Saltar al contenido

La provincia tuvo un total de 5.141 infecciones y alcanzó los 258.793 casos de coronavirus

El Ministerio de Salud de Buenos Aires anunció que el número de muertes ascendió a 5.188. Un protocolo para la prevención y control de la pandemia en adultos mayores fue aprobado este martes.

La provincia tuvo un total de 5.141 infecciones y alcanzó los 258.793 casos de coronavirus

La provincia tuvo un total de 5.141 infecciones y alcanzó los 258.793 casos de coronavirus

Los casos positivos de coronavirus en la provincia de Buenos Aires totalizaron 258.793, luego de que se confirmaran 5.141 nuevas infecciones en las últimas 24 horas, anunció hoy el Ministerio de Salud de la provincia. En el territorio de Buenos Aires, 5.188 personas han muerto desde la llegada de la pandemia en marzo pasado. Según el Ministerio de Salud, se han registrado 1.475 casos por cada 100.000 habitantes, mientras que 194.359 personas ya se han recuperado y han sido liberadas. Del total de personas infectadas, el 51,1% son hombres, el 48,6% mujeres, y hay un 0,4% «sin datos».

Del total de casos, el 67,9% son infecciones comunitarias, mientras que el 12,8% se deben a un contacto cercano con casos confirmados; el 12,8% están siendo investigados; el 5,4% involucran a trabajadores de la salud y el 0,2% son casos importados, según el informe oficial. El porcentaje de camas ocupadas en la Unidad de Cuidados Intensivos para Adultos (AMBA) del Gran Buenos Aires es del 68,8%.

Protocolo para la prevención del coronavirus en adultos mayores de 60 años aprobado

El gobierno de Buenos Aires aprobó este martes un protocolo para la prevención y el control del coronavirus en adultos mayores, que incluye recomendaciones sobre cómo tratar a este grupo de población y anima a los médicos a utilizar recetas electrónicas, así como estrategias para asegurar la vacunación según el calendario nacional. La resolución 1459, publicada hoy en la Boletín Oficial del Distrito, establece que los ancianos «se encuentran entre la población con mayor riesgo de sufrir formas graves, complicaciones y muertes por Covid-19» y, por lo tanto, propone que «se limiten al máximo las interacciones con los demás» y que «se tomen precauciones para evitar la infección al interactuar con los demás». El protocolo sugiere una evaluación médica cuando se sospecha una infección por coronavirus y hace hincapié en que «cuantas más personas interactúen con usted, más cerca estará y más tiempo durará la interacción, mayor será el riesgo de infección y propagación de la enfermedad».

Entre otras cosas, propone una distancia mínima de 2 metros entre las personas; la limitación de la tasa de ocupación de las salas a 1 persona por cada 2,25 metros cuadrados; la eliminación de la participación en eventos y/o reuniones y el uso de medios electrónicos para la gestión personal. Además, se debe introducir el teletrabajo siempre que sea posible; no se deben utilizar los transportes públicos y se deben evitar los turnos en las horas punta; no se deben compartir las pertenencias personales o los utensilios, incluido el mate; se deben posponer las actividades cuando no sean necesarias o esenciales; se debe permanecer en el hogar y evitar el contacto físico con otras personas. En particular, la necesidad de evitar el contacto con personas que presenten síntomas respiratorios o que hayan regresado de zonas afectadas por el Covid-19 en los últimos 14 días; de no participar en actividades sociales, lugares con mucho tráfico y multitudes de personas; de lavarse las manos con frecuencia, ventilar las habitaciones y limpiar los ambientes, superficies y objetos de uso general.

En el protocolo se recomienda que los médicos utilicen recetas electrónicas para los adultos mayores y los proveedores de atención de la salud, proporcionen horarios o turnos protegidos y establezcan estrategias para garantizar la vacunación según el calendario nacional, principalmente contra la gripe y el neumococo, de las personas mayores de 65 años y sus cuidadores. Además, se formulan varias recomendaciones para las residencias de ancianos, que abarcan las instalaciones, el ciclo de admisión, el personal y las tareas, la comunicación, la lucha contra las infecciones, el comportamiento de detección de casos y el manejo de los contactos cercanos.