Saltar al contenido

¿La presencia de Jazmín, el perro de Susana Giménez, habita la mansión de la diva?

FENOMENOS PARANOMALES CRÓNICOS El renombrado perro, de la raza Yorkshire, murió en 2006. Conozca los detalles.

¿La presencia de Jazmín, el perro de Susana Giménez, habita la mansión de la diva?

¿La presencia de Jazmín, el perro de Susana Giménez, habita la mansión de la diva?

@Rfilighera

May 2020

El día había aparecido nublado. Tenía dificultades para despertarse y llevaba varios días con indigestión, que se había agravado en las últimas horas. Le pidió a su asistente que le trajera el desayuno a la cama. También tenía dolores de cabeza, probablemente el resultado de una noche en la que no había podido descansar bien. Dejó su cama y caminó por el amplio pasillo del primer piso hasta la planta baja. En el comedor, el gran ventanal pintó una postal de un día en el que se reflejaron las primeras gotas de lluvia. Los noticieros continuaron mostrando nuevas infecciones de esta fase de la cuarentena. Mientras tanto, Rita, la perra que había regresado a la Mansión Barrio Parque unos minutos antes después de haber sido reeducada por personal cualificado, había estado caminando por el jardín con objetivos completamente higiénicos. Ahora estaba de vuelta en la mansión; su personalidad es hiperactiva y en este sentido muestra una vocación de hacer daño, con el epicentro fundamental en la propia habitación de Susana. Mientras tanto, vuelve a su habitación, desayuna y se queda en la cama. Por extraño que parezca, está obsesionada por un sentimiento de miedo.

Tres noches después

La cuarentena se presentó a la diva como la extensión de una incertidumbre sin fin. El viaje al Uruguay ya ha tenido efectos legales, a todos los niveles. Mientras tanto, este día no traería ningún cambio en su universo diario. Pero la tensión no disminuyó. La cena fue frugal. Y después de la cena, una película de Netflix acompañó la inducción de un sueño, que luego fue interrumpido por un incidente inimaginable.

Dos horas más tarde

Varios ladridos y el fuerte golpe de un objeto arrojado al suelo los despertó de un sobresalto. Los oídos de Rita están pinchados, señalando la alarma de una situación perturbadora. Se levanta y camina hacia el corredor: ahora, extrañamente, reina el silencio. Da unos pasos y se acerca a una habitación, una habitación determinada, una habitación que ha sido elegida en el lugar y determinada sin dudarlo. Exactamente, esta habitación fue destinada hace muchos años a uno de sus más adorables miembros de la familia: la inolvidable Jazmín. Entra a un ritmo moderado pero firme y enciende la luz. No todo parece alarmante a primera vista, pero no todo es lo que parece. El frío se hace sentir. Inesperadamente, nota un detalle especial: La colcha había sido empujada a los pies de la cama. A todo esto Rita, extrañamente a su comportamiento hiperquinético, se quedó petrificada. Ella endereza la cama otra vez. Todo está en su lugar.

La mañana siguiente

El ritual habitual. Despierta y quédate en la cama un rato. Reanudar la lectura de un libro que se dejó hace una semana. Desayuna en el comedor. El clima es húmedo y esto se refleja en los huesos de cada mortal. Se viste, ropa ligera y cómoda para esta mañana. Toma una carpeta con notas sobre los procedimientos y formalidades. Sale de la habitación y va a la planta baja. Sin embargo, algo la trae de vuelta; vuelve a subir las escaleras y se vuelve hacia el pasillo; sus pasos son seguros pero lentos; ha cruzado tres habitaciones, incluida la suya, y camina hacia la habitación en cuestión, la que visitó la noche anterior. Llega y vacila, tomándose unos segundos… y abre la puerta en silencio… Esta postal mostraba una cama con otro detalle inesperado: la colcha, que se movía de nuevo.

En la noche anterior al viaje

Todo lo que tiene que ver con la preparación de las maletas y la documentación siempre crea un estrés especial en el período previo al viaje. Para ellos todo esto no fue excepcional. Por la tarde habrá otra vez una película, que sirve de preludio a un sueño, que esta vez no se puede posponer. Después de la medianoche, sin embargo, algo comienza a manifestarse, y toma mayores proporciones de minuto en minuto. La intensidad aumenta: se levanta y sale de su habitación; sus pasos están acompañados por esos ladridos que se proyectan y resuenan en toda la inmensidad de la casa solariega. Entra en la habitación y apenas se atreve a coger el pomo de la puerta… el tiempo parece detenerse. Se anima y abre cuidadosamente la puerta… La colcha se volvió a doblar, se subieron las persianas… la habitación se inundó con un crepúsculo que la había sumido en una gran inquietud… A corta distancia, simplemente, esta imagen, esta presencia, tan cerca de su mejor afecto y sentimientos durante muchos años.

