Saltar al contenido

La experiencia de las provincias en el tratamiento de pacientes con coronavirus con ibuprofeno inhalado

Cinco regiones del país utilizan este compuesto para tratar a pacientes portadores del virus Covid-19. Conozca los detalles.

La experiencia de las provincias en el tratamiento de pacientes con coronavirus con ibuprofeno inhalado

La experiencia de las provincias en el tratamiento de pacientes con coronavirus con ibuprofeno inhalado

A medida que avanza el estudio nacional sobre los efectos del plasma en personas recuperadas de coronavirus en el tratamiento de pacientes graves, las provincias de Buenos Aires, Córdoba, La Rioja y Jujuy también están investigando el uso de ibuprofeno inhalado, que da «excelentes resultados», dijeron a Télam especialistas de estas jurisdicciones.

A pesar de que las autoridades del Ministerio de Salud de Córdoba fueron cautelosas y no proporcionaron datos cuantitativos sobre el uso del tratamiento con ibuprofeno, el director del Instituto de Investigación y Planificación Sanitaria del gobierno provincial, Rodolfo Rodríguez, declaró que el tratamiento «da excelentes resultados».

Resultados positivos en Córdoba

» Córdoba ha logrado, gracias a Ceprocor y a sus científicos, transformar el ibuprofeno en una sustancia nebulizable y muestra excelentes resultados cuando se usa a tiempo», añadió el doctor.

Desde un laboratorio privado local que pidió no dar su nombre, aseguraron a la agencia de noticias Télam que el tratamiento se lleva a cabo de forma privada con resultados «excepcionales» y que la gran mayoría de los pacientes se recuperan después de recibir la droga.

También dijeron que más de 35 de las 40 personas tratadas con la técnica se habían recuperado y que el número de días de hospitalización se había reducido a 8 a 10 días, de lo contrario a 15 a 17 días.

En La Rioja, Carlos Laino, director del Centro de Investigación de Medicina Traslacional, confirmó que la provincia ha comenzado a dar tratamiento con ibuprofeno inhalado a los pacientes con coronavirus.

Laino dijo que «los primeros pasos comenzaron con un proyecto de investigación sobre el uso de ibuprofeno inhalado en la fibrosis quística. Esta nueva formulación farmacéutica se inició hace 7 años».

«En algún momento de la pandemia, los investigadores de Córdoba pensaron que esta formulación farmacéutica de ibuprofeno modificado, basada en la patología generada por el Covid-19 a nivel pulmonar, podría ser útil, aunque al principio de la pandemia se dijo que no se recomendaba el uso de ibuprofeno», explicó.

entonces dijo que «apostaron que podría ser útil, y así comenzó a ser utilizado en Córdoba con muy buenos resultados. A medida que se extendió, se incorporaron algunos lugares de Buenos Aires, la capital y la provincia, luego Jujuy y ahora nosotros».

«Este ibuprofeno no es el que se vende en la farmacia, es una formulación que no está a la venta porque está en fase de ensayo clínico, por lo que hago hincapié en que la gente no puede pensar que si le sobra algo de ibuprofeno a un familiar, puede nebulizar a un paciente en su casa porque es una formulación nueva», añadió el director.

Refiriéndose al Centro de Investigación de Medicina Traslacional que dirige, Laino dijo: «Se estableció mucho antes de la pandemia, así que ahora, en este importante momento de la pandemia, podemos comunicarnos con otros colegas de investigación y hacer los mismos estudios que otros grupos de investigación están haciendo».

«Hoy en día La Rioja puede utilizar tratamientos con plasma e ibuprofeno, y ya son una realidad porque ha habido una decisión política del Gobernador (Ricardo Quintela) y del Ministro de Sanidad (Juan Carlos Vergara)», dijo.

Carlos Laino repitió que «el tratamiento con plasma o ibuprofeno está destinado a un paciente específico. El ibuprofeno no es adecuado para los pacientes que acaban de empezar con síntomas que no tienen problemas respiratorios, es decir, la fase 1. Cuando pasamos a la fase 2, cuando empezamos a tener síntomas o dificultades respiratorias, se utiliza allí.

«Y la evidencia nos ha demostrado que estos mismos pacientes son los que se consideraron más eficaces en el uso del ibuprofeno», dijo. En conclusión, Laino dijo que «los investigadores se están centrando ahora en los pacientes más complicados, es decir, los que ya están conectados a un ventilador. También estamos viendo, como dije, si hay un beneficio en este paciente en particular.

Ibuprofeno, un éxito en Jujuy

Finalmente, en Jujuy, desde principios de agosto, el tratamiento con ibuprofeno inhalado se ha utilizado en el hospital «Oscar Orías» de la ciudad de Libertador General San Martín, que fue el primero en realizar el procedimiento, y los pacientes han mostrado una «rápida» recuperación, por lo que se ha avanzado en la extensión de su uso a otros hospitales, como informó oportunamente el comité provincial.

Según el Ministerio de Salud, el tratamiento a base de ibuprofeno se ha aplicado hasta ahora en otros cinco hospitales, entre ellos Humahuaca, Palpalá y San Pedro, y en los hospitales de San Roque y Pablo Soria en la capital de la provincia, aunque no se especifica el número de pacientes tratados hasta la fecha ni su evolución.

Otras provincias aún no han experimentado con este tratamiento y dependen de las terapias tradicionales. Este es el caso de Río Negro, donde la situación ha empeorado en las últimas semanas, y el coordinador de la evaluación de la biotecnología, Fernando Tortosa, explicó que «no hay medicamentos antivirales que hayan demostrado su eficacia; se utilizan dosis bajas de dexametasona para los pacientes con neumonía y demanda de oxígeno, y el plasma convaleciente puede utilizarse para los pacientes con neumonía grave». Actualmente se está utilizando en un ensayo clínico en Bariloche y como uso compasivo en estas indicaciones».

También en Santa Cruz, los pacientes con coronavirus son tratados «en una etapa temprana con los antivirales tradicionales» y «con todo el apoyo de la terapia de cuidados intensivos», informaron fuentes de salud Télam, mientras que el banco de sangre comenzó a tomar muestras de plasma de los pacientes convalecientes para aplicar el tratamiento experimental.