Saltar al contenido

La reforma judicial recibe la opinión del Senado

La iniciativa contó con el apoyo de los legisladores del Frente de Todos, mientras que el interbloqueo de Juntos por el Cambio y sus aliados se opuso a ella, lo que generó varios cruces con el gobierno.

La reforma judicial recibe la opinión del Senado

La reforma judicial recibe la opinión del Senado

El proyecto de ley de reforma judicial presentado por el ejecutivo para cambiar la organización y competencia de la justicia federal recibió la opinión de una sesión plenaria de las Comisiones de Asuntos Constitucionales y de Justicia y Asuntos Penales del Senado este miércoles y está listo para ser discutido en la próxima sesión. La iniciativa contó con el apoyo de los legisladores del Frente de Todos, mientras que el Interbloqueo de los Juntos por el Cambio y sus aliados estaban en contra, lo que creó varios cruces con el oficialismo. El proyecto crea el sistema de justicia penal federal mediante la fusión de los sistemas de justicia penal, penal y económico. Prevé, entre otras cosas, la unificación de las salas de apelación y la creación de tribunales orales; estipula que los concursos del concejo municipal para llenar los nuevos tribunales deben realizarse por oposición oral y pública; y transfiere a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires todos los delitos no federales cometidos en su territorio.

Sin embargo, la Presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales, María de los Ángeles Sacnun, anunció algunos cambios con respecto a la iniciativa original, como la concesión de una mayor transparencia en el sorteo de los casos que se van a filmar, la inclusión de audiencias públicas en la selección de los jueces y la no unificación de los tribunales civiles y comerciales con los tribunales administrativos. Sin embargo, no se aceptaron algunas demandas de los senadores del gobierno, como la de Adolfo Rodríguez Saá, quien pidió que se incluyera el requisito de que los jueces tuvieran «un cierto período de tiempo para pronunciar sus sentencias» y «que se transfiriera la jurisdicción de la cámara federal a los tribunales orales federales». Sin embargo, Sacnun recordó que el proyecto, que será llevado al lugar de construcción la próxima semana, todavía podría ser modificado en el momento del debate. Por otra parte, la senadora reconoció que no cree «que sólo esta ley» pueda resolver «las grandes dificultades que atraviesa la justicia federal, pero es un paso muy importante», y destacó el artículo 70 del proyecto, que «busca evitar que la justicia sea presionada por los poderes fácticos de la Argentina».

El tema también fue mencionado por el Presidente de la Comisión de Justicia, el funcionario de Neuquén Oscar Parrilli, quien dijo: «Lo hemos visto suceder», refiriéndose al gobierno de Mauricio Macri. Parrilli también dijo que el Senado demostró que «no es una notaría» y que incluso «presentó propuestas de la oposición, aunque no quieran firmar la sentencia». El presidente del partido gobernante, José Mayans, acusó a Juntos por el Cambio de utilizar la «especulación política» para evitar acompañar el proyecto de ley y dijo que «no ha perdido la esperanza de que la oposición cambie de posición». «Apoyarían el proyecto de ley si lo leyeran», dijo Mayans después de que Juntos por el Cambio Tucumán le pidiera a la senadora Silvia Elías de Pérez que le diera la nueva redacción.

Anabel Fernández Sagasti de Mendoza llamó a la oposición a «elevar un poco el nivel de la discusión» y acusó a sus senadores de «trabajar por ignorancia o malicia o ambas cosas». Luis Naidenoff, jefe del interbloqueo de «Juntos por el cambio», por su parte, repitió que «aquí se está reformando la justicia en aras de la política», que «lo que están revelando los argentinos es una crisis sanitaria y económica asfixiante», y aludió a la movilización del pasado lunes, interpretándola como «aislamiento de la sociedad, fatiga social, dolor económico y esto del paso de la cuarentena a la cuarentena». Naidenoff pidió «detener la pelota con este proyecto» y sugirió que el gobierno debería «escuchar las demandas de la sociedad para el buen gobierno», y luego señaló que «la gran reforma del sistema de justicia penal será firmada sólo por el gobierno». Finalmente, Esteban Bullrich de Buenos Aires advirtió que «el Senado está más preocupado por los problemas de algunos jefes de gobierno que por los del pueblo».

«La oposición no es contra Argentina. Hacemos contribuciones duraderas a proyectos que sirven al pueblo. Si son proyectos que sirven al liderazgo, como la moratoria que resolvió los problemas de (el empresario) Cristóbal López, o éste, no lo acompañaremos», dijo.

Esta fue la sesión plenaria de los Comités del Senado de Asuntos Constitucionales y de Justicia y Asuntos Penales