Saltar al contenido

Los empresarios debaten los desafíos post-pandémicos

Profesionales de los campos de la quiebra, el derecho comercial y laboral; especialistas en asuntos fiscales y de recursos humanos, junto con analistas políticos y económicos, discutieron los diferentes aspectos a tener en cuenta para la recuperación después del Covid-19.

Los empresarios debaten los desafíos post-pandémicos

Los empresarios debaten los desafíos post-pandémicos

Como sucede con las personas que se infectan con el virus, estas preexistencias complican la imagen clínica y de «salud» de nuestro país en términos económicos, políticos, sociales, laborales, legales y comerciales. Expertos en quiebras, derecho comercial y laboral, especialistas en asuntos fiscales y de recursos humanos, así como analistas políticos y económicos hablaron sobre estos efectos durante el evento «Fin de Feria, extraordinaria».

El evento comenzó con una introducción política y macroeconómica, como para darle un contexto a la discusión. La primera parte estuvo a cargo de Facundo Nejamkis, politólogo y director de Opina Argentina. «Todos pensábamos que la gran tarea de Alberto Fernánde era resolver la deuda y COVID cambió todos los planes».

«La figura de Alberto comienza a aparecer con toda su identidad, aportando los rasgos moderados y dialogantes por los que fue elegido. Es un momento en el que la imagen del presidente se realza notablemente», continuó.

Nejamkis señaló que «está apareciendo un deslizamiento que pone en duda la política de salud del gobierno. Luego comienza una serie de decisiones que van más allá del tema de la pandemia, como el proyecto de expropiación de Vicentín, la reforma judicial, la decisión de declarar los servicios de Internet y de telecomunicaciones sin fines de lucro. Se parte de 80 puntos de imagen positiva para terminar el mes de agosto con el mismo apoyo que tuvo en marzo: 55%».

«Esto da paso a una situación en la que el presidente parece haber perdido su capacidad de tender puentes a la parte de la sociedad que no le votó, lo que ha contribuido a una situación económica mucho peor», concluye.

Esta fue la ocasión para la presentación de Guido Lorenzo, economista, profesor adjunto de la FCE-UBA y socio y director de LCG Consultoría, junto con el Senador Nacional de Juntos Por el Cambio, Martín Lousteau. «Incluso con una economía en recesión, aranceles congelados, precios administrados y controlados y una trampa del tipo de cambio, existe un temor general a la inflación, que ya se cotiza en un 42% para este año, a pesar de que el gobierno anterior dejó una pequeña monetización de la economía como uno de sus pocos legados positivos en materia económica», señaló durante el debate organizado por VERBO, la agencia de comunicación y gestión de crisis encabezada por Mariela Ivanier.

Leyes arcaicas que no obran milagros

Mientras tanto, Marcelo Haissiner, abogado y secretario de relaciones institucionales de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, especializado en derecho concursal, advirtió sobre la situación de catástrofe jurídica de las empresas argentinas. «Los mecanismos que existen actualmente en la legislación sobre quiebras son inadecuados, arcaicos y malos, y no hay posibilidad de que las empresas se deslocalicen», advirtió.

Por otra parte, Gabriela Antonelli Michudis, Mag. en Derecho Empresarial, PgD. en Consultoría Empresarial y Profesora Titular de Derecho Empresarial en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, destacó la importancia de proteger los derechos de las empresas acreedoras que también se ven afectadas por esta normativa. «No se puede esperar que la ley de bancarrota haga milagros».

Al final de la sección jurídica y tributaria, el abogado Jorge Danzi, profesor de la Facultad de Derecho y coordinador del Departamento de Práctica Profesional de la UBA, reflexionó sobre la importancia de la nueva normativa para aliviar la carga de las empresas y advirtió: «Después de la atención de los conflictos laborales obligatorios en la capital federal, sólo en el mes de julio se presentaron 12.694 conflictos laborales, a los que hay que sumar 1.305 audiencias espontáneas en las que las partes ya han llegado a un acuerdo. Y agosto viene con cifras similares».