Saltar al contenido

En el Policlínico Santa Clara, un grupo de profesionales médicos realizó un procedimiento innovador

En el centro médico de la red BASA ubicado en Quilmes, un equipo de especialistas en Intervención Periférica fue convocado por una importante empresa para realizar una operación que evitó la amputación de un paciente de 80 años. Es la segunda vez que se realiza en el país.

En el Policlínico Santa Clara, un grupo de profesionales médicos realizó un procedimiento innovador

En el Policlínico Santa Clara, un grupo de profesionales médicos realizó un procedimiento innovador

Por Ana Breccia @anabreccia

Un grupo de profesionales de la salud realizó un novedoso procedimiento en el Policlínico Santa Clara de Quilmes de la red BASA que evitó que un paciente de 80 años perdiera una de sus piernas. Es la segunda vez que esta operación se realiza en Argentina y tuvo un resultado exitoso.

En diálogo con cronica.com.ar, el cardiólogo Dr. Gabriel Dionisio (MN 111799) explicó cómo se le presentó la oportunidad de ser pionero en este tipo de método: «La empresa BOSTON SCIENTIFICS nos eligió para aplicar un novedoso procedimiento, que en Argentina sólo se realiza en el Instituto Cardiovascular de Buenos Aires y por nuestro grupo. En esta ocasión, operamos a un paciente que había sido excluido del tratamiento y que en realidad estaba indicado para una amputación de rodilla».

Este es un equipo formado por seis profesionales médicos, cinco técnicos de radiología y cuatro enfermeras. El grupo incluye a dos cardiólogos que vinieron de Córdoba para entrenar con ellos en el intervencionismo. «Realizamos todo tipo de procedimientos, pero ya nos hemos distinguido en el intervencionismo periférico durante 3 años. Como resultado, hemos podido rehabilitar a los pacientes que han sido amputados», dijo Dionisio.

El paciente que se sometió a esta operación es una persona de 80 años «con la indicación de amputar un supracondilar». Ante esta situación, utilizaron el sistema JETSTREAM de aterectomía rotativa con palas y aspiración activa: el especialista explicó en términos sencillos que se trata de una especie de «cabestrante» que «penetra y limpia el interior de la arteria gravemente calcificada». Al mismo tiempo, tiene una bomba que aspira los escombros que se han retirado para que no migren».

Es importante mencionar que en este caso «no tuvimos que usar stents, dispositivos mecánicos que tienen sus complicaciones». Después de usar el JETSTREAM, el procedimiento se completó con una angioplastia con globos liberadores de paclitaxel para prevenir la reestenosis. «Usamos un globo que libera un fármaco, y lo que hacemos es drenar todo lo que el procedimiento agresivo crea en la arteria», explicó.

Todo el procedimiento se realizó bajo anestesia local, duró dos horas, no tuvo complicaciones y fue exitoso. «El óptimo resultado alcanzado nos permitió revertir este desagradable resultado. Estamos muy contentos de haber ayudado al paciente con sus problemas y de haber sido seleccionados por nuestra experiencia para definir la utilidad del dispositivo de aterectomía de succión continua JETSTREAM».

Después de este desafío para todo el equipo, que fue un gran paso en el tratamiento de esta patología, el Dr. Gabriel Dionisio fue invitado a dar una presentación sobre el caso realizado en el Congreso Argentino de Intervencionismo.