Saltar al contenido

Opinión favorable en la legislación de Buenos Aires para la regulación del cannabis medicinal

Varios bloques políticos estuvieron de acuerdo y podría ser aprobado en la próxima sesión. Buscan un cambio cultural en los porteños.

Opinión favorable en la legislación de Buenos Aires para la regulación del cannabis medicinal

Opinión favorable en la legislación de Buenos Aires para la regulación del cannabis medicinal

Una sesión plenaria de las comisiones de la Legislatura de Buenos Aires emitió el miércoles una opinión favorable sobre un proyecto de ley que crea un «marco regulatorio para el uso informado y seguro del cannabis medicinal» acordado por varios bloques políticos, que podría ser adoptado en la próxima sesión. «La regulación del cannabis para garantizar el derecho a la salud es una necesidad, y la protección de las familias que cultivan su propia medicina es esencial», dijo el eurodiputado Leandro Halperín (UCR-Evolución), principal impulsor del proyecto de ley. El legislador dijo que muchas de las familias que cultivan cannabis para uso médico «siguen siendo criminalizadas y el Estado puede darles una mejor cara que enviarlas a la policía». Eso es lo que proponemos hoy en esta legislatura. Halperín hizo estas declaraciones durante la sesión plenaria, a la que asistieron los legisladores de la Comisión de Salud y Presupuestos, y que se llevó a cabo tanto de forma personal como virtual.

Durante la sesión se presentó un texto de consenso, teniendo en cuenta dos iniciativas: una de Halperín, que propuso un marco jurídico específico para la ciudad, y otra de María Rosa Muiños (Frente de Todos), diputada, que abogó por el cumplimiento de la ley nacional 27.350 que regula el uso médico del cannabis. Para Halperín, «las omisiones de la legislación nacional y las imperfecciones de su reglamentación crearon una zona gris y una superposición con la Ley de Drogas 23.737», por lo que consideró que «en el ejercicio de su autonomía, las jurisdicciones deben adoptar reglamentos que establezcan claramente qué derechos tienen precedencia». En este sentido, explicó que el proyecto acordado por la legislatura de Buenos Aires «da prioridad a la salud cuando hay un conflicto entre estas dos leyes». En uno de sus artículos autoriza el cuidado personal de «los pacientes, sus tutores, fideicomisarios o representantes legales (…) en las cantidades y formas establecidas por la legislación vigente», y en otro establece que el Estado acompañará a quienes lo lleven a cabo.

La iniciativa también propone que el Estado de la Ciudad promueva la investigación en universidades y hospitales públicos. «Lo más importante de esta ley es el acuerdo robusto y responsable» entre los bloques políticos de la legislatura, dijo Halperín en otra sección de su discurso. Y añadió: «Estamos haciendo un importante cambio cultural en la ciudad, y este cambio en la capital de los argentinos tendrá un impacto positivo en el resto del país». Por su parte, Muiños destacó el consenso entre los bloques, pero agregó que las organizaciones de la sociedad civil también formaban parte de ese consenso.

«Presentamos una necesidad latente a la legislatura. Muchos de nosotros conocíamos este problema de salud y sus posibles soluciones gracias a la lucha de muchas mujeres que buscaban una vida mejor para sus hijos», dijo. Estamos dando prioridad a la extensión de los derechos sobre la discusión político-partidista. Es muy satisfactorio avanzar en temas tan delicados y sensibles en este año crítico. Esperamos poder votar sobre ellos lo antes posible», dijo. Según la agenda parlamentaria acordada entre los líderes del bloque la semana pasada, la regulación del cannabis medicinal será tratada en la próxima sesión de la legislatura, prevista para el jueves 12 de noviembre.