Saltar al contenido

La Facultad de Medicina Veterinaria de la UBA entrena a los perros para detectar el coronavirus por el olfato

En Argentina, el programa está en la etapa de diseño y planificación. Las pruebas ya realizadas en Francia han mostrado un resultado muy eficaz. Actualmente, los perros descubren episodios de hipoglucemia, cáncer de pulmón, de mama, de próstata y de colon, melanoma o tuberculosis. Todos los detalles.

La Facultad de Medicina Veterinaria de la UBA entrena a los perros para detectar el coronavirus por el olfato

La Facultad de Medicina Veterinaria de la UBA entrena a los perros para detectar el coronavirus por el olfato

La Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Buenos Aires (FCV- UBA) está trabajando en el entrenamiento de perros «para detectar el patógeno del virus coronavirus», un método que proporciona «una prueba rentable» para asignar más eficientemente las pruebas de laboratorio «a aquellos que han dado positivo en perros», informó este miércoles la Facultad de Medicina Veterinaria. La capacidad olfativa de los perros les permite ser entrenados para detectar sustancias tales como narcóticos, explosivos, divisas o piensos, así como para buscar seres humanos vivos en desastres naturales y estructuras colapsadas, restos humanos o para la identificación forense o criminal. En cuanto al entrenamiento para la detección de los virus corona, los expertos de la facultad explicaron que «los cambios que se producen en los compuestos orgánicos volátiles que el cuerpo humano libera durante la enfermedad se aíslan de las muestras de sangre, piel, sudor y orina que se utilizarán en el entrenamiento de los perros rastreadores».

En la actualidad, los perros son capaces de detectar episodios de hipoglucemia, cáncer de pulmón, de mama, de próstata y de colon, melanoma o tuberculosis. «En estos casos, los tejidos malignos o los trastornos metabólicos liberan sustancias que a menudo se pueden reconocer por el olor del perro», explicaron en una carta a esta agencia. Las razas más utilizadas para este entrenamiento son el Pastor Malinois Belga, el Labrador Retriever, el Pastor Alemán, el Sprigel spagniel y el Border Collie. Paula Carancci, Secretaria de Extensión de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UBA, explicó que la Facultad de Medicina Veterinaria de Alfort (Francia) ha iniciado un estudio en el marco del programa Nosaïs, que está mostrando resultados alentadores. «Nuestro objetivo es unirnos al proyecto, adaptarlo a las necesidades locales y añadir conocimientos científicos sobre la capacidad de los perros para detectar a las personas afectadas por el Covid-19».

En Argentina, el programa se encuentra en la fase de concepción y planificación, muy cerca del inicio de la práctica con perros, y está coordinado por la Secretaría de Extensión y el Jefe del Departamento de Bienestar Animal de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UBA. Carancci añadió que «el entrenamiento será llevado a cabo por profesionales de la escuela de formación, que depende de la Secretaría de Extensión de la Facultad», y que «utilizarán animales ya entrenados, preferentemente para la detección de explosivos, ya que estos perros han sido entrenados para señalar un olor compatible con esta tarea». El entrenamiento «se realiza a través de un proceso de aprendizaje asociativo mediante el cual detectan un olor que les da acceso a su juguete o comida favorita», explicó como recompensa. Una vez que el perro ha encontrado el lugar con la muestra positiva, lo indica con un cierto comportamiento (sentándose y mirando el dispositivo), recibe la recompensa por la marcación y luego tiene que distinguir entre las muestras de pacientes positivas y negativas marcando las primeras e ignorando las segundas.

Carancci añadió que «los perros y las personas involucradas en el entrenamiento no están expuestos a ningún riesgo, ya que las muestras son tomadas por el personal sanitario». «Aunque las muestras proceden de pacientes que pueden estar sufriendo la enfermedad, son muestras de sudor en las que no se encuentra el agente viral, tomadas en gasas estériles y almacenadas en recipientes herméticos», explicó. El experto estimó que el período de capacitación era de seis a ocho semanas, y «luego pasaremos a las fases de validación y aplicación de estas técnicas». «Las pruebas realizadas en Francia dieron un resultado muy eficaz en la identificación de las muestras. Las estadísticas muestran una eficacia de entre el 86 y el 100%, dependiendo de la muestra del perro», concluyó.