Saltar al contenido

Las mesas vuelven a las aceras de los bares y restaurantes de la Capital

Hay unos 1.800 establecimientos gastronómicos autorizados. El gobierno de Buenos Aires intervendrá en las calles para facilitar el respeto de la distancia.

Las mesas vuelven a las aceras de los bares y restaurantes de la Capital

Las mesas vuelven a las aceras de los bares y restaurantes de la Capital

El plan de implementación integral de la ciudad tiene un nuevo capítulo este lunes. Unos 1.800 establecimientos de restauración podrán poner sus mesas según un protocolo estricto. Además, el gobierno intervendrá y cortará las calles, «para facilitar el mantenimiento de las distancias», dijeron. Las obras privadas también pueden volver.

El sábado por la noche, Alberto Fernández de C5N confirmó que el plan original de Horario Rodríguez Larreta era una devolución masiva de locales. «Le dije que autorizara a los que ya trabajaban con las mesas de afuera», dijo el presidente, una posición que finalmente fue implementada. En diálogo con Crónica de Uspallata, condenaron que «alrededor de 1.800 de un total de 10.000 empresas tienen derecho a regresar».

«Son los que trabajaban así antes de la pandemia», añadieron. Según el protocolo difundido por el ejecutivo de Buenos Aires, no se presta ningún servicio en las salas internas y se dificulta el acceso a las áreas de juego. En las aceras, la «distancia entre las personas es de al menos 1,5 metros». Para minimizar la coexistencia simultánea en el mismo espacio físico». Además, «el uso de protectores bucales permanentes tanto para el personal como para las personas que se encuentran fuera del establecimiento».

«En caso de que las instalaciones no tengan acceso directo desde el exterior al patio o a la terraza, se debe demarcar un corredor (no objetivo) que tenga en cuenta ambos sentidos del tráfico. Debe evitarse que las personas permanezcan en la ruta de tráfico», dice el reglamento.

Cada mesa debe tener su propio radio libre de 1,7 metros cuadrados en relación con las demás. El perímetro de cada mesa, medido desde sus límites, debe estar a 1,5 metros de la otra mesa. Las mesas deben ser diseñadas para un máximo de cuatro personas. Además, se debe proporcionar un área de desinfección con gel de alcohol o desinfectante en cada una de las habitaciones. Las mesas deben ser desinfectadas después de que cada comensal se haya retirado y antes de que se tome un nuevo lugar.

La ciudad recomendó «el uso de medios electrónicos de pago; si el pago se realiza con tarjetas de crédito o débito, tanto las tarjetas como la red postal utilizada deben ser desinfectadas con una solución de agua y alcohol». Se debe proporcionar a los trabajadores un sustituto del equipo de protección personal (EPP) y un kit de desinfección húmeda (que consiste en una limpieza con agua y detergente seguida de una desinfección con una solución comercial de blanqueo con agua (10 ml de blanqueo por 1 litro de agua).

Los empleados no deben usar el transporte público. Por otro lado, las obras privadas pueden volver a funcionar a partir de este lunes. Específicamente, el permiso llegará a aquellos que hayan completado más de 5.000 metros cuadrados y/o menos de 90 días después de la publicación del protocolo.

De lunes a viernes, las actividades sólo pueden realizarse de 10 a 19 horas y los sábados de 10 a 14 horas, dependiendo de la ciudad. La boquilla y la distancia física son algunos de los requisitos.