Saltar al contenido

¿Quién tendrá prioridad para recibir la vacuna contra el coronavirus en el país?

"Hay prioridades, está claro que van a ser los ancianos, los trabajadores sanitarios y aquellos que tienen algún tipo de patología previa que los hace más vulnerables", dijo el ministro de Sanidad Ginés González García.

Tras el anuncio del Presidente Alberto Fernández sobre la producción de la vacuna contra el coronavirus por la Universidad de Oxford en nuestro país, surgieron algunas dudas, entre ellas quién sería el primero en recibirla.

El Ministro de Salud, Ginés González García, tuvo la tarea de comunicar esta información: «Hay prioridades, y está claro que serán los ancianos, los trabajadores de la salud y aquellos que tienen algún tipo de patología previa que los hace más vulnerables, con ellos empezaremos como con todas las vacunas».

Además, González García añadió que «al igual que con otras vacunas, el nivel de inmunidad está determinado por el desarrollo de la propia pandemia. No es que el virus lo elimine, pero la vacuna lo golpeará muy fuerte.

Por su parte, el Presidente explicó que la producción local forma parte de un acuerdo firmado por la Fundación Slim con el laboratorio encargado de desarrollar la vacuna, que fue producida por especialistas de la Universidad de Oxford.

«Este acuerdo permite a América Latina, y a Argentina en particular, tener acceso a la vacuna entre seis y doce meses antes», dijo la Presidenta Fernández.

Y más tarde, Fernández declaró que «el precio de la vacuna se estima en 3 a 4 dólares por dosis.

Los primeros ensayos clínicos de la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford mostraron una respuesta inmunológica significativa y demostraron ser seguros para los pacientes. Sin embargo, es necesario demostrar su eficacia en un estudio de fase 3 antes de que se pueda considerar su comercialización a gran escala.

«Creemos que podemos entregar la vacuna a más tardar a finales de año», dijo Soriot. «Estamos trabajando en consulta con las autoridades reguladoras e intercambiando datos diariamente para que la evaluación pueda llevarse a cabo rápidamente. Fabricamos al mismo tiempo que los ensayos clínicos, lo que ahorra tiempo», añadió.