Saltar al contenido

El voluntario argentino recibió la segunda dosis de la vacuna del coronavirus de Oxford

Pablo Berra, que vive en Sudáfrica desde hace 12 años, señaló que sólo tenía "síntomas leves" durante la primera solicitud y aclaró que el seguimiento médico dura 12 meses en total.

El voluntario argentino recibió la segunda dosis de la vacuna del coronavirus de Oxford

El voluntario argentino recibió la segunda dosis de la vacuna del coronavirus de Oxford

El argentino Pablo Berra, que ha vivido en Sudáfrica durante 12 años, se ofreció como voluntario para probar la vacuna contra el coronavirus desarrollada por la Universidad de Oxford del Reino Unido y el laboratorio de AstraZeneca, y recibió la segunda dosis el lunes.

«Cuando recibí la primera dosis no sentí nada, ni siquiera un pinchazo. Pero hoy tengo, un poco de dolor. Me dieron de nuevo un formulario, que tengo que rellenar todos los días, donde tengo que rellenar la temperatura y un montón de preguntas. Es un cheque personal que tengo que hacer todos los días hasta el próximo lunes», dice Pablo, de 55 años, que formó parte del juicio que comenzó en junio. Recibió su primera dosis hace cuatro semanas.

El lunes, sin embargo, fue revacunado después de tomarle la presión sanguínea, tomar muestras de sangre y frotis; exámenes médicos que se han realizado semanalmente desde que comenzó el experimento.

En una semana, el personal médico revisa el formulario que el argentino rellena a diario.  «Estoy conectado a los médicos a través de mi teléfono móvil. Confío en que hoy y los primeros días serán similares a los días posteriores a la primera solicitud. Luego tuve algunas molestias menores (dolores musculares, un poco de fiebre y puntos fríos durante unas horas), y ahora me han vuelto a decir que puede haber efectos secundarios», dice.

fue el único de su familia y su círculo cercano que fue animado a probar la vacuna en Oxford, y dice que sólo pudo hablar con otros voluntarios ese martes. «Algunos no sintieron absolutamente nada después de la primera dosis, y otros tuvieron síntomas leves como yo», dice.

Berra inicialmente pensó que sería una sola dosis. Pero unas semanas después de recibir la primera inyección, se le dijo que habría una segunda y última inyección. Un médico de Sudáfrica que trabaja en Oxford le aclaró que «habían notado que con una sola dosis el 91% de los vacunados formaban anticuerpos y tenían una buena respuesta de las células T (las células inmunes), pero con dos dosis esto alcanzaba el 100%, de modo que 29 días después de la primera dosis se administraba la segunda.

«Ya he completado ambos, ahora hay un seguimiento semanal al principio y luego un seguimiento quincenal: me hacen un frotis y me sacan sangre, lo cual lleva 12 meses en total. Aunque saben que la vacuna será aprobada muy pronto, todavía quieren comprobar la durabilidad de los anticuerpos en los que la recibieron, de ahí este seguimiento de 12 meses», dice.

Pablo recibió la vacuna desarrollada por Oxford en el laboratorio de Shadukani en Johannesburgo. Los voluntarios están participando en las pruebas realizadas en Sudáfrica en 2020. La mitad recibió la vacuna y el resto un placebo. Aunque no han recibido ninguna información al respecto, Berra cree que recibió la vacuna «por los efectos secundarios» que tuvo después de la primera aplicación.

Si tiene éxito, la vacuna, que está siendo desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca, se producirá en Argentina para varios países de América Latina. La producción se llevaría a cabo en el laboratorio de mAbxiencia operado por Hugo Sigman, que según se informa produce entre 150 y 250 millones de dosis y podría estar disponible en la primera mitad de 2021.

«Estoy más optimista que nunca», dijo el voluntario, «creo que esto terminará pronto, estoy convencido de que la aprobación de la vacuna llegará pronto y todos podremos sobrevivir a esta pesadilla».