Saltar al contenido

Otra vacuna de Pfizer y BioNTech produjo una respuesta inmune «robusta»…

El antídoto es desarrollado por laboratorios de prestigio, para aliviar los efectos del virus Covid-19 en pacientes positivos. Conozca todos los detalles.

Otra vacuna de Pfizer y BioNTech produjo una respuesta inmune

Otra vacuna de Pfizer y BioNTech produjo una respuesta inmune "robusta"...

Uno de los candidatos a la vacuna contra el coronavirus desarrollada por Pfizer y BioNTech, que difiere de la probada esta semana en Argentina, mostró una respuesta inmunológica «robusta» en un estudio clínico preliminar con 45 adultos, según la revista Nature.

Esta es la vacuna BNT162b1, que utiliza ARN mensajero, es decir, parte del virus (proteína) para generar la respuesta inmune del propio cuerpo.

De acuerdo con los resultados provisionales del ensayo clínico de fase 1/2 para evaluar la seguridad, la tolerabilidad y la inmunogenicidad de la vacuna administrada por vía intramuscular BNT162b1, la vacuna se probó en 45 adultos sanos de 18 a 55 años de edad (23 hombres y 22 mujeres no embarazadas; 37 participantes eran de raza blanca). Los candidatos a

– asignados al azar – recibieron una dosis de 10 microgramos (μg), 30 μg, 100 μg o un placebo; además, los participantes de los grupos 10μg y 30μg recibieron una segunda dosis el día 21.

Los autores encontraron que la vacuna fue bien tolerada, aunque algunos participantes experimentaron efectos secundarios de leves a moderados dentro de los siete días de la vacunación, los cuales aumentaron con el nivel de la dosis, según la agencia de noticias EFE.

Los principales efectos secundarios

Los efectos secundarios más comunes fueron dolor localizado en el lugar de la inyección, fatiga, dolor de cabeza y muscular, escalofríos, fiebre y alteraciones del sueño.

Sin embargo, la vacuna causó una robusta respuesta inmunológica en los participantes, que aumentó con la dosis y con una segunda dosis. Los anticuerpos

contra el SARS-CoV-2 se mantuvieron en todos los niveles de dosis durante 21 días después de la primera vacunación, y siete días después de la administración de la segunda dosis de 10-μg o 30-μg, se observó un aumento significativo de los anticuerpos neutralizantes del virus.

Como se informó en la publicación, la respuesta inmunológica fue mucho más fuerte en el grupo 30μg que en el grupo 10-μg.

Sin embargo, después de la primera dosis, no hubo una diferencia notable en la respuesta inmunológica entre los grupos 30-μg y 100-μg, y como los participantes que recibieron la dosis 100-μg también tuvieron mayores efectos secundarios, no recibieron una segunda vacuna.

El nivel de anticuerpos neutralizantes en los participantes fue de 1,9 a 4,6 veces más alto que en los pacientes que se recuperaban de la infección del SARS-CoV-2.

Cuando se le preguntó si esta es la misma vacuna que se está probando en Argentina en la fase 3, cuyo proceso comenzó el lunes pasado en el hospital militar, Fernando Polack, el investigador responsable del estudio realizado en el país, dijo que «esta es otra vacuna de Pfizer.

«El estudio publicado en Nature examina la respuesta a una pequeña región de la proteína de la espiga (utilizada por el virus para ‘pegarse’ a las células humanas), mientras que el que se prueba aquí examina la respuesta a toda la espiga», dijo.

Y continuó: «Todas las pruebas sugieren que la respuesta a todo el pico causa mucho menos malestar (fiebre, dolores musculares, dolores de cabeza) que la respuesta del cuerpo a la región de la proteína, que fue publicado en este estudio en Nature el miércoles.