Saltar al contenido

Horror en Misiones: fue a llevarle flores a su bebé muerto y descubrió que se lo habían robado de su tumba

El padre pidió una explicación al personal de la administración y se le dijo que el agujero se hizo junto al lugar de descanso de su hijo. Sin embargo, los supervisores del cementerio excavaron la tumba y no encontraron restos dentro.

Horror en Misiones: fue a llevarle flores a su bebé muerto y descubrió que se lo habían robado de su tumba

Horror en Misiones: fue a llevarle flores a su bebé muerto y descubrió que se lo habían robado de su tumba

Se vivió una situación macabra en la capital de la misión, donde un hombre de 54 años informó que el cuerpo de su hijo, que murió en 2003, había desaparecido del cementerio donde estaba enterrado.

El incidente ocurrió en el cementerio La Piedad de la ciudad de Posadas, donde Rogelio Antonio Ríos dijo que cuando llegó a la propiedad donde estaba enterrado su hijo Sergio (bebé que murió en 2003), encontró un pozo que parecía recién cavado y junto a él una colina de tierra roja.

Cuando le pidieron explicaciones a la dirección de este sitio, le dijeron que el agujero se había hecho cerca del lugar de descanso de su hijo. Sin embargo, el personal de la inspección del cementerio – y también el personal de excavación – cavó la tumba adyacente a la fosa, pero no encontró nada en ella.

A raíz de la denuncia en el segundo distrito, el Tribunal de Investigación 2, encabezado por Juan Manuel Monte, intervino y ordenó la recogida de pruebas y testimonios. La Policía Científica evaluó el sitio y los miembros de la División de Crímenes Cibernéticos tomaron equipo de computación de la administración del cementerio para analizarlo.

«Trabajamos con fotografías y planimetría», dijeron fuentes policiales mientras procedían a examinar los elementos recogidos en ambas parcelas.

El personal de la Unidad de Crímenes Cibernéticos también se hizo cargo del equipo de computación y los documentos de la administración del cementerio La Piedad.

Aunque el caso sigue siendo investigado por las autoridades, la sospecha de profanación grave y de desaparición de los restos de los fallecidos se concentra en la zona administrativa.

Lógicamente, el macabro descubrimiento del padre de Sergio no pasó desapercibido para la comunidad. Así, los vecinos de la capital de las misiones se dieron a conocer a través de las redes sociales y algunos incluso dieron a conocer experiencias personales similares a las de la familia Ríos.

Otros testimonios

«Mis hermanos gemelos fueron enterrados allí. Un día fuimos allí y no encontramos nada», dice Lisi López. Y Elizabeth está de acuerdo: «Hicieron lo mismo con mi abuela y nunca nos dijeron nada. Sólo los sacaron.

«Es una lástima, pero si no paga durante cinco años, será llevado fuera para arreglar otra persona fallecida. Hay que ver si estaban al día, dijo Mercedes Salinas. Finalmente, Mabel Cristaldo concluyó: «Venden los cadáveres para poder estudiar o practicar la brujería.