Saltar al contenido

Lenguaje inclusivo: la RAE analiza la incorporación del pronombre «elle» en el diccionario

Lo definió como "un recurso creado y promovido en ciertas áreas para referirse a aquellos que pueden no sentirse identificados con ninguno de los dos géneros tradicionalmente existentes".

Lenguaje inclusivo: la RAE analiza la incorporación del pronombre

Lenguaje inclusivo: la RAE analiza la incorporación del pronombre "elle" en el diccionario

La Real Academia Española anunció, a través de su «Observatorio de la Palabra», que está analizando la inclusión del pronombre «elle» en su diccionario, que define como «un recurso creado y promovido en ciertas áreas para referirse a quienes no se sienten identificados con ninguno de los dos géneros tradicionalmente existentes».

Este observatorio fue presentado por la institución cuando rediseñó su sitio web y se define como un espacio que proporciona «información sobre palabras (o significados de palabras) y expresiones que actualmente no aparecen en el diccionario pero que han suscitado dudas»: neologismos recientes, palabras extranjeras, términos técnicos, regionalismos, etc.».

Declaran que esta información es «preliminar» ya que «no está todavía cubierta en los trabajos académicos, por lo que puede ser modificada en el futuro» y aclaran que «la presencia de un término en este observatorio no significa que la RAE acepte su uso».

Norma Loto, profesora, periodista e integrante del Círculo de Lingüistas Feministas, asegura que «no hay mucho que celebrar» y explica que «es el Observatorio el que analiza las costumbres y los usos, esto no significa que haya que entrar en el diccionario, sino que hay que pensar en por qué es importante entrar en un diccionario que corresponda a los intereses de la Real Academia Española».

Loto considera «cómo introducir esta designación, con qué calificación y con qué etiqueta» y subraya: «Necesitamos un lenguaje no sexista y no binario, no necesitamos la legitimidad de la RAE ni un diccionario».

En este contexto, recordó que «femicidio» comenzó a utilizarse «con un marco teórico estrecho, pero era una palabra que existía desde hacía décadas, y no esperábamos que ningún observatorio la incluyera, la usábamos sin un diccionario».

«Necesitamos un lenguaje no sexista y no binario, no necesitamos la legitimidad de la RAE ni un diccionario».

«El lenguaje inclusivo, no sexista y no binario crece y se desarrolla ‘in situ’. Esto significa que depende de la sociedad respectiva y de sus desarrollos sociopolíticos. Los cambios vienen de abajo hacia arriba», dice el profesor universitario que estudia el lenguaje inclusivo, y deja claro que «el diccionario tiene dos funciones»: Da legitimidad a las palabras que usamos y hace leyes porque nos dice si esto es correcto o no, entonces tenemos que ver a qué precio, con qué etiqueta, estamos esperando que la RAE acepte la palabra «elles».

también señala que «el lenguaje apoya la percepción de la realidad». Nota: Esto no significa que el lenguaje determine nuestra percepción del mundo, sino que ayuda a cambiar nuestra percepción del mundo», y cita como ejemplo la inclusión del pronombre hem en Suecia en el ya establecido hon (she) han (she), donde se hizo oficial en 2015 tras años de lucha.

«El idioma español tiene fronteras muy porosas, y no espero que la RAE acepte nada. El lenguaje vive y respira nueva vida cada día», advierte Loto.

Entre las palabras estudiadas por el Observatorio de la Real Academia Española se encuentran: transfobia, ciberataque, porfa, bot, bot, mudo, logear, videollamada o encuarentenar.