Saltar al contenido

Provincia: planean vacunar en verano para evitar un brote de coronavirus en invierno

Coronavirus en Argentina Así lo indicó el Viceministro de Salud de Buenos Aires, Nicolás Kreplak, quien destacó la necesidad de "llegar al mes de abril con, al menos, la población vacunada en riesgo".

Provincia: planean vacunar en verano para evitar un brote de coronavirus en invierno

Provincia: planean vacunar en verano para evitar un brote de coronavirus en invierno

El viceministro de Salud de Buenos Aires, Nicolás Kreplak, dijo el lunes que el gobierno planea vacunar a las poblaciones vulnerables, a los mayores de 60 años y a los trabajadores clave en el verano para prevenir la recurrencia del coronavirus en el invierno.

«Necesitamos vacunar a gran escala lo más posible en el verano porque una segunda ola de vacunación comenzó en Europa en otoño», dijo el funcionario, subrayando la necesidad de «llegar al menos hasta abril con la población vacunada en riesgo».

El viceministro dijo que en vista de una situación «tan importante» como la actual, es necesario «utilizar más de una opción de vacunas en el proceso de investigación».

«Es bueno tener dos o tres fuentes posibles, porque una de ellas puede no venir», dijo sobre las negociaciones que el gobierno está llevando a cabo con los fabricantes que se encontraban en la fase 3, la fase final de los ensayos clínicos, que permitiría obtener millones de dosis para ser utilizadas a partir de diciembre, una vez que sean aprobadas por las autoridades reguladoras.

En este contexto, Kreplak dijo a Radio El Destape que «hay un pequeño acuerdo con Pfizer por una pequeña cantidad, porque la mayor parte ya ha sido reservada por otros países del mundo», y añadió que con las vacunas AstraZeneca y Sputnik V hay «un acuerdo por una cantidad interesante».

Añadió que como la Argentina participa en un fondo de cooperación para compras colectivas patrocinado por la OMS, «habrá otras opciones».

dijo que «los más complicados en términos de logística son Pfizer y Sputnik, debido a la forma en que se conservan en la cadena de frío.

«En la primera fase, debería ser posible vacunar a unos 6 millones de personas de entre 18 y 59 años de edad con factores de riesgo mayores de 60 años que trabajan en los sectores de la salud, la educación y la seguridad en los primeros 4 meses», continuó.

Kreplak explicó que «como será una inundación de gente, la idea es que esto no interfiera con el funcionamiento normal de los centros de salud, ya que nunca antes habíamos tenido tanta gente junta en campañas de vacunación.

dijo que la idea es «usar las escuelas provinciales para poder vacunar en la mayoría de las comunidades al mismo tiempo, para que nadie espere demasiado».

Así que aseguró que intentarán «evitar la vacunación dentro de la escuela para evitar una acumulación de personas», dijo que «ya que será necesario leer y firmar un formulario de consentimiento, la idea es hacerlo fuera para evitar la infección».

«En la mayoría de los casos, habrá turnos para evitar aglomeraciones innecesarias, ordenar la cola y cuantificar cada dosis administrada, porque cuando se descongele, la vacuna debe ser administrada rápidamente», dijo.

El funcionario subrayó que el objetivo del gobierno es «matar la curva», para lo cual «trabajará con más vigor para aislar los contactos cercanos de los positivos».