Saltar al contenido

La justicia devolvió las tierras desalojadas de Guernica a sus dueños 

Uno de los fiscales a cargo del caso entregó a los propietarios el terreno que había sido ocupado desde el 20 de julio. También determinó que en los próximos días investigarán a los detenidos que fueron liberados.

La justicia devolvió las tierras desalojadas de Guernica a sus dueños 

La justicia devolvió las tierras desalojadas de Guernica a sus dueños 

El Ministerio de Justicia de Buenos Aires ha devuelto a sus dueños las tierras de la ciudad de Guernica que estaban en el partido del Presidente Perón. Estas tierras fueron desocupadas después de cien días de ocupación, y en los próximos días investigarán a las personas que fueron arrestadas y liberadas el jueves por la noche, dijo una fuente del departamento de justicia. El vocero explicó que esta tarde el fiscal de La Plata, Juan Cruz Condomí Alcorta, entregó los terrenos a los propietarios, por orden de Martín Rizzo, el juez de Garantías, con sede en Cañuelas, quien también ordenó el desalojo de los terrenos. «Los propietarios se han ido muy contentos y ahora van a cablear la propiedad en colaboración con el Ayuntamiento, porque cuando se hicieron cargo de ella destruyeron a todos», dijo la fuente. «Tan pronto como los paquetes sean despejados, deberán ser devueltos a los solicitantes, María Jacinta Romero, Vilma Alicia Enríquez, Andrés Ríos y Gervasio Pérez Pesado, en representación de la empresa Bellaco S.A.», según la decisión del juez Rizzo.

La tierra reclamada por sus propietarios, unas 100 hectáreas, fue ocupada el pasado mes de julio por unas 1.200 familias que viven en Guernica y otras en los barrios de Almirante Brown, Lomas de Zamora, San Vicente, Florencio Varela, Ezeiza y Esteban Echeverría. El portavoz también dijo que Condomí Alcorta comenzará a grabar los testimonios de las 36 personas detenidas durante el desalojo y liberadas anoche por orden del mismo fiscal que lleva el caso. El fiscal tomó esta decisión sobre la base del artículo 161 del Código de Procedimiento Penal, que le permite «ordenar la puesta en libertad de las personas detenidas mientras el juez no haya ordenado su prisión preventiva, si considera que, en las circunstancias del caso, no presentará una solicitud de prisión preventiva».

Las 36 personas fueron arrestadas este jueves después de que la policía de Buenos Aires despejara el terreno ocupado por las familias que no habían aceptado el acuerdo con el gobierno provincial de abandonar el lugar pacíficamente, siguiendo una orden judicial. Este viernes, el presidente Alberto Fernández dijo que tanto el desalojo de las tierras de Guernica como el de la familia Etchevehere «se resolvieron respetando el juego de instituciones impuesto por la República», al tiempo que aseguró que «nadie está promoviendo el acaparamiento de tierras» por parte del gobierno nacional, subrayando que «en Argentina nunca se ha hablado de propiedad privada». «Lo que sucedió en Guernica fue el resultado de la operación policial ordenada por el poder judicial», dijo el presidente al principio de una publicación que hizo en Twitter y más tarde en declaraciones a Radio 10. Añadió: «El poder judicial ya había tomado la decisión de sacar a la gente de allí, pero se pospuso una y otra vez hasta que finalmente dieron la orden, y se siguió de manera apropiada porque no hubo heridos ni muertos.

«Se resolvió con la intervención del poder judicial y del gobierno provincial en una situación muy compleja», dijo, añadiendo que «fue una decisión judicial que fue ejecutada por la policía, mientras que la provincia hizo un trabajo enorme y silencioso para determinar qué familias realmente necesitaban una vivienda y fueron reasentadas». La ministra de Gobierno de Buenos Aires, Teresa García, también dijo que «a nadie le gusta ver a gente modesta desplazada de ningún lugar, especialmente a aquellos de nosotros que tenemos responsabilidades públicas y somos peronistas», pero subrayó que la operación de desalojo de la propiedad de Guernica «no fue una decisión del ejecutivo, sino del poder judicial». En declaraciones a Radio Provincia, el funcionario dijo que la administración de Buenos Aires había trabajado durante más de 100 días para «resolver la situación de las personas que no tenían un lugar donde vivir» y para hacer frente a «situaciones de emergencia», de las que «800 familias se fueron voluntariamente».

«Había un remanente de personas que no estaban de acuerdo Hasta el último momento, el Ministro de Desarrollo, Andrés Larroque, esperó hasta que se firmara un acuerdo, pero no se presentaron y el Ministerio de Justicia ordenó el desalojo», dijo.