Saltar al contenido

Estrategias reforzadas en Jujuy para evitar un mayor contagio

Coronavirus en Argentina: Con casi todas las actividades comerciales abiertas de nuevo a pesar de la "fase de rigor" por la que pasa la provincia, el virus ha infectado hasta la fecha a 4.258 personas y ha causado 108 muertes.

Estrategias reforzadas en Jujuy para evitar un mayor contagio

Estrategias reforzadas en Jujuy para evitar un mayor contagio

La ola de infecciones por coronavirus en la provincia de Jujuy ha puesto de manifiesto las dificultades, la falta de previsión y los precarios recursos para hacer frente a una pandemia que no permite un cese del fuego, mientras que el sistema de salud lucha sin descanso por aplanar la curva en medio del aislamiento social preventivo y obligatorio, que no ha tenido los rigores del principio por la falta de controles estrictos, pero también por la relajación de la población.

Como casi todas las actividades comerciales se han reabierto a pesar de la «fase de rigor» por la que atraviesa la provincia, el virus ha infectado a 4.258 personas y ha causado 108 muertes hasta la fecha.

Situación en los departamentos locales

Los 16 departamentos del distrito son contagiosos a varios niveles, con brotes en el Libertador General San Martín, donde ya se han reportado 1.000 casos, y en Susques, que ha sido puesto bajo control. Ambos sitios, junto con Perico y Humahuaca, permanecen con actividades significativas en la «zona roja».

«Libertador es el foco de una intensa actividad, pero existe una gran preocupación en todo el departamento de Ledesma; el aumento de los casos allí es testigo de mucho de lo que está sucediendo en el resto de la provincia», dijo Omar Gutiérrez, Coordinador del Consejo de Europa.

dijo que hay «áreas estables» como San Salvador, pero «hay un riesgo y se está investigando día a día», mientras que San Pedro se está «convirtiendo gradualmente en un área problemática» debido a los recientes casos registrados.

Desde hace una semana, Jujuy está al borde del colapso y más del 90% de sus camas están ocupadas por ventiladores.

En este contexto, Ledesma es uno de los lugares donde la pandemia es más grave, causando la muerte directa o indirecta de personas en sus hogares y en medio de situaciones dolorosas, lo que significa «abandono del pueblo» para parte de los sindicatos y la oposición al gobierno.

La reciente llegada de 24 terapeutas, enviados por el Ministerio de Salud de la Nación, permitirá disponer de más camas críticas, ya que no se disponía de este recurso humano necesario.

«Hay una grave crisis de recursos humanos que no es de la actualidad y que va más allá del fracaso de las políticas del gobierno provincial», dijo a Télam Nicolás Fernández, Secretario General de la Asociación de Profesionales Universitarios de la Administración Pública (Apuap).

El líder responsabilizó directamente a las autoridades locales y criticó la falta de precauciones (como la entrega tardía del equipo de protección personal) que podrían haber evitado las infecciones que también se produjeron en las áreas de salud.

«En algunos pueblos del interior del país, la gente muere en sus casas porque hay un abandono absoluto del Estado, aunque éste debería ser el garante de la salud de la población», dijo.

Reapertura polémica de las actividades

Mientras tanto, dijo que la reapertura de las actividades «es completamente contraria a lo que la mayoría de los epidemiólogos de la provincia recomiendan» y defendió el aislamiento total como «el único medio» para reducir la infección.

«Cada vez tenemos menos camas disponibles en la unidad de cuidados intensivos, pero estamos dando respuestas», dijo Manuela Cabello, directora del hospital de Oscar Orías, Libertador, quien dijo que «este virus es bastante agresivo y tiene un efecto muy inesperado».

«Vemos que las personas llegan con una saturación del 94%, después de 12 horas la saturación baja y después de dos horas ya están en el respirador», dijo.

Jujuy ha utilizado diversas alternativas para la recuperación de los pacientes, como la transfusión de plasma de convalecientes, los cascos respiratorios y la solución nebulizadora de ibuprofeno de sodio.

Por otro lado, la pandemia afectó el normal desarrollo de varias empresas de Jujuy, entre ellas Ledesma, que reportó 320 infecciones entre sus trabajadores (un tercio de casi todo el departamento de Ledesma), ocho muertes y 169 recuperaciones.

«Todo el plan que tenía el gobierno estaba fuera de control», dijo Alejandro Vilca, presidente del bloque de congresos PTS-FIT, sobre el «armamento logístico» que se presentó para contener la pandemia pero «no tuvo el impacto esperado».

En el mismo sentido, la presidenta del bloque Frente de Todos, Alejandra Cejas, dijo que «el equipo de gobierno no está a la altura» y por lo tanto agradeció el apoyo ofrecido por el gobierno nacional con la llegada de más terapeutas a Jujuy.

De la cuasi-liberación a la Fase 1

Jujuy fue la provincia que más avanzó en la reapertura de actividades, con turismo interno y clases de asistencia en algunas escuelas rurales, hasta que volvió a la Fase 1 el 19 de junio, cuando surgieron sospechas de proliferación local.

Esta semana en las «zonas amarillas», el comercio fue posible de nuevo, incluyendo las instalaciones de restauración, casi todo como antes, pero ahora con más de 4.000 casos confirmados.

Conscientes de la creciente proliferación, las autoridades apelaron nuevamente a la responsabilidad social de la prevención. «El nivel de aislamiento está lejos del nivel alcanzado en marzo», dijo Luis César Ventura, miembro del Centro Vecinal El Obrero en Libertador, cuando Télam preguntó sobre el nivel de cumplimiento de las medidas.

Héctor Huerta, residente en San Martín, también en Libertador, insistió en que «hay gente aquí que respeta y otros que no respetan, yo diría que 50 y 50.