciales, personas que reciben tratamiento médico y circunstancias especiales. Mientras tanto, las autoridades del sector han dicho que el servicio se adaptará en función de la evolución de la pandemia. Las primeras provincias en reanudar el servicio fueron Córdoba y Salta, pero fuentes del Ministerio de Transporte estimaron que en la próxima semana se añadirán nuevos destinos en otras provincias. En este contexto, los dos primeros autobuses procedentes de Jujuy llegaron esta mañana a la estación de autobuses de la ciudad de Córdoba, mientras que ayer por la tarde salieron dos autobuses con destino a la ciudad autónoma de Buenos Aires, y según el delegado local de la Comisión Nacional de Regulación del Tráfico (CNRT), Tomás Grunhaut, ya se han programado dos conexiones para el próximo domingo y lunes.

El funcionario dijo a los medios de comunicación locales que aunque la salida de un autobús de Alta Gracia a Buenos Aires se retrasó anoche, en general todo fue «normal» y estimó que «las empresas irán reanudando gradualmente sus servicios» en las distintas provincias en los próximos días. También subrayó que en los cuatro autobuses que reanudaron el transporte terrestre «se siguieron estrictamente los protocolos establecidos a nivel nacional», y consideró que, más allá de esas normas, «la responsabilidad social de los viajeros es esencial» e instó «a no viajar si muestran síntomas sospechosos». Mientras tanto, la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMT) de Salta aprobó, con la aprobación de los municipios, las distintas líneas de transporte interurbano de pasajeros en el norte de la provincia, y sólo para aquellas empresas que presentaron la lista de inspección técnica obligatoria (ITE) y el seguro actualizado de las unidades destinadas -también- al transporte de personas exentas.

Fuentes del gobierno informaron este viernes que la calificación se aplica sólo a las personas exentas y en los municipios que han aceptado la introducción del servicio, e informaron que para garantizar la seguridad de los pasajeros, se ha solicitado a cada empresa que ofrece el servicio la actualización de la RTO y el seguro de las unidades. Se trata de servicios interurbanos de pasajeros en la mayoría de las localidades del norte de la provincia: Orán, Aguas Blancas, Colonia Santa Rosa, Urundel, Tartagal, General Mosconi, Alto La Sierra, Misión La Paz, Vespucio, Salvador Mazza, Coronel Cornejo y Santa Victoria Este. Con el fin de avanzar en la operación segura, se ha establecido que las frecuencias se adaptarán a la demanda de los servicios, sin que «en ningún caso se puedan sobrepasar las frecuencias actualmente registradas para cada línea», y que los horarios de los servicios se programarán teniendo en cuenta las tasas de ocupación de los terminales de origen y destino, con el fin de no crear aglomeraciones para el ascenso y descenso de las unidades.

En la estación terminal se deben prever entradas y salidas independientes, crear salas de espera exclusivas para las personas con factores de riesgo y aumentar la frecuencia de limpieza de los baños y lugares públicos, utilizando desinfectantes y con una frecuencia proporcional al flujo de personas en circulación. Los locales comerciales cuya apertura se haya autorizado deben cumplir las directrices generales de prevención y los protocolos específicos adecuados a su actividad, y se prohíbe el acceso a las salas de espera y a las plataformas a las personas que no utilicen el servicio de transporte, excepto a las personas que requieran asistencia. También se comprueba la temperatura de los conductores antes del viaje y la de los pasajeros antes de subir al autobús, y el equipo debe permanecer ventilado antes y después del viaje.

Antes de subir al autobús, los pasajeros deben llenar una declaración jurada que indique que están en cuarentena. Durante el viaje, la capacidad se limita a 37 pasajeros en semicama (60%), 26 en cama ejecutiva (65%) y 18 en cama suite (80%), y se ha estipulado que deben hacerse 20 cambios de aire por hora a través del sistema de aire acondicionado de la unidad en modo de recirculación. Se cuelgan mantas, almohadas, revistas y auriculares, así como el servicio de catering, cafeteras y máquinas de zumo, aunque en todos los casos los pasajeros pueden llevar sus propias provisiones para el viaje.

El descenso del autobús está dispuesto en filas, por lo que hay que mantener las distancias sociales necesarias. Cuando se recoge el equipaje, se debe formar una línea, respetando la distancia social de 1,5 metros, y se habilitan muelles de llegada y salida debidamente marcados para que los pasajeros que descienden no tengan contacto con los que ascienden. Entre las recomendaciones formuladas por el Ministerio de Transporte, cabe señalar que para la entrada en las provincias se deben seguir los protocolos establecidos por las jurisdicciones locales. Las empresas de autobuses también deben cumplir con requisitos como que el conductor y su acompañante mantengan una distancia de seguridad de 1,5 metros, y si la unidad tiene una cuna, cada conductor debe tener su propia ropa de cama personal.

Si el diseño de las unidades lo permite, se debe instalar un aislamiento físico para separar a los pasajeros de los conductores, y debe ser de material transparente para no obstruir la visibilidad. Los transportistas permitirán que los grupos familiares adquieran billetes para viajar en lugares adyacentes o cercanos, sin perjuicio de la distancia social que deben mantener con el resto de los pasajeros. Teniendo en cuenta el papel fundamental de barrera térmica y aislamiento de las cortinas de las ventanas de las unidades de transporte automotor, se comprobó que éstas no se retiran, por lo que debe haber medidas extremas de higiene en ellas, así como con los asientos de los vehículos.