Saltar al contenido

En casi 20 años, los incendios dañaron un área equivalente a 12 ciudades en Córdoba

Un estudio publicado este jueves por la Universidad Nacional de Córdoba reveló que el incendio afectó 700.376 hectáreas entre 1997 y 2017. Este año, mientras tanto, ya había 50.000 hectáreas quemadas en los departamentos de Punilla, Colón, Ischillín y Cruz del Eje.

En casi 20 años, los incendios dañaron un área equivalente a 12 ciudades en Córdoba

En casi 20 años, los incendios dañaron un área equivalente a 12 ciudades en Córdoba

De los 5.358 incendios forestales que se produjeron en las sierras de Córdoba entre 1999 y 2017, se vieron afectadas 700.376 hectáreas, una superficie equivalente a 12 ciudades de Córdoba. Este es el resultado de un estudio publicado el jueves por la página web de la Unciencia de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). El informe estadístico es el resultado de la labor de un grupo de investigación del Instituto Gulich (UNC-Conae), que se centró en la zona de las Sierras Chicas durante este período y estudió los puntos focales con un registro cartográfico alimentado por imágenes del satélite Landsat, que es capaz de detectar longitudes de onda como el infrarrojo cercano y el infrarrojo medio.

Juan Argañaraz, investigador del Instituto Gulich, dijo que «la mayoría de los incendios tienen un origen antrópico: las actividades humanas son el principal desencadenante de estos eventos».

Luego dijo que los incendios de origen natural, cuando se producen, «están asociados a los rayos, pero cuando se producen, siempre es en un contexto de formación de tormentas», aunque dijo que esto generalmente ocurre en condiciones de mayor humedad y «es más difícil que el fuego se propague». El especialista también señaló que las superficies quemadas tienen más probabilidades de incendiarse en años posteriores. Argañaraz subrayó que la recuperación completa toma por lo menos 30 años y que «las especies de las sierras de Córdoba crecen bastante lentamente, entre cinco y 20 centímetros por año». Por lo tanto, se necesitan dos o tres décadas para que crezcan y alcancen una altura suficiente para escapar de un incendio posterior. En un período de 19 años, los incendios afectaron al 38,3% de las Sierras Chicas (311.544 hectáreas), al 30,1% de las Sierras Grandes (176.238 hectáreas), al 15,6% de las Sierras del Norte (122.689 hectáreas) y al 36,9% de las Cumbres de Gaspar (89.905 hectáreas).

Estos segmentos del espectro son particularmente útiles para detectar cambios en el estado de la vegetación, y un mayor procesamiento de las imágenes de satélite permitirá identificar las zonas quemadas. Durante los 19 años la investigación abarcó los meses de mayo a diciembre, los meses de mayor riesgo de incendio para la provincia mediterránea. Este año, según los informes de la provincia, se han quemado más de 50.000 hectáreas, principalmente debido a los incidentes ocurridos en las dos últimas semanas de agosto en el norte y oeste entre los departamentos de Punilla, Colón, Ischillín y Cruz del Eje.

Están custodiando el único sitio activo que queda del incendio en San Luis

Los bomberos y brigadistas están custodiando el único sitio activo que queda del incendio que estalló el sábado pasado entre la Quebrada de Cautana y el Bajo de Véliz en el norte de la provincia de San Luis, esperando que baje a zonas más accesibles para poder apagarlo. «Las condiciones meteorológicas son favorables, por lo que los bomberos y los brigadistas están vigilando el único centro de gravedad activo y esperan que empiece a descender para apagar el fuego», dijo a Télam, el oficial de prensa del ministerio de seguridad de la provincia, Gabriel Casari.

El funcionario dijo que «los equipos están trabajando con la expectativa de poder neutralizarlo cuando comience a avanzar hacia áreas más accesibles», añadiendo que «se está haciendo un pronóstico de las áreas a través de las cuales puede avanzar para acabar con ellas». El incendio que estalló en San Luis hace cinco días se produjo en zonas con arroyos y barrancos cubiertos de bosque autóctono, lo que dificultó a los brigadistas apagar el fuego con mayor eficacia.