Contactos desde el más allá: Documentos y testimonios

En su producción literaria, Valeria Schapira ha publicado el libro «Auf Wiedersehen, wie wir den Abschied unserer besten Freunde begegnen», un estudio riguroso y sensible de cómo las personas deben despedirse y acompañar a los animales. Exactamente, uno de los capítulos de esta obra contiene una serie de episodios que tuvieron lugar en Argentina y que trataban puntualmente de personas que tuvieron contacto con sus animales después de su muerte.

  • Noris Pisani: «Viví con Tomy hace once años, hace cuatro años lo perdí. Vivimos juntos en el extranjero y regresamos juntos a Argentina. Era una familia para nosotros. Hablar de él significa llorar por él cada vez. Durante mucho tiempo quise soñar con él, pero no pude hacerlo… ¡Hasta que un día lo hice! Aunque todavía dudo que fuera un sueño o que realmente viniera a visitarme… Su olor a agua fresca era inconfundible, y lo sentí esa noche. Hoy en día, cada vez que un colibrí entra en mi jardín, sé que es él. Estas confesiones son para los que saben.
  • Aldana Farias: » Danca se retiró hace tres años Tenía 14 años. La más hermosa batata gorda de este planeta. Hace cuatro meses vino Apolo, un caniche que hizo mi vida feliz, y lo primero que hizo cuando llegó al patio de mi casa fue acostarse cinco minutos en el mismo lugar donde enterramos al hombre negro. Pura magia».
  • Mabel Carbonara: «Los animales que amé siempre aparecen en mis sueños. Pampa, una mestiza siberiana rescatada, a la que amé inmensamente, aunque sólo era su madrina, cuya pierna sostuve durante la quimio, a la que buscamos con su salvador cuando se perdió en terribles circunstancias, dejó un agujero en mi corazón cuando murió. En los meses posteriores a su muerte, cuando un siberiano me pasó por la calle, tuve que cambiar de camino porque estaba llorando, fue un dolor que no pude superar. Un día, cuando estoy en Santa Fe y Billinghurst, siento algo extraño, me doy la vuelta y veo un hermoso cachorro siberiano que viene hacia mí, salta, me abraza y empieza a besarme. Entonces la dueña me dijo: «Es muy extraño, ella nunca hace esto con nadie». Empecé a llorar y comprendí que tal vez era la forma en que Pampita quería que supiera que ella siempre estaría en mi corazón, como cualquier animal que amamos, desde cualquier nivel».
  • Mayela Bustamante: «A finales de 2015 tuve que pasar por un estado mental que me sumió en una profunda tristeza. Una noche, sin intención de resolver ninguno de mis problemas personales, me fui a la cama, lloré y caí en un profundo sueño. Mi Lennon vino a mí en mis sueños… Tengo un nudo en la garganta sólo porque lo recuerdo. Estaba sentada en el suelo y hacía frío, de repente vino a mí, no sé de dónde vino. Era hermoso, como en sus mejores días, puso su boca en mi regazo y se durmió. Me dio paz, mucha paz. Lennon murió envenenado y lo lloré durante un mes hasta que pude superar el hecho de que no estaba conmigo físicamente. Eso fue hace algunos años, y recuerdo muy bien cómo me dio la primera vez poco después de su muerte

    En cuanto a la posibilidad de la presencia energética de un perro muerto en la casa que habitaba, el Dr. Juan Romero: «Si tienes un afecto especial por un animal, éste permanece en ti a través de la memoria y los sentimientos y más allá de cualquier consideración esotérica que no comparto, reparemos que somos la transformación de la energía en masa; esto es punto por punto la teoría de la relatividad de Einstein; en definitiva, todos mis gatos, todos mis perros son los que me hicieron humano, todos mis afectos, todos mis amigos, excepto mis padres que me construyeron genéticamente, ambiental, también nos han construido estas situaciones expresadas. Un perro, en resumen, que ha vivido con un humano durante 15 años, también nos ha construido y nos ha dado identidad».