Saltar al contenido

Guernica: el fiscal declaró que la tierra será devuelta a sus dueños

Juan Cruz Condomí Alcorta, uno de los tres funcionarios involucrados en el caso del decomiso, explicó que encontraron "balas de metal, facas y hierro clavadas en el barro" y que no encontraron armas de fuego después de los enfrentamientos durante el desalojo.

Guernica: el fiscal declaró que la tierra será devuelta a sus dueños

Guernica: el fiscal declaró que la tierra será devuelta a sus dueños

El fiscal Juan Cruz Condomí Alcorta, uno de los tres fiscales que conocen el caso de la confiscación de los terrenos en Guernica, confirmó que «hay unos 35 presos», durante el desalojo que realizaron esta mañana en los terrenos del partido del presidente Perón en Buenos Aires, que, según dijo, ya habían sido evacuados poco después de las 8 de la mañana.

«Hay unos 35 detenidos», dijo el fiscal, señalando en declaraciones televisivas que «el país ha sido evacuado», aunque la operación sigue en curso, con algunos disturbios entre la policía y algunos residentes cerca del terreno que fue tomado en julio pasado.

Condomí Alcorta interviene en el caso junto con los fiscales Lisandro Damonte y el defensor público Juan Pablo Stasi.

«Las cosas deben volver al estado de derecho», el fiscal dijo más tarde a La Red Radio en declaraciones explicando que «la mitad de la tierra estaba cultivada con animales y la otra mitad era parte de un desarrollo de un vecindario privado.

También dijo que cuando llegaron a la obra, encontraron «balas de metal, fazas y hierro clavadas en el barro» y explicó: «De hecho, una persona fue herida por uno de estos hierros, que son como miguelitos muy grandes. Afortunadamente, no encontramos ninguna arma de fuego.

Condomí Alcorta también señaló que la tierra será entregada a los propietarios que han exigido su devolución a través del sistema judicial y que serán arrestados si alguien intenta ocuparla de nuevo.

La tierra reclamada por sus propietarios -unas 100 hectáreas- fue ocupada el pasado mes de julio por unas 1.200 familias que viven en Guernica y en los barrios de Almirante Brown, Lomas de Zamora, San Vicente, Florencio Varela, Ezeiza y Esteban Echeverría.

La acción de desalojo comenzó a las 6 de la mañana de este jueves, cuando unos 4.000 policías, bajo el mando del Ministro de Seguridad de Buenos Aires, Sergio Berni, llegaron para cumplir con la orden de desalojo emitida por el juez Martín Rizzo, juez de Cañuelas, que había aceptado una solicitud de los propietarios.

La orden judicial tenía como fecha límite el 30 de octubre, que se cumplió ese viernes.

El gobierno provincial, por su parte, inició una serie de negociaciones con los residentes e instaló cinco tiendas interministeriales de los departamentos de Desarrollo Comunitario, Justicia y Derechos Humanos, Seguridad, Gobierno y Mujer, Política de Género y Diversidad Sexual, a fin de llevar a cabo la contención de los que tenían que salir.

Así, unas 600 familias acordaron abandonar el sitio después de firmar un acuerdo con el gobierno. A cambio, recibieron dinero para pagar el alquiler de una futura casa y materiales de construcción para ampliar sus casas existentes.

También crearon seis «centros de transición», dos de los cuales están cerrados y otros cuatro abiertos para alojar a las familias hasta que puedan conseguir un piso después del desalojo. En ese momento, sólo ocho familias solicitaron pasar el día en estos lugares, según fuentes de cronica.com.ar.