Saltar al contenido

Los bares y restaurantes con servicio al aire libre en la ciudad comenzaron a funcionar

Coronavirus en Argentina El Jefe de Gabinete de Buenos Aires, Felipe Miguel, visitó un local en el barrio porteño de Recoleta para supervisar la aplicación del nuevo protocolo, en el marco de la apertura de tiendas en la Capital Federal.

Los bares y restaurantes con servicio al aire libre en la ciudad comenzaron a funcionar

Los bares y restaurantes con servicio al aire libre en la ciudad comenzaron a funcionar

El Jefe de Gabinete de la Ciudad de Buenos Aires, Felipe Miguel, visitó un bar en el barrio de Recoleta de Buenos Aires para supervisar la aplicación del nuevo protocolo como parte de la apertura gradual de tiendas en la ciudad. Lo acompañaba el Subsecretario de Estado de Bienestar Cívico, Héctor Gatto.

A partir de esta semana, los restaurantes y bares podrán colocar mesas en las aceras, en las zonas comunes y en las terrazas para que la gente pueda sentarse y consumir.

«Estamos contentos porque, además de volver al trabajo y volver a la actividad, es una buena oportunidad para reunirse de nuevo con los seres queridos, para pasar un tiempo al aire libre donde el riesgo de infección es menor, respetando siempre todas las medidas preventivas. Nuestro objetivo es poder abrir nuevas actividades siempre que la situación sanitaria lo permita», dijo Felipe Miguel.

Muchos establecimientos de restauración ya tienen permiso para ofrecer sus servicios en las aceras, así que la mayoría de ellos no necesitan ningún papeleo adicional. Los que aún no tienen permiso pueden solicitarlo rápidamente a través del sitio web de la ciudad. Es importante tener un Código de la Ciudad de la AGIP y presentar una solicitud de permiso para el sector de la restauración, junto con la documentación y fotografías pertinentes de los locales y el pavimento. Debido a las características físicas de cada lugar, cada situación es diferente.

«Tanto los propietarios de los servicios de restauración como los vecinos necesitaban esta reapertura. Sólo se dispondrá de las mesas al aire libre y se respetará el protocolo», dijo Héctor Gatto, Subsecretario de Estado de Bienestar Civil.

Como parte del apoyo que el gobierno de la ciudad está dando a los establecimientos de restauración, la semana pasada la legislatura aprobó una ley que exime a todos los establecimientos del pago de los ingresos brutos durante seis meses.

En las últimas 48 horas, unos 231 establecimientos de restauración han comenzado a colocar mesas y sillas en aceras, patios y terrazas como parte del plan de aperturas por etapas presentado por el Gobierno de la Ciudad hace 45 días, según datos de la Secretaría de Servicios Ciudadanos y Administración Municipal de Buenos Aires.

Los pedidos recibidos se refieren a comercios de los barrios de Recoleta, Retiro, Palermo, Belgrano, Nuñez, Saavedra, Puerto Madero, Retiro, San Telmo, La Boca, Pompeya, Almagro y Caballito, Balvanera, San Nicolás, San Cristóbal, Monserrat, Liniers, Villa Ortuzar, Flores y Floresta, Chacarita, Villa Pueyrredón, Colegiales, Coghlan, Villa Urquiza, Villa Crespo, Villa Devoto, Monte Castro, Villa Real, Villa General Mitre, Barracas, Parque Patricios y Constitución. Estas empresas se suman a los 1.800 establecimientos ya aprobados.

El jefe de gobierno de Buenos Aires ha asegurado así que el protocolo se cumple en los establecimientos de restauración:

Algunas especificaciones del protocolo:

● No se podrán prestar servicios en instalaciones interiores. ● Cada mesa puede ser ocupada por hasta 4 personas. ● Bloqueo de áreas de juego. ● Distancia entre personas de al menos 1,5 metros. ● Uso de boquillas permanentes tanto para el personal como para las personas que están fuera de las instalaciones. ● Si las instalaciones no tienen acceso directo al patio o a la terraza desde el exterior, se debe demarcar un corredor (libre de objetos), teniendo en cuenta ambos sentidos del tráfico. Debe evitarse que las personas permanezcan en la ruta de circulación. ● Cada mesa debe tener un radio libre de 1,7 metros cuadrados en relación con las otras mesas. El perímetro que delimita cada mesa debe estar a 1,5 metros de otra mesa, medido en sus límites. ● Un punto de desinfección con alcohol en gel o desinfectante debe ser colocado en cada una de las habitaciones. ● Las mesas deben ser desinfectadas después de que cada comensal se haya retirado y antes de que se coloque un nuevo comensal. ● Se recomienda el uso de métodos de pago electrónico. ● Se recomienda utilizar pantallas en las cajas para proteger al vendedor/cliente. ● Los trabajadores deben tener equipo de protección personal de repuesto y un kit de desinfección húmeda. ● Los trabajadores no deben utilizar el transporte público. ●Medidas de limpieza, desinfección general y prevención en instalaciones, cocinas, salas de estar y aseos, así como de tratamiento de residuos y recepción de mercancías, de acuerdo con el protocolo.