Saltar al contenido

Protocolo para que los familiares despidan a los pacientes con enfermedades terminales por virus coronarios

Así lo confirmó Graciela Jacob, médico paliativo miembro de la Red de Atención, Derechos y Decisiones al Final de la Vida, órgano dependiente del CONICET.

Protocolo para que los familiares despidan a los pacientes con enfermedades terminales por virus coronarios

Protocolo para que los familiares despidan a los pacientes con enfermedades terminales por virus coronarios

La Red de Atención, Derechos y Decisiones al Final de la Vida, dependiente del Conicet, aboga por un protocolo que permita a los familiares despedirse de los pacientes terminales con coronavirus, uno de sus miembros anunciado en el informe del Ministerio de Salud de la nación. «Desde la red, queremos desarrollar protocolos que permitan un acompañamiento humanizado y dar un lugar a los rituales de despedida y funerarios», dijo Graciela Jacob, médico de cuidados paliativos. Jacob explicó que «por cada persona que muere, el impacto (que crea) se calcula en otras seis personas entre su familia y su entorno emocional. De esta manera añadió: «Si multiplicas por seis los números que tenemos cada día, sabemos que tenemos un problema de salud pública».

Por esta razón, el doctor dijo que se está trabajando en un protocolo que permitirá dar de alta a los miembros de la familia como parte de las medidas de salud para el coronavirus. «Los pacientes tienen derecho a tomar decisiones, a ser acompañados y a expresar su voluntad, y en esta pandemia existe una cierta condición entre los derechos y lo que el sistema ofrece en términos de aislamiento. Por eso entendemos la necesidad de desarrollar protocolos que permitan atender a todas las personas, profesionales de la salud, pacientes y familiares que puedan venir a despedirse», dijo Jacob, miembro de la red dependiente del Conicet. Refiriéndose a las muertes que ocurrieron en el contexto del aislamiento, Jacob dijo: «En estos días hemos escuchado historias muy desgarradoras, historias en las que alguien no podía despedirse, historias en las que las madres mayores estaban aisladas, en las que los parientes no podían despedirse de sus seres queridos y a veces ni siquiera podían ver el cuerpo de su pariente fallecido. Estas muertes en aislamiento, en soledad, casi desapareciendo del entorno familiar, son muertes que van acompañadas de mucho sufrimiento para la familia, y afectan a la sociedad.

La Red de Atención, Derechos y Decisiones al Final de la Vida se creó a finales de julio para dar «respuestas institucionales a los problemas relacionados con el proceso de morir» en el contexto de la pandemia. Está compuesto por expertos de diferentes dimensiones relacionados con los «derechos y decisiones al final de la vida al final de la vida», según la información del Conicet. La red reúne a especialistas de los campos del derecho, la medicina, la historia, la sociología, la antropología y la filosofía, entre otros. Jacob dijo: «El cuidado en el proceso de morir es un tema central en la humanización de la medicina. La muerte es inherente a la vida, pero el proceso de morir es un asunto que nos afecta como sociedad y, si se humaniza, tiende a mejorar nuestra calidad de personas en toda la sociedad».